Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Silencian con balas su canto
La violencia en el gremio grupero ha generado repudio y temor, así como vinculación con el crimen organizado
Claudia Peralta
04/01/2008 | 00:00 AM
Marcar como favorita
Las balas han callado su canto. Voces con un futuro prometedor vieron apagada su luz a causa de una mano asesina.
De 15 años a la fecha, cuando Chalino Sánchez fue asesinado, el gremio grupero se ha visto manchado por la violencia, directa o indirectamente, creando temor entre los cantantes y músicos del país.
Hasta el momento no se ha logrado disipar del público que entre los artistas y el narcotráfico hay un nexo. Al caso de Chalino se han unido el de Trigo Figueroa, hijo de Joan Sebastian; Valentín Elizalde, Sergio Gómez, ex vocalista de K-Paz de la Sierra, y Zayda Peña, entre otros.
¿Realmente existe un nexo entre los gruperos y la mafia? ¿Hasta cuándo se deslindará una cosa de la otra?
Algunos cantante sinaloenses expresan sus sentir antes estos cuestionamientos, entre ellos el líder de Los Intocables del Norte, Mauricio "Güicho" Romero, los cantantes Chuy Lizárraga y El Lobito de Sinaloa, así como el cantautor Ariel Barredas.


'NO ESTAMOS METIDOS EN EL CONTRABANDO'
Para Güicho Romero, fundador de Los Intocables del Norte hace 30 años, lo que está sucediendo es un desastre que atenta contra la integridad física y moral de los músicos.
"No estamos metidos en el contrabando, tocamos y ganamos el dinero, a lo mejor mal habido pero ya que lo ganamos, lo ganamos con el sudor de nuestra frente, no pienso que haya vinculación con esa gente (narcos), hablan a la oficina y nos contratan sin saber de quién se trata", explica.
"La verdad no creo andar fuera de la ley, porque trabajo duro para mantener a mi familia y comprar lo necesario para el grupo. Oí en un medio que hay envidias entre los grupos, pero los gruperos y todos los músicos no somos asesinos".

'SOMOS UN BLANCO'
El intérprete Jesús Bulfrano Moreno, mejor conocido como El Lobito de Sinaloa, quien ha dedicado 15 años de su vida a los escenarios, comenta que el respeto que había para los artistas se ha perdido.
"Desgraciadamente estamos a la buena de Dios, trabajamos para complacer a la gente, tanto en fiestas particulares como en bailes. Somos un blanco que a la hora que quieran nos puedan tener en la mira, porque somos figuras públicas", comparte quien ha evitado los apadrinamientos de narcos.
"Sí de pronto tenemos temor, pero qué le vamos a hacer, sí la corriente va y tenemos que seguir adelante, tenemos que meternos al río pero tratamos de visitar las zonas de menos peligrosidad, que la verdad ya ni sabemos dónde".

CULPA AL POCO APOYO
El compositor de infinidad de temas, Ariel Barredas, comenta que el poco apoyo para los nacientes cantantes los ha llevado a ser presa de los apadrinamientos de los narcotráficantes, aunque después paguen consecuencias.
"La desesperación de querer mostrar el talento que no es valorado te lleva a pensamientos confusos y acudimos a caminos incorrectos, gran parte de la culpa la tienen los medios, las disqueras y los promotores que no valoran el verdadero talento", explica vía Internet.
"No es sólo la mafia, los humanos estamos enfermos, llegamos a cosas que no deben ser. En la misma competencia ya se dan orgullos y envidias, ahora imagínate cuando estás metido más a fondo".

CHUY LIZÁRRAGA Y SU BANDA TIERRA SINALOENSE
Aunque Chuy Lizárraga difiere con otros artistas al no temer por su integridad, sabe que al igual que cualquier figura está expuesto a sufrir algún accidente. Para él lo ocurrido con sus compañeros puede deberse al éxito.
"Tengo 10 años en la música y nunca me ha pasado nada de eso (atentado) gracias a Dios... por eso no sé a qué atribuir eso que ha pasado... la vida ostentosa puede ser, cuando hay grandes cantidades de gente en los bailes, es la única relación que le encuentro", manifiesta vía telefónica el mazatleco.


MUERTES
De acuerdo a los sitios web de El Universal, La Mesera y el archivo de este rotativo, ésta es una cronología de los asesinatos de músicos gruperos, aun sin esclarecer:
* 1992: Chalino Sánchez murió asesinado el 17 de mayo tras ser secuestrado. Su cuerpo fue encontrado vendado de los ojos y con huellas de ataduras en la muñecas y con dos tiros en la cabeza.
* 2006: Trigo de Jesús Figueroa recibió un impacto de bala en la cabeza cuando supuestamente le negó el paso a un fan de su papá, Joan Sebastian, para entrar a su camerino, en Mission, Texas.
* 2006: Valentín Elizalde Valencia perdió la vida al ser acribillado por sicarios el 26 de noviembre, tras finalizar su actuación en el Palenque de Reynosa, Tamaulipas, más de 20 tiros atravesaron su cuerpo. Junto a él murieron su representante y su chofer.
* 2007: Las primeras horas del 1 de diciembre, Zayda Peña fue sorprendida en un motel de Matamoros a balazos, horas después el asesino terminó con la vida de la cantante en el hospital, donde era atendida.
* 2007: La madrugada del 2 de diciembre, Sergio Gómez fue levantado tras ofrecer un baile en Michoacán y horas después, su cuerpo fue encontrado con huellas de tortura que acabaron con su vida.

SE UNEN
Figuras como René Camacho, de La Arrolladora Banda El Limón; José Manuel Zamacona, de Los Yonic's; Julión Álvarez, Don Germán Lizárraga y José Ángel Ledesma El Coyote repudian los actos delictivos que han atentado contra sus ex compañeros músicos.
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades