Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
COLUMNA
VÉRTIGO: Aves de presa y la fantabulosa emancipación de una Harley Quinn
.
Ernesto Diezmartínez Guzmán
22/02/2020
Marcar como favorita
Foto: Cortesía

 En la ya famosa entrevista que dio Martin Scorsese a la revista Empire el año pasado por la cual se convirtió en el azote de los marvelitas, el director de Toro salvaje (1980) dijo que no le interesaban las películas del MCU porque básicamente no eran cine sino una especie de parque de diversiones.

Esa frase fue la más famosa y la que, como dicen los influencers –y también la prensa “seria”, pues cada vez se parecen más-, “encendió las redes sociales”. Sin embargo, en esa misma entrevista, Scorsese aceptó que las películas en cuestión pueden estar bien realizadas y que los actores hacen lo mejor que pueden, “bajo esas circunstancias” –siendo las circunstancias, por supuesto, que se trata de películas de monitos.

Recordé las palabras de Scorsese en algunas escenas aisladas de Aves de presa y la fantabulosa emancipación de una Harley Quinn (Birds of Prey: And the Fantabulous Emancipation of One Harley Quinn, EU, 2020), la más reciente película del DCC-CU, pues los únicos momentos disfrutables de esta película suceden cuando uno puede constatar el esfuerzo de los actores por salir adelante "bajo esas circunstancias”. Digamos, la bien montada pelea –la única, en realidad- en la que Jurnee Smollet-Bell les parte su mandarina a gajos a un tercio de malandros a patada limpia cual heroína de blaxpoitation-movie; el ridículo puchero de Ewan McGregor cuando no le resulta alguno de sus planes malosos; el rapport homoerótico entre McGregor y su achichincle protector Chris Messina; Mary Elizabeth Winstead, cuya presencia y ronroneante voz merecían más y mejores espacios; y, por supuesto, el indudable carisma de la protagonista/productora Margot Robbie, desperdiciado las más de las veces, pues hasta algún momento musical que podría haber sido bastante disfrutable –su homenaje/parodia de Marilyn y Madonna cantando “Diamonds are a girl’s best friend”- es cortado abruptamente para pasar al siguiente monólogo en off y a la siguiente incoherente escena de acción.

A decir verdad, el guion de Christina Hodson tiene por lo menos claro el arco dramático de sus anti-heroínas: como todas y cada una de ellas han sido maltratadas por la sociedad machista y patriarcal de Ciudad Gótica, las futuras aves de presa del título se emanciparán del heteropatriarcado abusivo y violador, para ejercer su libérrima voluntad, sin necesidad de bules masculinos para nadar.

Así pues, la cantante de voz “matadora” Dinah Lance aka Black Canary (Smollett-Bell), la ruda policía ninguneada Renee Montoya (Rosie Pérez, siempre bienvenida), la “cazadora” de pocas palabras y ballesta implacable Helena Bertinelli (Winstead) y, por supuesto, la hablantina psicópata Harley Quinn –recién abandonada por un méndigo payaso machista y opresor conocido como el Guasón-, se tendrán que enfrentar a cierto junior maloso y misógino (McGregor) como última prueba de que los tiempos han cambiado y que hasta en Ciudad Gótica han llegado el #MeToo y el empoderamiento femenino.

El discurso argumental es bastante coherente, sin duda, y el McGuffin que justifica la acción –cierto valiosísimo diamante que es robado y luego tragado por una ladronzuela solovina (Ella Jay Basco en su debut cinematográfico)- está bien ideado. Los problemas están en otra parte: en unas escenas de acción pobremente imaginadas y montadas –la pelea final aspira al estilo camp de la teleserie Batman (1966), pero sin la debida gracia-; en la invasiva voz en off de la propia protagonista, que llega a ser tan molesta como repetitiva; y en una fallida ligereza narrativa que no llega a funcionar ni siquiera como puro relajo.

Debo confesar que, de repente, sentí simpatía, como dijera Scorsese, por todos los actores involucrados en este desastre. Pero luego me acordé que, seguramente, les pagaron bastante bien por ello, así que, nada de eso, qué simpatía ni qué nada. Que los compadezca su abuela.

Comentarios: en la cuenta de twitter @Diezmartinez, en la cuenta de Instagram ernesto.diezmartinez y en el correo electrónico ernesto.diezmartinez@gmail.com. Más críticas en el blog de Patreon: www.patreon.com/diezmatinez

En tiempos de incertidumbre, informarte bien es prioridad

En Noroeste estamos concentrados en informarte con precisión, oportunidad y verificación sobre los impactos sanitarios y económicos del Covid-19 en Sinaloa y México.

Es por ello que todos los contenidos relacionados con ese tema será abiertos a todo el mundo gracias a nuestros anunciantes y suscriptores. Si quieres apoyarnos, te invitamos a suscribirte aquí:

Noroeste Premium


INFORME COVID-19

Visita nuestra sección especial sobre Covid-19 actualizada en tiempo real - Ir a sección

Suscríbete a nuestro newsletter diario "Informe Covid-19"

Suscríbete a nuestro servicio de Noticias por Whatsapp en este número: 6674318521
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades