Entrar
 Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
RECLAMOS
Trabajadoras de plantas congeladoras de Mazatlán advierten que todo sube, menos el salario
Sin prestaciones laborales, trabajan a destajo por 4 pesos la charola de camarón, piden que se las paguen a 5 pesos, ante el aumento de la inflación
Sibely Cañedo
14/05/2018
Marcar como favorita
Foto: Juvencio Villanueva

A pesar de que todo sube y sube de precio, el salario de las mujeres que trabajan en plantas congeladoras se mantiene igual desde hace quince años: cuatro pesos por charola de camarón procesada.

Este Día de las Madres, poco más de cien obreras del Parque Bonfil acudieron a la inauguración del Programa de Empleo Temporal que tuvo lugar en los muelles, a unos pocos metros de la flota pesquera, que se halla deteriorada a inactiva por la veda del crustáceo.

Allí la gestora Elva Alicia Espain, quien lleva 25 años laborando en la maquila, gritó junto a líderes pesqueros y el subsecretario de Pesca, Carlos Alberto Sánchez Osuna: “A todas las mujeres de plantas congeladoras, no vamos a iniciar a trabajar hasta que nos suban a 5 pesos la charola”.

Las presentes la secundaron con sus gritos.

En entrevista, Espain se mostró contenta porque fueron beneficiadas del Empleo Temporal. Recibirán un pago de casi 2 mil pesos por 20 días. Es una ayuda “muy buena”, dijo, pero lo que realmente les sacaría adelante es un aumento de sueldo.

“Ya tenemos quince años con el mismo precio de la charola, a 4 pesos, todo aumenta y a nosotras nos siguen pagando lo mismo, en todas las congeladoras es la misma...”, se quejó.

Agregó que la gran mayoría de las trabajadoras de este sector ofrecen sus servicios a destajo, y no cuentan con seguridad social ni otro tipo de prestaciones.

Concepción Tirado empezó a trabajar en las congeladoras a los 15 años. Ahora tiene setenta y coincide en que las condiciones de vida de las mujeres de este sector son muy difíciles. Las razones: los bajos sueldos y la inestabilidad propia del sector.

“En un día bueno, podemos maquilar 200 o 250 charolas, pero siempre dependemos de que haya producción”, explicó.

Además, en temporada de veda hay que buscar en qué emplearse, porque se acaba la actividad en la planta industrial y las trabajadoras se quedan “volando”.

Según datos de Refugio Pesquero y Administración del Parque Bonfil AC, en esta zona operan 15 congeladoras donde trabajan cerca de 800 mujeres. Tres de estas plantas procesan atún; y el resto, camarón: que es el producto pesquero de mayor valor comercial y el tercero en volumen. En Mazatlán, se procesa la mayor parte del camarón de exportación del país.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades