El craso error de la Auditoría Superior

    Una de las facultades constitucionales del Poder Legislativo en México está en el ejercicio de control del gasto y la revisión de la cuenta pública. Dentro de los “principios parlamentarios” la función de control es una de las más importantes en la teoría del Estado.

    El control parlamentario garantiza los límites del poder en la Constitución. Uno de los límites más claros para el ejercicio del poder en la titularidad del Ejecutivo y la administración pública federal recae en el órgano técnico especializado en fiscalizar y auditar el uso y gasto de los recursos públicos federales en los poderes de la Unión.

    Este órgano técnico se llama Auditoría Superior de la Federación y sus facultades se expresan en el artículo 79 de la Constitución Política Mexicana, dotándola de autonomía técnica y de gestión para fiscalizar los egresos, los ingresos y la deuda que otorgue el gobierno federal y sus dependencias. El órgano fiscalizador depende de la Cámara de Diputados y tiene, además, facultades de fiscalización a entidades federales y municipios cuyos empréstitos cuenten con recursos o garantías federales.

    Dicho lo anterior, la Auditoría Superior de la Federación cumple una función de control y límite al poder del Presidente de la República, por ello y fiel a su estilo, durante la semana la ofensiva de Andrés Manuel hizo blanco en el titular de la ASF, David Colmenares Páramo por las observaciones a la cuenta pública 2019.

    Colmenares Páramo fue electo titular de la ASF en 2018, es licenciado en economía por la UNAM y ha ejercido como titular de la unidad de coordinación de entidades federativas de la SHCP, auditor especializado en el gasto federalizado, contralor interno del Tribunal de Justicia Fiscal y Administrativa. Fue secretario de finanzas en Oaxaca, delegado de Banobras entre otros cargos.

    Los hechos son por todos conocidos, la Auditoría Superior de la Federación hizo públicos los hallazgos a la revisión de la cuenta pública federal 2019. Los reflectores se enfocaron en cinco temas: Aeropuerto de Santa Lucía, Tren Maya, Refinería Dos Bocas, programa “Sembrando Vida” y “Jóvenes construyendo futuro”.

    El Presidente de la República inmediatamente utilizó sus micrófonos mañaneros para desestimar lo expuesto por el auditor, argumentando que el titular del órgano fiscalizador tenía mal los datos y se estaba haciendo política en favor de sus adversarios. Casi de inmediato varios legisladores federales afines a la denominada 4T pidieron la renuncia del titular de ASF.

    Si bien es cierto que la auditoría pudo cometer errores en las estimaciones sobre el costo de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, nada justifica lo encontrado en las otras áreas y programas auditados. Este “craso error” aceptado por David Colmenares le cae como anillo al dedo a López Obrador para desestimar las observaciones que tienen sustento y son parte de aquello por lo que debe responder el gobierno federal.

    Mientras toda la atención se centra en la discusión aeroportuaria, el habilidoso Presidente ya sacó de la agenda el riesgo que advierte la Auditoría sobre el proyecto del Tren Maya que inició su construcción sin los permisos ambientales correspondientes, falta de consulta a las comunidades indígenas y la falta de transparencia en el gasto por varios millones de pesos

    Lo mismo en Dos Bocas donde se denuncia el riesgo de inundación en las obras y la falta de comprobación en gastos. La misma falta de transparencia alcanza también a los programas “Jóvenes construyendo futuro” con poco más de 51 millones y las becas “Benito Juárez” en donde hay duplicidad en los padrones. De la Auditoría Superior se podrán decir muchas cosas, pero nunca me había tocado ver que, sin el mínimo de vergüenza ante los señalamientos formales, literal y sin empacho; los patos le tiren a las escopetas. En fin, cosas de la 4T. Luego le seguimos...

    Una de las facultades constitucionales del Poder Legislativo en México está en el ejercicio de control del gasto y la revisión de la cuenta pública. Dentro de los “principios parlamentarios” la función de control es una de las más importantes en la teoría del Estado.

    El control parlamentario garantiza los límites del poder en la Constitución. Uno de los límites más claros para el ejercicio del poder en la titularidad Ejecutivo y la administración púbica federal recae en el órgano técnico especializado en fiscalizar y auditar el uso y gasto de los recursos públicos federales en los poderes de la Unión.

    Este órgano técnico se llama Auditoría Superior de la Federación y sus facultades se expresan en el artículo 79 de la Constitución Política Mexicana, dotándola de autonomía técnica y de gestión para fiscalizar los egresos, los ingresos y la deuda que otorgue el gobierno federal y sus dependencias. El órgano fiscalizador depende de la Cámara de Diputados y tiene, además, facultades de fiscalización a entidades federales y municipios cuyos empréstitos cuenten con recursos o garantías federales.

    Dicho lo anterior, la Auditoría Superior de la Federación cumple una función de control y límite al poder del Presidente de la República, por ello y fiel a su estilo, durante la semana la ofensiva de Andrés Manuel hizo blanco en el titular de la ASF, David Colmenares Páramo por las observaciones a la cuenta pública 2019.

    Colmenares Páramo fue electo titular de la ASF en 2018, es licenciado en economía por la UNAM y ha ejercido como titular de la unidad de coordinación de entidades federativas de la SHCP, auditor especializado en el gasto federalizado, contralor interno del Tribunal de Justicia Fiscal y Administrativa. Fue secretario de finanzas en Oaxaca, delegado de Banobras entre otros cargos.

    Los hechos son por todos conocidos, la Auditoría Superior de la Federación hizo públicos los hallazgos a la revisión de la cuenta pública federal 2019. Los reflectores se enfocaron en cinco temas: Aeropuerto de Santa Lucía, Tren Maya, Refinería Dos Bocas, programa “Sembrando Vida” y “Jóvenes construyendo futuro”.

    El Presidente de la República inmediatamente utilizó sus micrófonos mañaneros para desestimar lo expuesto por el auditor, argumentando que el titular del órgano fiscalizador tenía mal los datos y se estaba haciendo política en favor de sus adversarios. Casi de inmediato varios legisladores federales afines a la denominada 4T pidieron la renuncia del titular de ASF.

    Si bien es cierto que la auditoría pudo cometer errores en las estimaciones sobre el costo de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, nada justifica lo encontrado en las otras áreas y programas auditados. Este “craso error” aceptado por David Colmenares le cae como anillo al dedo a López Obrador para desestimar las observaciones que tienen sustento y son parte de aquello por lo que debe responder el gobierno federal.

    Mientras toda la atención se centra en la discusión aeroportuaria, el habilidoso Presidente ya sacó de la agenda el riesgo que advierte la Auditoría sobre el proyecto del Tren Maya que inició su construcción sin los permisos ambientales correspondientes, falta de consulta a las comunidades indígenas y la falta de transparencia en el gasto por varios millones de pesos

    Lo mismo en Dos Bocas donde se denuncia el riesgo de inundación en las obras y la falta de comprobación en gastos. La misma falta de transparencia alcanza también a los programas “Jóvenes construyendo futuro” con poco más de 51 millones y las becas “Benito Juárez” en donde hay duplicidad en los padrones. De la Auditoría Superior se podrán decir muchas cosas, pero nunca me había tocado ver que, sin el mínimo de vergüenza ante los señalamientos formales, literal y sin empacho; los patos le tiren a las escopetas. En fin, cosas de la 4T. Luego le seguimos...

    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Suscríbete y ayudanos a seguir
    formando ciudadanos.

    Suscríbete
    Artículo disponible solo para lectores registrados
    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Sé parte de nuestra comunidad.

    Regístrate gratis
    Descarga gratis nuestra App
    Download on the App Store    Disponible en Google Play