Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Una familia de Culiacán se protege ante la pandemia
Una familia ideó un cerco sanitario para defenderse del Covid-19, el virus que los amenaza de muerte
José Abraham Sanz
05/04/2020
Marcar como favorita
Foto: José Abraham Sanz

CULIACÁN._ Aunque los cuatro garrafones acaba de traer a su casa los han lavado en el negocio de llenado, Damián los vuelve a enjuagar, los talla con fuerza y luego los rocía con una solución que él mismo preparó por indicaciones que consiguió en internet: 70 por ciento agua y 30 por ciento alcohol.

Mete los garrafones a casa, él se quita los tenis que también los roció antes con esa mezcla de agua y alcohol, y luego entra también. Su hermana Valeria ayuda moviendo los zapatos de Damián y de su madre Evangelina al cuarto de lavado en donde permanecerán hasta volverse a necesitar.

Dentro de la casa, todos deben hacer el mismo procedimiento, desvestirse y bañarse de inmediato, la ropa va a un cesto y luego a la lavadora.

La rutina se repite cada vez que uno de los tres tiene que salir de casa. Han acordado no permitir visitas ni de sus familiares y cuando hay necesidad de introducir algo más, el objeto o las personas tienen que pasar por el mismo proceso de sanitización.

La razón es porque dos de los tres miembros de esta familia, padecen de asma crónica, sus pulmones están débiles y el coronavirus llegó como una amenaza real para sus vidas.

“Más vale pecar de ser exagerados, que permitir que ese virus entre a esta casa y a la familia”, reflexiona Evangelina.

“De momento, el único que sale de casa, porque soy servidor público y desempeño una actividad que está considerada como esencial, porque damos información a la gente de trámites de gobierno”, narra Damián, de 28 años.

“Siempre traigo conmigo en mi bolsillo un gel antibacterial, un cubrebocas y me lo pongo al salir de casa y únicamente me lo quito en mi casa y en mi carro. Cuando regreso de casa siempre nos desinfectamos los pies, con un aerosol con un líquido que nosotros hicimos, que contiene agua y cloro”.

Confirma Salud otras cinco muertes por Covid-19, todas en Culiacán

Todos aportan desde que su vida cotidiana cambió con la presencia del virus en Culiacán y en Sinaloa.

La casa se trapea dos veces al día con cloro, y sólo hay salidas esenciales al supermercado, a la farmacia o con el doctor o al hospital.

Y salen protegidos con cubrebocas, guantes de látex y camisa o blusa de manga larga.

“Dentro de la casa en todas las mesas tenemos gel antibacterial o alcohol etílico con lo que nos lavamos las manos seguido”, agrega Damián.

Cuando uno va al supermercado, el protocolo es el mismo: al llegar del supermercado ninguna bolsa entra a la casa sin haberse desinfectado, producto por producto. Las verduras se lavan por completo, los huevos también, uno por uno. Todo lo que es comestible y que están más expuestas, como frutas, verduras, carnes, se rocían con Lysol. Y todo lo que sea empacado en cartón o aluminio, con cloro.

“Si trajimos dinero de fuera, de alguna compra que hayamos hecho, ese dinero lo apartamos, y al llegar a casa desinfectamos todas las monedas y billetes con Lysol. Tarjetas, carteras, lentes. No utilizamos relojes, no utilizamos anillos, pulseras, collares”, agrega Damián.

“Al subir y bajar del carro, con Lysol, los asientos y las manijas con lo que tuvimos contacto, el volante”.

Secretario de Salud estatal llama a hospitales privados a ser solidarios

La visita de amigos y familiares quedaron prohibidas. La novia de Damián, y el novio de Valeria, no tampoco tienen permiso. Incluso estos han replicado la idea de esta familia en sus propias casa.

“Nosotros hemos visto en recomendaciones, en fuentes oficiales, como de instituciones médicas y también de la misma experiencia de doctores, y enfermeros que comparten tips”, señala.

“Mi mamá y yo somos crónicamente asmáticos y por indicaciones médicas sabemos que como la calidad de nuestros pulmones, o más bien el estado de nuestros pulmones, estamos catalogados como pacientes de alto riesgo ante esta enfermedad”.

Evangelina, de 53 años, también es funcionaria pública, pero está de permiso y aprovecha para hacer la cuarentena obligatoria. Todos, señala, estuvieron de acuerdo para armar su propio cerco sanitario.

“Pues nosotros lo platicamos para poder tener una mejor calidad de vida, porque tenemos mucho riesgo, y como pues entramos y salimos, más vale pecar de exagerado”, señala.

“... Cuando surgió lo del Covid evitamos eso, el salud era una cortesía, una inclinación, y llegaba aquí a la casa, en cuanto llegaba y me quitaba toda la ropa, la metía a la lavadora, me daba un buen baño”.

La familia tiene tres perros y un gato como mascota. Todos también están en cuarentena, y para evitar que los animalitos se escapen, han puesto unas pequeñas cercas de tela gallinera que cubre la mitad de las protecciones de las puertas.

Valeria, de 22 años, es estudiante y es la única de la familia que no tiene problemas en sus pulmones, pero como se trata de su familia, afirma que está muy preocupada en seguir las indicaciones.

“Sí, pues si me preocupan mucho... mi familia son dos personas y la dos personas tienen ese problema,

me da mucho miedo”, señala. “Yo no voy a ver a mi novio, no viene él a la casa. No estoy yendo a la escuela, ya tenemos rato que estamos en cuarentena”.

“Sí es incómodo para todos, tenemos que hacer todos esos procedimientos los que no estamos acostumbrado antes, pero más vale hacerlo, ni modo, es lo que hay que hacer”.

Además de las precauciones extremas, la familia sigue sus recomendaciones médicas.

“Tenemos un tratamiento y seguimiento con alergólogo y neumólogo. Tratamos de no tomar cosas frías, de no tener el aire directo, no exponernos al polvo y frecuentemente nos hacemos lavados nasales”, agregó Damián.

El gimnasio, recalcó, además ha tenido que llevarlo a casa. Ha comprado equipo para hacer ejercicio en casa, como ligas de resistencia, pelotas y tapetes de yoga, mancuernas y otros artículos.

“Y hacemos rutinas en casa, porque pues también nos afectó que tanto la escuela de natación como los gimnasios los cerraron”, dijo.

 

En tiempos de incertidumbre, informarte bien es prioridad

En Noroeste estamos concentrados en informarte con precisión, oportunidad y verificación sobre los impactos sanitarios y económicos del Covid-19 en Sinaloa y México.

Es por ello que todos los contenidos relacionados con ese tema será abiertos a todo el mundo gracias a nuestros anunciantes y suscriptores. Si quieres apoyarnos, te invitamos a suscribirte aquí:

Noroeste Premium $1 diario *


INFORME COVID-19

Visita nuestra sección especial sobre Covid-19 actualizada en tiempo real - Ir a sección

Suscríbete a nuestro newsletter diario "Informe Covid-19"

Suscríbete a nuestro servicio de Noticias por Whatsapp en este número: 6674318521
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades