Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Se instala el espíritu navideño con El Cascanueces, en Mazatlán
El ballet cumple 26 años de ser una tradición porteña
Héctor Guardado
08/12/2018 | 2:44 PM
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

MAZATLÁN._ Puntuales, los mazatlecos asistieron a su cita anual con el ballet El Cascanueces, montaje con el que se inauguran oficialmente las celebraciones navideñas en el puerto.

El clásico cuento que se presenta en las capitales del mundo nuevamente fue enriquecido en su nivel de calidad gracias a la interpretación en vivo de la partitura de Tchaikovski, por parte de la Camerata Mazatlán, dirigida por el maestro Percival Álvarez.

La celebración decembrina llegó en este 2018 a su 26 aniversario, convirtiéndose así en una de las tradiciones culturales mazatlecas de mayor relevancia. La primera función se presentó con localidades agotadas.

La nueva administración del Instituto de Cultura siguió las pautas que instauró Raúl Rico en las presentaciones de este ballet: el lobby del teatro que recibe a los espectadores fue ambientado con el espíritu navideño, algunos árboles de Navidad de diferentes colores y texturas fueron colocados, recreando una atmósfera invernal.

La obertura de la música para ballet El Cascanueces, creada por el ruso Priot Ilich Tchaikosvky en 1892 surgió del foso de orquesta del Teatro Ángela Peralta envuelta en la oscuridad, la Camerata hizo sentir su presencia para después abrir el telón que reveló al público la escenografía, un salón de una señorial casa adornada con un pino de Navidad.

Los niños fueron una parte importante de porcentaje de espectadores que asistieron y que se conmovieron con las hermosas postales navideñas que cada cambio de escenografía ofreció.

Clara, este año fue interpretada por la bailarina profesional de ballet Evelyn Rodríguez, integrante de la Compañía de Ballet Clásico, dirigida por Zoila Fernández, lo mismo que los otros protagónicos: Cascanueces fue personificado por el bailarín Carlos Fernández Claramunt, que interpretó a la pareja del Hada de Azúcar, el fragmento más romántico y esperado de este ballet.

En la danza de los copos de nieve, que es acompañada por una de las piezas musicales de este ballet que evocan con su melodía la armonía y tranquila felicidad que la Navidad crea en los espíritus, el sonido se enriqueció con las tiernas voces del coro de niños de la Escuela Municipal de Artes, imprimiéndole una suave textura que conmovió al público.

Esta es una de las partes más bellas del ballet en donde se puede disfrutar de la simetría y el movimiento unísono del cuerpo de ballet con una música que representa el vibrante e incesante caer de los copos de nieve.

Lo mismo pasa con otro momento de la obra en donde el cuerpo de ballet es protagonista, el Vals de las flores en donde semejando corolas de flores que giran por todo el escenario, los grupos de bailarinas forman círculos, líneas que se mueven de una manera orgánica, ensamblándose, desplegándose, cautivando la mirada de los espectadores.

La noche de Navidad brilla para una niña llamada Clara, gracias al regalo que le hizo su tío, un cascanueces en forma de soldado, que en realidad es un príncipe hechizado, cuando todos se van a dormir después de la fiesta, el Rey de los ratones ataca y Clarita es amenazada; el Cascanueces junto con los soldaditos de plomo logran vencer al ejército de ratones.

Para celebrarlo, El Cascanueces y Clarita visitan el reino de las golosinas, en donde son agasajados con dulces y danzas de diferentes países.

CAMBIOS AL MONTAJE

La maestra Zoila Fernández, coreógrafa y directora de la puesta en escena y de la Escuela Municipal de Ballet, reveló que este año se hicieron muchos cambios al montaje con respecto a otros años.

“Se cambió la danza de los regalos, también quisimos que los copos de nieve tuvieran un efecto visual más importante porque ahí es una de las partes en donde se luce más el cuerpo de ballet; la danza árabe y la española tienen algunos cambios importantes", platicó la coreógrafa.

"Todos los años tenemos el reto de ofrecer cosas diferentes y enriquecer la propuesta de este ballet que ya es parte de las tradiciones culturales de Mazatlán”.

Con esta postal navideña cargada de música y danza iniciaron las celebraciones escénicas de la Navidad en Mazatlán, con dos funciones, viernes y sábado.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades