Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Una vida intensa
Hoy se cumple el décimo octavo aniversario de la muerte de Óscar Liera
05/01/2008 | 00:00 AM
Marcar como favorita
En 44 años, 528 meses,16 mil 72 días, no puede resumirse la vida de Óscar Liera, porque abría que agregar sus innumerables sueños, historias llevadas primero al papel y después a la escena, que no entran en ninguna numerología.
Vida breve, ideas intensas, luchador de la justicia, proclamador de dignidad para el teatro, él mismo puede ser cualquiera de sus propios personajes, de aquellos que no callan, que busca y encuentran. Él aparece en escenario pero en otro tiempo, en su propio tiempo.
Liera fue uno de esos artistas que hasta en sus últimos momentos demostró que el teatro era lo que realmente amaba, dijo en alguna ocasión su hermana Adelina Cabanillas de De la Vega.
No le importó ser perseguido por lo que escribía durante los sexenios de Antonio Toledo Corro y Francisco Labastida, que no decayó y dio su vida al teatro. A éste le dio una obra fundamental, cuyo principal promotor durante 25 años ha sido el Tatuas.
Con los remontajes que el grupo que él fundó, de Cúcara y mácara, El jinete de la Divina Providencia, El Oro de la Revolución Mexicana, Los negros pájaros del adiós, Camino rojo a Sabaiba,Liera sigue presente.

A 18 años
Hoy, que se cumplen 18 años de la muerte de Liera, hay que verle como lo que fue.
"Óscar fue un soñador comprometido con su pueblo e ideales, un luchador social que con su escritura sacudió conciencias, que nunca calló ante las injusticias, aún en contra del Gobierno", añadió su hermana.
"Con sus primeros frutos como director estaba loco de alegría, porque logró lo que le gustaba", precisa.
Visitar China, París, Francia, Colombia y muchos países más, fueron la continuación del trabajo que Liera realizó, dando a conocer obras como Salmodia para un día de cansancio, Los caminos solos y El portal de Belén.
"Él decía que algunas obras se las premiaban la crítica y el público, no recuerdo que tuviera una de su preferencia, pero El gordo, le gustaba porque el juego era la temática.

"Fue muy celoso con su trabajo, nunca nos comentaba nada antes del estreno, se encerraba en su recámara donde tenía su mundo, biblioteca, escritorio y máquina de escribir", apunta.

Un museo para Óscar
A casi tres de la creación de la Fundación Civil Óscar Liera un Hombre sin Tiempo, las negociaciones para la adquisición de la casa donde nació y murió el dramaturgo para hacer de ella un museo, van por buen camino.
Juan Avilés, director de Extensión de la Cultura y los Servicios de la UAS, explicó que el Rector Héctor Melesio Cuén, ya autorizó la compra del inmueble.
"Ya hicimos la oferta a la familia y estamos en espera de la respuesta para empezar los trabajos, las cosas van por buen camino", dijo.
"En cuanto la familia acepte la compra de la casa, buscaremos los programas adecuados y nos coordinaremos con Difocur para empezar los trabajos para la creación del museo. Se tenía previsto que serían entre 7 y 8 millones de pesos lo que costaría la adecuación".



"Óscar fue un soñador comprometido con su pueblo e ideales, un luchador social que con su escritura sacudió conciencias, que nunca calló ante las injusticias, aún en contra del Gobierno."
Adelina Cabanillas
Hermana de Óscar Liera



CELEBRACIÓN En febrero, el Tatuas celebrará las 150 representación de 'El jinete de la Divina Providencia' y a finales del año remontarán 'El Oro de la Revolución Mexicana'.


NACIMIENTO El dramaturgo sinaloense nació el 24 de diciembre de 1946 y murió el 5 de enero de 1990.
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades