Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Sumar talentos es la clave del éxito, dice Elizabeth Peraza
A la directora ejecutiva de Noroeste le gusta rodearse de los mejores para conseguir superar sus metas
Ariel Noriega
15/12/2018
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

La vida profesional de Elizabeth Peraza Mendoza está profundamente ligada a Noroeste, ha ocupado prácticamente todos los puestos en el área comercial, desde organizadora de eventos, recepcionista, clasificados y cobranza hasta la dirección ejecutiva, y su secreto es el trabajo en equipo.

Convencida de que solo en equipo se consiguen grandes cosas, Ely ha dedicado su vida a aprender lo mejor de las personas que la rodean y a armar equipos que le permiten conseguir sus metas.

Conocida por su capacidad para combinar su don de gentes y un carácter firme, la joven licenciada en Administración de Empresas que llegó a Noroeste en 1997, ha escalado posiciones rápidamente, destacando en cada una de ellas.

Solo uno de sus eventos, Novias, se ha convertido en el principal escaparate comercial del sector en Mazatlán y uno de los eventos más exitosos comercialmente de Noroeste.

Durante su paso por la sección de Clasificados consiguió triplicar las ventas y como gerente de publicidad consiguió modernizar los procesos de un área que demandaba una actualización.

Hoy, Ely enfrenta una de las transiciones más dramáticas de la industria editorial en su historia, el paso del papel a las plataformas digitales, y desde el área comercial intenta que el barco llegue a buen puerto, resguardando la valiosa experiencia acumulada de la marca Noroeste y ofreciendo un futuro a sus clientes comerciales.

 

 

En la recepción

En octubre de 1997, después de graduarse, la joven Elizabeth Peraza Mendoza aceptó un puesto en relaciones públicas de Noroeste, donde era parte de la organización de eventos.

Su relación con el periódico le venía de su padre, un gran lector de Noroeste, que le transmitió su cariño por la empresa.

“Cuando llegué fue muy emocionante, yo siempre había querido trabajar en una empresa grande”, recuerda.

Después de tres meses de trabajar en la organización del evento Aprende y gana, la joven recibe la oferta de quedarse a trabajar como recepcionista, un trabajo que aceptó para continuar en la empresa, pero el cargo no cumplía con sus expectativas.

“En aquel momento buscaban alguien que fuera la cara del periódico, pero yo quería algo más...”, cuenta.

Con una oferta de auxiliar en recursos humanos en un hotel mazatleco, Ely decide despedirse del periódico, pero, con la intención de retenerla, Noroeste le ofrece la oportunidad de trabajar en el área de crédito y cobranza.

“Yo siempre he tenido claro lo que quiero y no quería quedarme estancada”.

Acepta quedarse y se convierte en la jefa de crédito y cobranza, donde aprende de personajes como Ramón Monzón, una institución en el área administrativa.

 

 

Al área comercial

Después de cinco años en el área administrativa, Ely recibe una oportunidad como jefa de Clasificados, un área desconocida para ella porque de la administración pasa al área de ventas.

Al principio, la mera posibilidad de entrar al mundo de las ventas le preocupó, ella se sentía administradora, no vendedora, pero su actitud positiva le ayudó a enfrentar el reto.

“Fue una de las decisiones más difíciles que tuve que tomar y yo creo que de las decisiones más arriesgadas que tuve en ese tiempo porque no sabía si me iba a gustar vender”.

Su llegada al mundo de las ventas le permitió entrar a un mundo nuevo donde podía aprender, pero descubrió que Eloísa Morales podía enseñarle mucho, así que pronto hizo equipo con ella.

Su paso por Clasificados todavía se recuerda, en los cinco años que estuvo en el puesto consiguió triplicar las ventas.

“Yo sabía que el área tenía muchas áreas de mejora”.

Una de sus medidas fue solicitar todos los volantes que circulaban por la ciudad, para ir a buscar a esos negocios y convertirlos en clientes de Noroeste. Negocios que abrían sus puertas eran visitados inmediatamente, sus agentes se convirtieron en sus ojos en la ciudad, incrementando mes a mes las ventas.

 

 

Publicidad

En el 2008 se abre la oportunidad en la gerencia de publicidad, quizá el puesto más codiciado en el área comercial, pero el momento no era el mejor.

“Llegué a esa área cuando comenzaban las dificultades, llego con la crisis económica, después de años de bonanza”.

La baja en las ventas fue tan dramática que las críticas comenzaron a dirigirse al área de publicidad, donde Ely saca el carácter para defender su esfuerzo.

“Llegó el momento en que se preguntaban ¿qué estaba pasando con publicidad? Pero me defendía muy bien, cuando me cuestionaban yo les explicaba que los números que conseguíamos eran a base de mucho esfuerzo”.

Ella siempre supo que estaba haciendo lo mejor que se podía hacer, transformó la gerencia, implementando métricas de resultados, supervisión y procesos que nunca habían existido y que permitían una mejor transparencia del trabajo y los resultados.

“Yo soy muy exigente, pero también soy una jefa que apoya. Yo les enseñé cosas tan básicas como el proceso de venta, que no había en ese entonces. No había una planeación ni un objetivo de ventas”.

El equipo de Ely consigue salir adelante en una de las épocas más difíciles económicamente hablando en Mazatlán, donde desaparece el área de relaciones públicas y con ella la mayoría de los eventos organizados por Noroeste.

Es entonces que decide mantener algunos eventos y apuesta por uno nuevo al que le ve mucho potencial, Novias, una expo que ofreciera todo lo relacionado con un sector en crecimiento en el puerto: las bodas.

 

 

Novias

Antes del 2015, en Mazatlán ya se hacían eventos de novias, pequeños y limitados, pero Ely fue capaz de ver que había potencial para hacer un evento grande, que se convirtiera en un referente a nivel regional.

“Yo me preguntaba ‘¿qué quiero ver en un evento de novias?’, novias es un sueño, es glamour, son flores, todo bonito, que cuando la gente entre al evento sienta todo eso”.

Ni siquiera sabía en lo que se estaba metiendo, recuerda Ely, lo ofreció y después intentó retrasarlo lo más que pudo, al ver el enorme reto que implicaba reunir a las mejores empresas dedicadas a ofrecer todo para una boda.

Sin embargo, sabía que el respaldo de la marca Noroeste le abriría todas las puertas, aun y cuando ella no sabía nada de pasarelas ni modas.

Decide rodearse por los mejores, así que fue en busca de la mejor organizadora de eventos, al mejor en escenarios, al especialista en modelos y a un experto en stands.

Todos se mostraron sorprendidos por el tamaño del evento, algo que nunca se había visto en el puerto, pero nadie quiso quedarse fuera, así que todos pusieron su granito de arena para crear el evento que soñaba Ely.

“Mira, cuando tú llegas y dices que el evento va a ser un éxito y representas a la marca Noroeste, la gente dice ‘sí, es cierto, va a ser un éxito’, y te apoyan”.

El primer evento de Novias consiguió reunir poco más de 100 empresas del sector, la tercera edición superó los 160 expositores y sigue creciendo.

 

 

Mucho más que un periódico

En 2016, el puesto de la dirección ejecutiva quedó vacante y nadie se preguntó quién lo ocuparía, solo había una persona que había conquistado cada uno de los peldaños en el área comercial, Ely Peraza.

El nuevo puesto coronaba sus esfuerzos de casi dos décadas, pero llegaba a él, quizá, en el momento más difícil en la historia de la industria editorial: la transición del papel a la era digital.

“Yo siempre he sido muy positiva, para mí la situación que estamos viviendo ahorita es una época de aprendizaje, para mí eso es muy interesante, ser parte de las personas que formamos parte de la transición a la era digital”.

Convencida de que el futuro de Noroeste está en el área digital, también defiende mucho la necesidad de proteger la experiencia en el papel.

“Me queda muy claro que va a llegar un momento en que todo sea digital, pero en realidad no sabemos cuándo, ni cómo, nadie lo sabe”.

Ely ha dejado de vender solo un periódico, hoy Noroeste se diversifica, ofrece espacios en plataformas digitales y adquiere una rotativa a todo color y una prensa plana... en lugar de sentarse a esperar, la empresa crece para ofrecer esquemas de publicidad integrales.

“Qué tenemos que hacer ahorita: propuestas integrales. Yo les digo a los clientes que nos dejen de ver solo como un periódico, nosotros somos un medio comunicación con redes, periódico, revistas, volantes, todo”.

Elizabeth Peraza soñaba con trabajar en una gran empresa, hoy se esfuerza por hacer crecer a Noroeste y dirige una de las áreas claves de la empresa.

Y si cumple los retos que se le presentan siempre tiene alguno nuevo, listo para seguir haciendo que las cosas sucedan.

 

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades