Adopción de derechos vs demagogia publicitaria

    No puede haber ciudadanía plena mientras haya niñas, niños y adolescentes victimizados y sin acceso al más completo ejercicio de sus derechos.

    Séneca dijo: “La recompensa de una buena acción está en haberla hecho”. En ese sentido, la belleza derivada de la adopción radica en asumir la paternidad de manera permanente para dar una vida nueva a un ser humano que merece una existencia digna y feliz, no en “darle una probadita” a una experiencia familiar distinta y publicitarla en redes sociales.

    Nadie dijo, cierto, que la familia gobernante en Nuevo León, de Movimiento Ciudadano, debería sujetarse a los autores clásicos y menos aún si tenemos en cuenta su éxito político y popularidad en una generación menor de 35 años, con una narrativa en redes sociales que ha sido lucrativa, para ellos, con ciertas expresiones e imágenes inaceptables para muchas otras audiencias.

    Sin duda, los procesos de adopción conllevan una complejidad emocional que exige una preparación consciente por parte de las familias que optan por este camino.

    Este fin de semana, Samuel García, Gobernador de Nuevo León, y su esposa, Mariana Rodríguez, “adoptaron” a un bebé del DIF Capullos por un periodo de un fin de semana.

    La influencer de Instagram anunció a través de su cuenta que había formado un vínculo fuerte con el menor de cinco meses y que, por ese motivo, solicitó un permiso de convivencia familiar con él.

    El pequeño Emilio padece esquizencefalia de labio derecho abierto, una enfermedad poco común que se presenta como una malformación del grupo de los trastornos de migración cerebral y que causa lesiones estructurales graves. Se manifiesta mediante crisis epilépticas de difícil manejo, alteraciones en el desarrollo del lenguaje, defectos visuales y microcefalia.

    La primera dama neoleonesa también presumió que el bebé, estando en casa con la pareja, vestía de “fosfo”, el color naranja característico del partido político Movimiento Ciudadano al que pertenece Samuel García.

    La pareja se ha caracterizado por su constante exposición en redes sociales, donde Rodríguez es una persona con tal audiencia y alcance, que sus acciones pueden dar ejemplo a sus seguidores.

    La exhibición de las imágenes con el bebé inevitablemente mueve a recordar a Séneca. Las buenas acciones no se presumen, se hacen sin esperar o promover el reconocimiento.

    Al mismo tiempo, es evidente la violación a los derechos básicos del niño, expuesto en su identidad y en sus padecimientos. Lo que es más, la Ley General de Derechos de Niñas y Niños prohíbe en sus artículos 68 y 80 la difusión de imágenes de la niñez.

    Desde el Consejo Ciudadano de la CdMx nos unimos a la exigencia de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) -con quienes hemos impulsado diversas acciones para la protección de niñas, niños y adolescentes en todo el país- de no trivializar las figuras de adopción, particularmente del DIF, también aliado nuestro -tanto en su oficina local como en la federal- para la defensa de la niñez.

    No puede haber ciudadanía plena mientras haya niñas, niños y adolescentes victimizados y sin acceso al más completo ejercicio de sus derechos. En esa agenda trabajamos todos los días con el Gobierno de la Ciudad de México, encabezado por Claudia Sheinbaum, y Save the Children, integrante del Consejo.

    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Suscríbete y ayudanos a seguir
    formando ciudadanos.

    Suscríbete
    Artículo disponible solo para lectores registrados
    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Sé parte de nuestra comunidad.

    Regístrate gratis
    Descarga gratis nuestra App
    Download on the App Store    Disponible en Google Play