|
"Observatorio"

"Candidato de Morena: filtros y dedo"

""
OBSERVATORIO

    Todos entran, pero AMLO dirá quién

    alexsicairos@hotmail.com

    Tras conocerse las reglas del proceso interno es un hecho que sí se registrarán Imelda Castro Castro, Rubén Rocha Moya, Luis Guillermo Benítez Torres y Gerardo Vargas Landeros con miras a que el Movimiento Regeneración Nacional designe a uno de los cuatro como candidato al Gobierno de Sinaloa. Para ellos y los que se acumulen esta semana ahora el tema pendiente es cómo operará la criba presidencial para que sean postulados solamente los que Andrés Manuel López Obrador palomee.

    La convocatoria abre un enorme zaguán para que participe quien quiera, pero establece un pequeño cedazo que hace las funciones del ojo de la aguja por la cual debe pasar el camello. Carece de sorpresas al ser idéntica la maniobra que se utilizó para darle la dirigencia nacional de Morena a Mario Delgado Carrillo y dejar fuera de la jugada a Porfirio Muñoz Ledo, quien en realidad fue el mejor evaluado en la misteriosa encuesta que en secreto manejaron el partido y el Instituto Nacional Electoral.

    Sólo son las reglas, hay que enfatizar en ello, con las que se le expone a la opinión pública el “deber ser” del concurso; tras bambalinas de la más alta cúpula del poder legítimo se definirá el “puede ser” y vale recordar que persisten partidarios de “al diablo con las instituciones” no se diga con “al diablo con las encuestas”. Y siendo sensatos no se le debe apostar todo a una indagación vía telefónica tan manipulable como superficial.

    Otra vez se inquirirá a la militancia morenista (¿con base en qué padrón? Quien sabe) pero será después de que el 5 de diciembre acudan a la Ciudad de México a registrarse los aspirantes. De los que se apunten se seleccionará a cuatro ponderando el perfil con el cual se pueda “fortalecer la estrategia político electoral de Morena en el País”. Luego serán sometidos al instrumento del sondeo y la metodología se hará del conocimiento de éstos, aunque tendrán que mantenerla bajo reserva. A más tardar el 1 de febrero se sabrá quién obtiene la postulación.

    Todo indica que la encuesta, que tendrá carácter de inapelable, se ha convertido en un requisito tan frágil como el acta de matrimonio extendida en las kermeses. Existen cuestiones más sólidas para fundar la determinación como el plan de gobierno ajustado a los principios rectores de la 4T, la participación en causas sociales que signifiquen identidad con la sociedad y la nominación de al menos siete mujeres en los 18 estados que eligen Gobernador.

    Otra barrera que deberán saltar los que participen consiste en cancelarle el registro a aquel al que se le demuestre que incurre en acusaciones públicas contra Morena, los órganos de dirección u otros aspirantes o protagonistas. Cuidado con esto porque Gerardo Vargas y “El Químico” Benítez son los que más han apuntado la artillería de lodo, el primero contra Rocha Moya y el segundo contra todos los suspirantes al creerse el único morenista puro y en consecuencia merecedor absoluto de la candidatura.

    También se les abre la oportunidad de que participen otros como el Alcalde de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro; Manuel Guillermo Chapman Moreno, Presidente de Ahome; la Diputada federal Yadira Marcos y tal vez Tatiana Clouthier, integrante de la Cámara de Diputados; aunque ella ha dicho que no iría en la boleta comicial en Sinaloa pese al buen rating electoral. Y muchos más que quieran gastar de oquis en el viaje al DF el próximo sábado.

    Pero el hecho es que al fin el Comité Ejecutivo Nacional de Morena dio a conocer la convocatoria que regirá la definición del candidato al Gobierno de Sinaloa, y que no la tendrán tan fácil aquellos que le están metiendo mucha lana a las redes sociales, comprando espacios informativos en medios nacionales para derribar a contrincantes, o apostándole todo a las fotos que se toman con AMLO y la seducción de sectores y políticos que les pueda dar una manita para librar las aduanas morenistas.

    Entonces de ahora en adelante hay que fijar la atención en dos claves centrales: una, la definición final estará sujeta a lo establecido en los convenios de coalición, alianza, candidaturas comunes y paridad de género y, dos, quien aspire al cargo tendrá que demostrar trayectoria de lucha indeclinable en causas sociales, construcción de vida democrática y aporte a la Cuarta Transformación.

    Otros candados tienen que ven con que no hayan sido sancionados por violencia de género, garantizar el compromiso de no mentir, no robar y no traicionar, así como firmar la carta de conformidad con los documentos básicos de Morena, el proceso interno y los resultados que deriven. Y señoras y señores el requisito culminante es que el Presidente López Obrador les dé la “bendición”.

    Reverso
    Entre negros será la cena,
    Y a la carta lengua de boa,
    Mucho antes que en Morena,
    Haya acuerdo por Sinaloa.

    El bloque prianista
    A punto de formalizarse la alianza electoral, “por el bienestar de Sinaloa” según aducen las dos partes, los partidos Revolucionario Institucional y Acción Nacional definirán los términos con los que irán a buscar la adhesión de otros partidos con o sin registro tales como el Sinaloense, de la Revolución Democrática, México Libre, Verde, y Redes Sociales Progresistas. A contrarreloj, porque las coaliciones deberán registrarse en menos de un mes, la mesa ha sido instalada para que cada sigla se acerque a negociar y decida si le entra o no.

    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Suscríbete y ayudanos a seguir
    formando ciudadanos.

    Suscríbete
    Descarga gratis nuestra App
    Download on the App Store    Disponible en Google Play