Vértigo: Todo lo demás - Noroeste
Periódico Noroeste
20 de Julio de 2018  •  Edición impresa Edición de hoy  •  28º
Buscar
null
>
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
COLUMNA
Vértigo: Todo lo demás
.
Ernesto Diezmartínez Guzmán
14/07/2018
Compartida 29 veces
Marcar como favorita
Foto: Internet

Todo lo demás (México, 2016), cuarto largometraje -primero de ficción- de la cineasta de origen sinaloense Natalia Almada (documentales Al otro lado/2005, El general/2009 y El velador/2011), fue presentada en Morelia 2016 en donde ganó una mención honorífica por su dirección y el premio a la Mejor Actriz, otorgado a Adriana Barraza. La cinta se estrenó en la Ciudad de México en enero de este año pero, para variar, nunca llegó a exhibirse en Culiacán. No importa: la película ya está disponible, en servicio streaming, en la página de Cinepolis Klic (www.cinepolisklic.com).

La cinta fue presentada fue presentada en Morelia 2016 en donde ganó una mención honorífica por su dirección

y el premio a la Mejor Actriz, otorgado a Adriana Barraza.

Doña Flor (Adriana Barraza, espléndida) es una burócrata que trabaja en el INE (en la película es el IME) tramitando la credencial para votar con fotografía. Seguimos la vida rutinaria de Doña Flor durante varios días, casi de forma inalterable: se levanta, toma el metro para ir a su trabajo, se pinta los labios, se quita el exceso de carmín con un klínex, le hace las mismas preguntas a todos los ciudadanos, rechaza o no los papeles que le llevan, regresa a su casa en metro, le hace cariños a su única compañía –un gato llamado Manuelito-, anota los nombres de las personas que atendió en algún libro por alguna razón que no sabemos, va a una alberca a ver a la gente nadar -ella, al parecer, le tiene fobia al agua-, cena alguna concha y se duerme... para levantarse al día siguiente y empezar todo de nuevo.

 El catálogo del festival de Morelia afirma que la cinta está inspirada en Hannah Arendt y su idea de que la burocracia es la peor forma de violencia. No dudo de esa inspiración -cada quien se inspira en lo que quiere, la verdad sea dicha-, pero es obvio que estamos ante una especie de versión nacional de la obra maestra de Chantal Akerman Jeanne Dielmann, 23, quai de commerce, 1080 Bruxelles (1975), solo que sin la contundencia de su desenlace. Es evidente que Almada quiere aburrir al respetable -como en su momento lo hizo conscientemente Akerman- representando la vida vacía de esa mujer a la que no le pasa nada de nada, a no ser la muerte de su querido gato.

La fotografía de Lorenzo Hagerman es exquisita, Barraza está extraordinaria en un personaje que le demanda la mayor sutileza posible y el objetivo de Almada se cumple: uno se siente exasperado y aburrido hacia la primera parte del filme. El problema es que la cinta no pasa de ser un ejercicio de estilo que bien podría haber durado tres horas o cuarenta minutos: el loop vacío de la vida de Doña Flor seguramente se prolongará hasta el día que ella se jubile y, luego, se muera.

Un ejercicio estético notable, sin duda alguna, pero tengo la sensación que es más estéril que cualquier otra cosa. De todas formas, vale la pena revisarlo.

 Comentarios: en la página web www.ernestodiezmartinez.com, en la cuenta de twitter @Diezmartinez y en el correo electrónico ernesto.diezmartinez@gmail.com

TRÁILER

Sé un buen ciudadano
Suscríbete al boletín Front News y recibe las noticias más importantes en tu correo todos los días.
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..