Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Vértigo
DVD Verse: 'Batalla en el cielo'
Ernesto Diezmartínez Guzmán
08/01/2008 | 00:00 AM
Marcar como favorita
La cartelera de Culiacán apesta y en serio: por lo mismo, no hay más que refugiarse en los DVDs, en los rentados y en los adquiridos, sea en supermercados, en la tienda especializada más grande en la ciudad o en los botaderos de los video-clubes, como fue éste el caso.


*****

Después de haber provocado polémicas en Cannes 2005 -de donde regresó con las manos vacías- y después de haberse estrenado en nuestro país hace un par de años con más pena (taquillera) que gloria (crítica), ya está disponible en DVD nacional Batalla en el cielo (México-Bélgica-Francia-Alemania, 2005), segundo largometraje del ex jurista convertido en cineasta Carlos Reygadas, candil de la calle festivalera/internacional ya que, con apenas tres cintas en su haber -su tercer filme, el multipremiado y unánimemente elogiado Luz silenciosa (2007), permanece inédito en Culiacán- se ha convertido en uno de los nombres y los rostros más conocidos del mundo fílmico internacional.
Con Batalla en el cielo -ahí lo dejo a usted interpretando la razón del título, como con Japón (2002) o la ya mencionada Luz silenciosa- Reygadas cambió de escenario -del remoto México rural de Japón a la urbe más grande del mundo, el Distrito Federal- pero no de estilo: expresivo uso poético del sonido, planos secuencia claves bien ejecutados, realismo crudo/provocador embarrado en la jeta de las buenas conciencias, actuaciones amateurs que pueden funcionar o ser un franco estorbo y, por supuesto, una antología de imágenes portentosas que valen por sí mismas, más allá de cualquier explicación reduccionista, como las secuencias del izamiento de la bandera en el zócalo, que nos remite al cine de Rubén Gámez.
La trama, narrada/escamoteada por Reygadas ("la narrativa para mí... pasa a un plano secundario": el cineasta entrevistado por Javier Pérez en mi website cinevertigo.com), está centrada en la relación (emocional, sexual y de otras) que tiene la niña rica güerita Ana (Anapola Mushkadiz) -que se prostituye nomás porque sí- y su gordazo chofer mestizo casi mudo Marcos (Marcos Hernández, auténtico chofer del papá de Reygadas), quien ha secuestrado a su propio sobrino sólo para que se le muera en cautiverio.
La historia es, como en Japón, un mero excipiente para que vuelvan por sus fueros las obsesiones (y con ellas las imágenes) sociales, religiosas, rituales y sexuales de Reygadas.
Así, el cineasta volvió a encontrar la manera de escandalizar a quien se deje, en este caso, a sus propios actores, que le pidieron censurar las dos felaciones de Ana a Marcos, un par de escenas prefabricadamente escandalosas, cual vulgares remedos del espectacular disparo hacia la cámara de El gran robo al tren (Porter, 2003), según J. Hoberman en el Village Voice, pues lo que busca Reygadas, a veces -y en especial en Japón y Batalla en el cielo-, es nomás joder.
Pero, ¿no hacen esto siempre los provocadores? Eso sí: en el DVD respectivo no hay censura. Usted puede ver las dos escenas "malditas" sin corte alguno. Para bien y para mal. Y ojalá en estos días llegue a las salas de cine culichis Luz silenciosa. O, por lo menos, en DVD.

Comentarios: cinevertigo.blogspot.com
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades