Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
joy
Ulama, el juego prehispánico que aún sobrevive en Sinaloa
Sinaloa es uno de los pocos lugares en lo que aún se practica este deporte prehíspanico
Shanney Gastelúm
09/11/2018 | 10:45 AM
Marcar como favorita

 

El Ulama es un juego prehispánico con más de 3 mil 500 años de existencia, era popular entre las culturas Aztecas y Mayas. Hoy en día, este juego con gran significado histórico está en riesgo de desaparecer, Sinaloa es el último lugar en el país en que se conserva vivo.

 

Según los historiadores, el Ulama es una variante el “Ullamaliztli” uno de los juegos de pelotas más antiguos, el cual tenía un significado religioso. Antiguamente se consideraba, que el juego simbolizaba la lucha de dos fuerzas opuestas, en la que una sale victoriosa, se cree que simbolizaban fuerzas como la vida y la muerte, el valor y la cobardía o el día y la noche, que se encuentran en constante lucha.

 

Este juego estaba profundamente ligado con las creencias de los antiguos pueblos indígenas y su forma de percibir el mundo. Con la llegada de los españoles, las autoridades eclesiales ordenaron a los misioneros y gobernantes virreinales, prohibir esta práctica, que consideraban diabólica y salvaje. Con los años debido a la prohibición, los campos en los que se practicaba fueron desapareciendo paulatinamente, quedando solo algunas ruinas y vestigios de los que alguna vez fueron campos y centros religiosos.

Actualmente, en algunas regiones de Sinaloa aún se mantiene viva esta práctica, en algunos poblados de los municipios de Mocorito, Angostura, Guamuchil, Sinaloa de Leyva, Mazatlán, El Rosario y concordia.

 

El juego se practica en tres modalidad, y la forma de jugar es muy similar al voleibol actual, pero sin una red de por medio:

Ulama de antebrazo, en un campo de 140 metros por 1.20 metros, con una línea que divide el centro llamada analco. La pelota es de hule natural y pesa 500 gramos.

Ulama de Cadera, este se práctica en un campo de 50 por 4 metros, participan 5 jugadores por equipo, llamados Tahúres y otro más en la cabecera llamado “Golpeador”, la pelota es de hule natural y pesa 4 kilos.

Ulama de Mazo, se practica en un campo de 140 por 1.20 metros, a diferencia de las modalidades anteriores, la pelota no es golpeada por el cuerpo si no por un mazo de madera especial, y la pelota de hule natural pesa 500 gramos.

 

En el juego participan cuatro jugadores por equipo y cada uno tiene una función, el llamado Male, se encarga del tiro inicial, el Malero, es el encargado de defender la parte frontal del campo. El chivero, se encarga de cubrir la parte posterior y el Topador, responde al saque de la parte contraria. La finalidad del juego es mantener la pelota dentro del campo sin tocarla con las manos, solo usando la parte indicada según la modalidad del juego, si esta esta bota dentro de la mitad del campo del equipo contrario se obtiene un punto llamado Ravit.

Para evitar la dureza de los balones de hule, los jugadores se cubren con fajas de piel de venado y vendas. El partido es juzgado por dos jueces de campo, llamado veedores, que se colocan en la línea de analco y se encargan de aplicar las reglas del juego.

Te gusta nuestro contenido? Ayúdanos a compartirlo y síguenos en facebook @JoyCBV donde descubrirás algo nuevo cada día.

Quizá te interese leer: Conoce el Tixtihuil, un platillo sinaloense con tradición ancestral.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades