Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Vibra México en la voz del Coro Guillermo Sarabia
El público que acude al TAP se emociona al escuchar canciones que definen el sentimiento de ser mexicano
Héctor Guardado
13/10/2018 | 1:19 PM
Marcar como favorita
Foto: Rafael Villalba

MAZATLÁN._ Canciones que definen el profundo sentimiento de lo mexicano y que cada vez se cantan menos es lo que Enrique Patrón de Rueda, director artístico del espectáculo Deja que salga la luna, quiso rescatar para crear un momento mágico cargado de nacionalismo.

El Teatro Ángela Peralta, la noche del viernes, vibró en el marco del Festival Cultural Mazatlán.

Las voces del Coro Guillermo Sarabia integrado por solistas dedicados al estudio del bel canto en el taller que imparten Patrón de Rueda y Martha Félix, fueron los que hicieron emocionar al público con las texturas de los sonidos emitidos por sus voces formadas en la exigente y compleja técnica de la ópera.

Las voces consiguieron registros que crearon momentos de terciopelo por la delicadeza con la que emitieron los sonidos; el dominio de la técnica vocal les permitió alargar notas agudas por tiempo indefinido, provocando la admiración del público, pero sobre todo consiguieron crear una atmósfera de armonía y equilibrio con su actuación.

La música fue interpretada por el Rúbrica Ensamble Tradicional Mexicano, que suena como un mariachi de altos vuelos, integrado por algunos músicos de la OSSLA, ellos también aportaron calidad al sonido que llenó el vacío de la noche, esos fueron los ingredientes que consiguieron crear una textura sonora que sedujo los oídos del público que llenó las butacas del teatro Ángela.

Para abrir la mexicanidad de los corazones ahí presentes, la velada musical arrancó con El son de la negra, un himno para los que nacieron en este País, fue bailado por dos parejas, las enormes faldas llenaron de colores en movimiento el escenario.

En la parte de atrás del escenario, postales de lugares, objetos, artesanías, haciendas, arquitectura que representan lo nacional fueron proyectadas durante todo el espectáculo para darle más sabor azteca a la noche.

Siguió Deja que salga la luna; se dejó escuchar una clásica de José Alfredo: Amanecí otra vez entre tus brazos; el himno que acompañó la figura de Lola Beltrán a lo largo de su carrera, Paloma negra.

Uno de los momentos que dejaron huella en el oído del auditorio fue la interpretación de Cielo rojo por la mezzosoprano Mariana Sofía García, que en cada nota consiguió un equilibrio que emocionó al público, por supuesto hizo malabares con la voz cuando la canción le impuso notas agudas sorprendiendo a los asistentes que explotaron en un aplauso.

Siguieron con Bésame mucho, La negra noche que estuvo a cargo del tenor Andrés Carrillo y la soprano mazatleca Penélope Luna.

Iván Valdez, tenor de Culiacán, ofreció una versión interesante de El pastor de Los cuates Castilla que está cuajada de agudos.

La canción Ella abrió un momento para el legendario José Alfredo a la que le siguieron Si nos dejan y El Rey.

La sección del Mosaico Nacional recorrió las bellezas naturales de México desde Yucatán con Aires del Mayab hasta Jalisco con Guadalajara y Ay Jalisco, no te rajes cantada por Andrés Carrillo, pasando por el Norte con Norteña de mis amores y los sones tropicales que florecen en Veracruz con la Cumbancha de Agustín Lara, interpretada con gracia y picardía por Karla Arce.

La noche se enriqueció con las composiciones de Juan Gabriel: Caray, Se me olvidó otra vez y Amor eterno.

No podía faltar el sabor agridulce de las composiciones del choixense José Ángel Espinoza Ferrusquilla, con Échame a mí la culpa; La graciosa Yo no fui, de Consuelo Velázquez, que hizo popular Pedro Infante, la cantó Iván Valdez acompañado de una jacarandosa rumbera que llenó de movimiento el escenario.

Penélope Luna le hizo homenaje al compositor sinaloense Enrique Mora con el vals Alejandra y la velada cerró con luces pirotécnicas mientras se oía México lindo y querido, Viva México y El sinaloense.

El público con un aplauso rabioso pidió una más y se interpretó el popurrí de Juan Gabriel con el que se coronó una noche en la que México se iluminó con las voces del coro Guillermo Sarabía que se ofrendaron a la nación.

SORPRESIVO CUMPLEAÑOS

La noche del viernes, el maestro Enrique Patrón de Rueda cumplió años y el coro Guillermo Sarabia le reservó una sorpresa, en acuerdo con el mariachi invitaron al público a cantarle Las mañanitas.

Patrón de Rueda, emocionado, sacó su celular para grabar el momento mientras el público le ofrendaba su cariño y abrazos por un año más de vida.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades