Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
¿Tu perro siente miedo con los cohetes? Sigue estos pasos y ayúdalo a tranquilizarse
Sus oídos son al menos cuatro veces más potentes que los nuestros. Además, oyen un montón de sonidos que a nuestros relativamente insensibles oídos les pasan desapercibidos
Sinembargo.MX
31/12/2019 | 09:56 AM
Marcar como favorita
Foto: Sinembargo.MX

Madrid (SinEmbargo).– Si tu perro tiene miedo a los petardos y fuegos artificiales, no es el único. De hecho, un estudio reciente revela que la mitad de nuestros compañeros peludos los temen. Esto significa que más de 2.5 millones de peludos que viven en un hogar o protectora en España entran en pánico cuando empiezan los petardos y los fuegos artificiales. Para colmo, siguen las fiestas con sus uvas, sus villancicos y sus noches eternas de explosiones, luces estridentes, flashes y destellos. Todo esto, cuando eres un perro, da pavor, de acuerdo con ElDiario.es.

…¡Buuum! No nos hagamos los duros: un estallido fuerte e inesperado es capaz de ponerle los pelos de punta a cualquier animal, incluidos nosotros. Los sonidos fuertes anticipan a veces que un evento violento o catastrófico se avecina. Sea un árbol que se cae, un fogonazo acompañado de un estrépito o el rugido potente de un gran animal, un sonido alto suele avisar de un peligro inminente. No es ningún farol perruno; los estallidos intensos resultan, además, dañinos para tu amigo.

El motivo: sus oídos son al menos cuatro veces más potentes que los nuestros. Además, oyen un montón de sonidos que a nuestros relativamente insensibles oídos les pasan desapercibidos (sobre todo, las frecuencias más altas). Así, un bombazo que percibiríamos a, pongamos, 24 metros de distancia, tu perrete lo oirá como si se hubiera producido a seis metros. Vamos, prácticamente como si el petardo le estallara en el oído.

 

MI AMIGO TIENE MIEDO A ALOS COHETES, ¿QUÉ HAGO?

Si tu perro esconde la cola, encoge el cuerpo, agacha las orejas, huye y mira hacia todos los lados cuando llegan los estruendos, o se hace pis, no lo culpes: solo está siendo un perro. En este caso, aterrorizado. Y enfadarte con él solo empeorará las cosas. De hecho, el miedo a los petardos no va a desaparecer solo. Más bien, todo lo contrario. Un estudio de 2015 concluyó que los perros mayores suelen temer aún más a los estallidos. Lo que sugiere que, lejos de acostumbrarse, su miedo crecerá a medida que pase más navidades ruidosas, o tormentas o estridentes celebraciones de fútbol.

No desesperes. Hay lugar para la esperanza perruna. Un estudio reciente publicado en la revista científica PLoS One determina que podemos evitar que la angustia a los ruidos y explosiones aparezca en nuestros perros; incluso es posible ayudarlos a superar el miedo, al menos a paliarlo, una vez que lo sufran. Una gran noticia tanto para los humanos que vivimos con ellos como para los expertos en comportamiento canino titulados que trabajan para ayudarlos cuando se enfrentan a un problema como este.

Para lograr que Lucas o Lulú dejen de ver el despliegue de petardos y fuegos artificiales como un evento tan traumático, y lo perciban como un momento más agradable, dos técnicas acuden en nuestra ayuda:

-La desensibilización

-El contracondionamiento

Es decir, exponemos a nuestro amigo al ruido de los petardos, poco a poco, mientras que le damos algo positivo, como un premio o su juguete más especial: de este modo aprende a asociar las explosiones con un evento feliz. No son métodos infalibles, pero suelen funcionar: una investigación de 2018 concluye que el 70 por ciento de los perros mejoran y reducen con su miedo a los petardos.

 

ENSEÑAR AL PERRO A NO TEMER: MP3…

La desensibilización es el proceso a través del cual intentamos que nuestro perrete perciba los estruendos y ruidos como un suceso neutral: es decir, como algo de lo que no debe preocuparse. Para ello, podemos poner en los altavoces del equipo de música un sonido de fuegos artificiales a un volumen muy bajo, tan suave que se escuche como un ligero sonido de fondo que tu amigo sea capaz de ignorar. Hay que empezar por la pista sonora que menos asuste a tu amigo. Por suerte, Internet nos lo pone fácil y permite encontrar vídeos de fuegos artificiales, en YouTube o en sitios como este.

Durante los próximos días -mejor aún, semanas e incluso meses-, puedes incrementar el volumen de ese sonido. Pero no te precipites, no subas la intensidad demasiado rápido: amóldate al ritmo de tu perrete. Después, puedes probar con otra pista de petardos o fuegos artificiales que genere mayor intranquilidad a tu amigo; pero, de nuevo, a un volumen tan bajo que tu saco de mimos preferido pueda tolerarla sin problema. Y repite: esta vez activando juntos los dos sonidos de las dos sesiones de fuegos o petardos.

 

…Y AÑADE RICOS PERRIPREMIOS

Aun así, Lucas o Lulú volverán a angustiarse, con mucha seguridad, cuando la traca final de los fuegos sea real o los petardos de las celebraciones de Navidad resuenen por la ventana. Y aquí entra la segunda técnica: el contracondionamiento. Con ella, vamos a intentar que nuestro amigo de cuatro patas asocie las explosiones con la llegada inminente de una placentera recompensa.

Para lograrlo, espera a que los fuegos suenen y, solo entonces, saca la bolsa de premios comestibles preferida de Lucas; o su juguete preferido. Pero recuerda guardarlo de nuevo tan pronto como el sonido cese; y vuelve a sacarlo en cuanto reaparezca.

Con todo, no te fíes. Y asegúrate de que tu camarada peludo está a salvo de fuegos y petardos en todo momento. Si vas a salir, recuerda atar a tu perrete, revisa que esté debidamente identificado con microchip y añade una plaquita con su nombre y tu teléfono, no sea que tengas un susto. En casa, además, prepárale una habitación segura donde refugiarse: mantenla accesible en todo momento, con las puertas abiertas, incluso puedes usar feromonas perrunas o algún fármaco suave para relajarle (en los casos más graves): pero hay que consultarlo antes con tu veterinario.

El objetivo de todo esto: ¡que asocie los fuegos artificiales con una divertida y sabrosa perrifiesta! Puede parecer laborioso, pero son esas cosas que hacemos por amor hacia nuestros queridos amigos peludos.

En tiempos de incertidumbre, informarte bien es prioridad

En Noroeste estamos concentrados en informarte con precisión, oportunidad y verificación sobre los impactos sanitarios y económicos del Covid-19 en Sinaloa y México.

Es por ello que todos los contenidos relacionados con ese tema será abiertos a todo el mundo gracias a nuestros anunciantes y suscriptores. Si quieres apoyarnos, te invitamos a suscribirte aquí:

Noroeste Premium


INFORME COVID-19

Visita nuestra sección especial sobre Covid-19 actualizada en tiempo real - Ir a sección

Suscríbete a nuestro newsletter diario "Informe Covid-19"

Suscríbete a nuestro servicio de Noticias por Whatsapp en este número: 6674318521
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades