Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Sugieren para Sinaloa una policía cercana a la gente e investigadora
Primero se requiere poner las porterías para conocer si se está ganando o no en el juego, es decir, medidores y realizar estudios, señala Bernardo León Olea
Gabriel Mercado
11/01/2019 | 10:48 AM
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

CULIACÁN._ Si se quieren bajar los índices delictivos y mejorar la percepción ciudadana de seguridad y que se sienta atendida, se requiere una policía realmente cercana a la ciudadanía y que se dedique a labores de investigación.

Esto lo propuso y lo ha impulsado Bernardo León Olea, ex comisionado de Seguridad en Morelia, Michoacán, y quien coordina el modelo de policía y justicia cívica en León, Guanajuato.

Habló sobre este esquema durante una conferencia impartida este jueves por la noche en el Jardín Botánico de Culiacán, como parte del programa “Construyendo Espacios para la paz”.

Aquí León Olea destacó que primero se requiere “poner las porterías” para conocer si se está ganando o no en el juego, es decir, tener medidores y realizar estudios para conocer la situación de seguridad en una ciudad, y luego definir hacia dónde se quiere llegar.

"Se requieren 'benchmarks', si mides la incidencia puedes ver la zona donde se cometen los delitos y atacarlos", mencionó.

Expuso que tras encuestas de victimización a mil 800 personas, encontraron que el 53 por ciento de los entrevistados dijo haber sido víctima de un delito, mientras que en León esto lo señaló el 71 por ciento.

Con esto y otros estudios, determinaron que en León se cometieron 255 mil delitos en el año 2018 contra los leonenses, mientras que de las denuncias sólo fueron 60 mil. La tasa era de 25 mil de cada 100 mil fue víctima de un delito, y en Morelia fue 4 de cada 10.

"En materia de seguridad percepción es sinónimo de realidad, se fusionan". El 64 por ciento en la ciudad de León dijo sentirse inseguro”, expuso.

Además, el 40 por ciento dijo que sus denuncias no eran procesadas, y calcularon que el 85.7 por ciento de los delitos quedó impune.

El nuevo modelo consistió en asignar labores específicas a los policías, sumando a los cuerpos de tránsito, y aprovechando las reformas constitucionales que devuelven la facultad investigadora a los agentes.

“Una de las cosas más interesantes es que no encontramos una descripción del puesto (de policía), la tuvimos que hacer, y descubrimos que un policías hace casi 40 actividades distintas, es un trabajo complejo, no es sencillo”, expuso Bernardo León ante el auditorio.

Se rescataron algunas casetas de policía y se convirtieron en centros de atención a víctimas, para recibir las denuncias de la población e investigarlas, dando parte también al ministerio público.

En esas instalaciones también se brindan atención integral a las víctimas, psicológica, jurídica, médica o de trabajo social, fungiendo además como centros de mediación en situaciones de conflictos de pareja o vecinal.

“Necesitábamos un 'gancho', empezamos a aplicar el (artículo 132) del Código Nacional de Procedimientos Penales que nos da la facultad de recibir denuncias, qué nos quiere decir esto, que esa facultad que le quitaron hace 100 años a los policías, porque dijeron que las denuncias sólo las podía recibir el MP, cambió la ley, y entonces la policía puede recibir denuncias, entonces dijimos, 'este es el gancho que necesitamos', tampoco descubrimos el hilo negro, porque es el gancho que tienen en todo el mundo”, subrayó el excomisionado.

"La policía está en la calle, conoce quién es el 'maloso', donde venden drogas... la gente que nunca se sintió atendida por la policía, de repente se siente atendida por la policía”, mencionó.

En Morelia calcularon se habían cometido 171 mil delitos al inicio de la administración, pero tras la implementación de este modelo, cerraron la administración con 39 por ciento menos, poco mas de 101 mil.

La tasa de victimización era de 35 mil habitantes por cada 100 mil y cerró en 21 mil.

En homicidio doloso la tasa bajó de 19.4 por ciento por cada 100 mil a cerca del 13 por ciento, en Culiacán actualmente es del 40 por ciento.

Con las nuevas estrategias lograron más de 60 mil atenciones en Morelia y la bajaron del primer lugar de las ciudades más conflictivas del país, hasta el sitio número 28.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades