Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
COLUMNA
Tirabuzón
Fernando Valenzuela y Robert Redford
Juan Alonso Juárez
07/12/2018 | 00:06 AM
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

CIUDAD DE MÉXICO._ Mientras en México espera su entronización en el Salón de la Fama del beisbol mexicano para el cual fue electo en 2014, Fernando Valenzuela recibió el hasta ahora, máximo reconocimiento a su trayectoria en los diamantes.

Al propietario de los Tigres de Quintana Roo y comentarista en las trasmisiones por radio de los Dodgers de Los Ángeles, lo inmortalizaron en el Salón de la Fama de California, donde honran a personajes del deporte, arte, ciencia, política, filantropía, activistas, etc.

El ex lanzador compartió los reflectores con personalidades disímbolas, entre ellas, el famoso actor ganador del Oscar, Robert Redford, quien declaró: “realmente no puedo estar en mejor compañía”.

Valenzuela no pasó de su segunda oportunidad para el Salón de la Fama de Cooperstown, lo cual parece razonable en base a sus cifras en 17 temporadas y tampoco se encuentra en la galería de los Dodgers, quienes olvidaron que el Toro un día anunció el cereal Kelloggs.

Pero lo increíble fue que justo cuando le llegó la hora en el nicho de los inmortales de México, al lado de Ricardo Sáenz, Daniel Fernández y el directivo Cuauhtémoc Rodríguez, el recinto de ubicación conocida en Monterrey, cerró sus puertas, por así convenir a los intereses de los nuevo dueños belgas de la Cervecería Cuauhtémoc.

Lo que derivó en otro de los recurrentes y confusos episodios de la picaresca nacional que llevó a Culiacán capital sinaloense, placas, bustos y demás enseres de los imperecederos héroes de la pelota profesional, previa oportuna e impensada intervención del entonces Gobernador, Mario López Valdez.

EL ayuntamiento de Mazatlán no escatimó ni un peso para acallar a quienes suponían persecución política sobre los dueños de los Venados, la familia Toledo, en el asunto del agua que provocó dos veladas sin público, en el Teodoro Mariscal.

La directiva roja le estuvo dando vueltas al problema, atenida quién sabe a qué, pero terminaron apoquinando, en una sola exhibición, 2 millones 109 pesos, más casi 200 mil para renovar el permiso del negocio de la cerveza.

Para no pocos, sobre todo, aficionados a la pelota, el Alcalde Guillermo Benítez Torres, estaba siendo el villano de la película, pero aclaradas las cosas en un entorno en el que quienes pagan puntualmente los servicios, ven con mala sombra a los morosos, una noche de estas el Presidente Municipal podría ser invitado a tirar la primera bola en el nuevo estadio que, dicho sea de paso, ya está casi listo.

LOS Charros de Jalisco debutaron en Mazatlán a Cody Decker, primera base y jardinero que este año jugó AAA con los Diamondbacks de Arizona y quien ya había participado en la Liga Mexicana del Pacífico.

De hecho viene por su tercera incursión y con antecedentes estadísticos de poca cuanto curiosa monta en las filas de los Tomateros de Culiacán: en 2014-2015, .188 (48-9), 0 jonrones y 3 remolcadas y .188 (32-6), 1 bambinazo y 4 empujadas en 2017-2018.

EN sólo 28 juegos y 59 turnos, el suplente de los Tomateros, José Manuel Orozco (.424, 2, 10), rinde su mejor invierno desde 2011-2012 en que lo votaron para el galardón Novato del Año, jugando en su natal Mazatlán.

Orozco, que en el verano pertenece a los Saraperos de Saltillo, no se ha privado de nada en un recorrido sin desperdicio: 25 imparables, incluidos, 1 doble, 2 triples, 10 anotadas y, además, 2 bases robadas.

OBSERVACIONES.- El mánager puertorriqueño de los Tomateros, Robinson Cancel ,ha reinventado al ex Pítcher del Año, Amilcar Gaxiola (1-0, 0.93), quien camina casi perfecto como relevo situacional, en 5 innings en blanco, 7 ponchados y 0 bases por bolas… Delmon Young, el ex bigleaguer que dejó corazones rotos en Puebla y Monclova, es líder en cuadrangulares (14) y carreras producidas (37) en la Liga Venezolana, enrolado con los Navegantes de Magallanes.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades