Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Radiografía del arte porteño
Tesoro mazatleco: El gran orgullo de ser de Mazatlán y las nuevas tradiciones artísticas
El movimiento cultural de Mazatlán ha sido tejido pacientemente por miles de mazatlecos a lo largo de cinco lustros
Héctor Guardado
19/08/2018
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

Las artes y la cultura se han convertido en los últimos 25 años en otro de los emblemas del "Gran orgullo de ser de Mazatlán", estamos hablando de que en estos cinco lustros se han consolidado nuevas tradiciones porteñas a partir de las expresiones artísticas como la música, el ballet, la ópera y una explosión de muestras de apego cultural de los porteños por el Día de Muertos.

Las artes y la cultura en general se convirtieron en un tesoro mazatleco, será tarea de psicólogos descubrir de qué manera el espíritu de un amplio sector de esta sociedad ha sido tocado por el movimiento cultural mazatleco.

Un sociólogo podrá explicar, cómo en una radiografía, porque los sectores de la clase media y la clase media baja han sido los motores que le han dado vida como público y entregándose al aprendizaje de las artes que ofrece el Centro Municipal de las Artes y de qué manera las artes han servido de muro de contención contra la violencia.

Un economista tendrá que analizar de qué manera la propuesta cultural mazatleca está contribuyendo a la economía del puerto.

En estos 25 años de movimiento cultural se han construido nuevas tradiciones alrededor de las expresiones artísticas, adoptadas multitudinariamente por el pueblo como El Día de la Música, al que asisten 35 mil personas y El Carnaval de la Muerte, celebración que cobra intensa vida con la asistencia de 25 mil personas cada año.

El movimiento cultural de Mazatlán ha sido tejido pacientemente por miles de mazatlecos a lo largo de cinco lustros, sobre todo por miembros de la clase media y la clase media baja que son el sector que ha alimentado con sus hijos las escuelas de artes.

Ellos se han convertido en los cientos de artistas que han nutrido al proyecto de artes de este puerto.

Durante 25 años se ha apoyado su continuidad y se ha mantenido vivo a pesar de los cambios de administraciones municipales, alternancia de partidos y cambios en la dirección del Instituto de Cultura.

 

 

Nuevas tradiciones mazatlecas

El Día de la Música (14 años de ser una tradición mazatleca)

 

El Día de la Música se ha convertido en una tradición del Centro Histórico y celebró su edición número 14 este año.

Se realiza cada año, en las primeras semanas del mes de junio. Reúne en el Centro Histórico alrededor de cinco escenarios, dedicados a diferentes géneros de música, a él llegan más de 30 mil personas que deambulan, de foro en foro, durante cinco horas, ubicados en puntos estratégicos de la zona antigua del puerto.

 

 

Género artístico: La música

Vínculo con la sociedad: Asisten alrededor de 35 mil personas de todos los estratos sociales, no tiene ningún costo para los asistentes, los artistas profesionales locales tienen un foro donde presentar sus habilidades musicales. Ya es un atractivo turístico

 

Carnaval de la muerte (Día de Muertos) (24 años de ser una tradición mazatleca)

 Desde 1994, comenzó Mazatlán a celebrar a la muerte con altares, en un principio la fiesta popular se llamaba “Callejoneada”, una multitud tras dos carretas y una banda recorrían los altares expuestos en las calles del Centro Histórico.

La fiesta evolucionó con un atractivo recorrido por el interior del Teatro Ángela Peralta, donde se ven actuar a los grupos artísticos locales en los rincones más inverosímiles del teatro ambientado e iluminado con elementos alusivos a la muerte festiva, florida.

 

Celebración callejera

Vínculo con la sociedad: asisten más de 15 mil personas, los artistas locales tienen un foro multitudinario en donde presentar su talento.

Actualmente es un atractivo turístico.

 

 

Cascanueces (ballet) (26 años de ser una tradición mazatleca)

 

Hace 26 años, en 1992, los primeros coordinadores de la Escuela Municipal de Ballet del Instituto de Cultura: Tulio de la Rosa y Laura Gómez, a solo dos años de la creación de esa institución montaron una adaptación para bailarinas principiantes del ballet El Cascanueces con el que se dio inicio a las celebraciones de Navidad.

Desde entonces, cada año, en el preámbulo de las fiestas decembrinas los mazatlecos se preparan para asistir al montaje en puntas de ballet del cuento navideño. Con la llegada de los maestros cubanos El Cascanueces se fue sofisticando técnicamente, en vestuario y escenográficamente.

Entre los maestros que han montado este ballet en Mazatlán se pueden contar a Oswaldo Beiro y Zoila Fernández, esta es una tradición que tienen muchas capitales del mundo.

Muy pocas ciudades en México cuentan con ella y las dos funciones que se presentan venden todas sus localidades.

Vínculo con la sociedad: Las dos funciones de El Cascanueces que se ofrecen agotan sus localidades, los estudiantes de ballet tienen la oportunidad de compartir escenario con bailarines profesionales y tener la experiencia del foro.

 

 

Gala Navideña (música, canto) (25 años de ser una tradición mazatleca)

Con la llegada de el maestro de canto, Antonio González y la formación del Coro Ángela Peralta, hace 25 años se instaló la tradición que existe en muchas capitales del mundo, realizar una concierto navideño con música y canciones alusivas a la celebración del nacimiento del Mesías.

Desde su primer edición fue un éxito, uno de los primeros espectáculos profesionales realizado por mazatlecos que alcanzó calidad profesional .

 

Vínculo con la sociedad: La Gala Navideña invita a cantantes profesionales y da oportunidad a solistas y al coro local de vivir la experiencia de un montaje que siempre aspira a al excelencia.

La gala navideña se presenta con localidades agotadas cada año.

 

 

Opera para niños (18 años de ser una tradición mazatleca)

En 1998 se montó por primera vez una adaptación de la ópera La Traviata para grupos de niños de las primarias públicas y privadas de Mazatlán. El experimento que funciona en las grandes capitales del mundo para crear nuevos públicos funcionó para el puerto.

Cada año 3 mil 500 niños asisten al Teatro Ángela Peralta para ver cantar una ópera que dura menos de una hora, viven la emoción que produce la voz humana usada como un instrumento musical. Los protagonistas y el coro son profesionales.

 

Vínculo con la sociedad: 3 mil niños de escuelas públicas y privadas asisten a cuatro funciones.

La sociedad civil Amigos de la ópera se encarga de financiar parte de este proyecto, orientado específicamente a la formación de los niños mazatlecos.

  

 

Ópera (26 años de ser una tradición mazatleca)

En diciembre del año de 1992, el maestro de canto Antonio González tenía tres meses y medio de haber conformado el Coro Ángela Peralta, y anunció que se montaría a mediados de ese mes la ópera Amahl y los visitantes nocturnos, en el Teatro del Seguro Social.

La niña mazatleca Georgina Valdez fue la protagonista,.

El Teatro Ángela Peralta no había sido inaugurado aún, esa fue la primer ópera producida, montada y cantada por mazatlecos en la historia de este puerto, desde entonces cada año se produce una gran ópera en Mazatlán.

Primero fue a un piano, después vino la Orquesta Sinaloa de las Artes a ser parte del ensamble, actualmente La Camerata Mazatlán es parte de los montajes.

Al año siguiente fue La Traviata, le siguió Elixir de amor, Madama Butterfly, y nuevamente La Traviata.

En los últimos 26 años se montaron grandes óperas, salvo en el periodo del Alcalde, Jorge Abel López Sánchez, cuando se perdió la continuidad y en su lugar el Coro Ángela Peralta monto galas de ópera para salvar el escollo.

El maestro Enrique Patrón fue el gran impulsor de la ópera en Mazatlán, él fue quién recomendó que Antonio Gonzalez viniera a Mazatlán, ha dirigido todas las óperas de gran formato que se han interpretado en el puerto y a partir de eso creó el Taller de Canto del Instituto de Cultura, uno de los más prestigiados de México.

Mazatlán está considerado como uno de los centros operísticos de México, sobre todo por la importancia del taller que ofrece Patrón de Rueda.

 

 

Temporada Campbell (8 años de ser una tradición mazatleca)

Es uno de los programas culturales que han sido un éxito entre el público integrado por residentes o turistas de otros países.

La comunidad extranjera ha sido el motor que mantiene viva la Temporada Gordon Campbell, una actividad que se autofinancia con la venta de boletos de entrada.

Los músicos que participan son profesionales, la mayor parte de ellos son integrantes de la Orquesta Sinfónica Sinaloa de las Artes.

El director de este proyecto es el exdirector de esta agrupación, Gordon Campbell.

Ofrece programas matutinos de música clásica para pequeños y medianos grupos de instrumentos, a todos sus conciertos, que se celebran entre enero y marzo de cada año, asisten por lo menos 500 personas con boleto pagado.

En total, a lo largo de la temporada, los conciertos son disfrutados por alrededor de 5 mil personas, la mayor parte de ellos extranjeros.

 

  

Grupos Artísticos

 En los últimos 25 años, el Centro Municipal de Artes ha producido numerosos grupos artísticos y artistas, gracias al movimiento cultural porteño.

Esta institución ofrece disciplinas artísticas como la danza contemporánea, ballet, algunos instrumentos de música y el canto como una formación de alto rendimiento, consiguiendo que sus egresados destaquen a nivel nacional e internacional.

Ellos han sido la imagen que lleva el nombre de Mazatlán a lugares en donde nunca habían oído hablar ni siquiera de la existencia de esta ciudad, como Singapur, Viena, Zurich, Leipzing, Dresden, España, Costa Rica, Panamá, Colombia, Nueva York, Corea del Sur, Tokio, Sudáfrica, la República Checa, Italia, Francia, Líbano, numerosas ciudades de los Estados Unidos y Canadá, donde se han presentado los artistas mazatlecos.

Exponentes como grupo Delfos Danza Contemporánea y los cantantes de ópera Carlos Osuna, Armando Piña y Adán Pérez, son algunos de sus representantes más destacados.

 

 

Camerata Mazatlán

La escuela de música existe desde hace 27 años, se fundó en 1990, pero es hasta la creación de La Camerata Mazatlán que sus frutos pudieron darle servicio a los montajes locales.

Tiene ocho años de existencia en los que han ido tejiendo su calidad lentamente. Desde hace año y medio tocan con un sonido profesional con el que pueden acompañar óperas, ballets, ofrecer conciertos que llena un público conocedor.

 

Vinculación con la sociedad: Presentaciones en el Centro Histórico y en conciertos de colonias populares, a lo largo del año.

Sus integrantes ofrecen clases de primer nivel a los alumnos de la Escuela de Música del Centro Municipal de Artes.

 

 

Coro Ángela Peralta

Fue fundado hace 26 años por el maestro Antonio González y se convirtió en el detonante para la creación de una Escuela de canto que le da fama a Mazatlán en México.

Piedra angular sobre la que se cimentaron las producciones de ópera que se presentan cada año.

Protagonistas de la Gala Navideña, es un coro ciudadano integrado por amas de casa, obreros, profesionistas, periodistas, estudiantes, enfermeras, orfebres, artesanos, empleados de casas comerciales y choferes de camiones.

Por sus asientos del tercer piso de la torre del Centro Municipal de Artes han pasado más de 7 mil personas que junto con sus familias se han convertido en el público que llena las funciones de ópera.

 

 

Coro Guillermo Sarabia, Taller de ópera

Coordinado por Martha Félix y Enrique Patrón de Rueda es una agrupación integrada por cantantes con preparación profesional y formados para alcanzar el rango de solistas, con alumnos de diferentes partes de la República.

Se vincula con la sociedad a través de presentaciones en colonias populares como la Flores Magón y el Teatro Ángela Peralta, participan en El día de la Música y sus integrantes ofrecen frecuentemente programas especiales en la Casa Haas.

Es la base de el Coro profesional que da vida a las óperas que se producen en el puerto y del taller de ópera que ofrece Enrique Patrón de Rueda en Mazatlán y que ha convertido a este municipio en un reconocido centro de formación de cantantes de ópera de México.

 

 

Delfos Danza Contemporánea

 

Es el grupo artístico mazatleco con mayor proyección internacional, gracias a ellos la danza contemporánea tiene presencia en foros formales como el Teatro Ángela Peralta.

Grupos de bailarines coordinados por ellos se presentan en el programa que tiene por objeto llevar a las colonias vulnerables del puerto expresiones artísticas de primer nivel de calidad.

Trabajan en un programa comunitario que se llama Habitat que tiene como objetivo restablecer el tejido social en zonas afectadas por la violencia a través de la danza.

 

 

Escuela- Compañía de Ballet

Los mazatlecos muestran su gusto por el ballet, agotando las entradas de los espectáculos que se presentan, por ejemplo, en la Colonia Flores Magón es uno de los eventos más concurridos que se programan en el foro de ese asentamiento.

La maestra cubana Zoila Fernández ha logrado darle un gran nivel a sus espectáculos, mezclando todos los elementos humanos que tiene a la mano, alumnas de nivel medio y bailarines profesionales de una pequeña compañía que aún está en formación.

Su escuela ofrece formación de primer mundo a los alumnos que ingresan en ella, con el rigor y la disciplina de la Escuela Cubana.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades