Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Se quedan niños sin ir al beisbol
Entrada a la escuela provoca que no acudan en gran cantidad al Teodoro Mariscal
Marisela González
07/01/2008 | 00:00 AM
Marcar como favorita
Con la esperanza de que los Venados consiguiera el pase a semifinales, desde temprana hora el público empezó a llegar al estadio Teodoro Mariscal, aunque no en similares cantidades que el pasado sábado, quizás porque hoy los niños entrarían a la escuela.
Pero los que se dieron cita tuvieron la oportunidad de ver la histórica barrida que le propinaron los Venados de Mazatlán a los Algodoneros de Guasave.
Nunca en la historia desde que se implemento la repesca, allá por mediados de los noventa, Mazatlán nunca había limpiado a un equipo en la primera etapa de playoffs.
El central general lucía a una capacidad de tres cuartos, las porras se hicieron notar, sobre todo un aficionado que sin gracia alguna gritaba sin ton ni son cosas que no hacían reír a nadie.
Lo que pintaba para ser una noche fría, se llenó del calor de la afición que le brindó el apoyo incondicional a su equipo que en cada jugada se vio superior al rival.
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio

Oportunidades