Timeo de Locri, en el diálogo de Platón, asocia al fuego con el tetraedro; al aire, con el octaedro; al agua, con el icosaedro; a la tierra, con el cubo; e indica que como aún es posible una quinta forma (que sería el dodecaedro)

    En la naturaleza hay estructuras que son poliedros regulares casi perfectos, por ejemplo, la estructura básica del VIH es un icosaedro regular.

    Factores del Huésped que afectan a la progresión de la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana de tipo 1 (VIH-1), Tesis Doctoral presentada para obtener el grado de Doctor en Ciencias Biológicas, Universidad Autónoma de Barcelona, diciembre de 2009, Anuska Llano Montero, pág. 13

    Historia

    Se desconoce con exactitud desde cuándo eran conocidas las propiedades de estos poliedros; hay referencias a unas bolas neolíticas (fechadas hacia 2000 a. C.) de piedra labrada encontradas en Escocia.

    Los antiguos griegos estudiaron los sólidos platónicos a fondo, y fuentes (como Proclo) atribuyen a Pitágoras su descubrimiento. Otra evidencia sugiere que solo estaba familiarizado con el tetraedro, el cubo y el dodecaedro, y que el descubrimiento del octaedro y el icosaedro pertenecen a Teeteto, un matemático griego contemporáneo de Platón. En cualquier caso, Teeteto dio la descripción matemática de los cinco poliedros y es posible que fuera el responsable de la primera demostración de que no existen otros poliedros regulares convexos.

    Timeo de Locri, en el diálogo de Platón, asocia al fuego con el tetraedro; al aire, con el octaedro; al agua, con el icosaedro; a la tierra, con el cubo; e indica que como aún es posible una quinta forma (que sería el dodecaedro), Dios ha utilizado esta para el universo. Una descripción detallada de los sólidos platónicos figura en Los elementos, de Euclides.

    El nombre del cubo en árabe, Kaaba, nombra un santuario sumamente venerado en el islam.

    https://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%B3lidos_plat%C3%B3nicos

    Lugar Santísimo

    Dice el Rami:

    https://en.wikipedia.org/wiki/Solomon%27s_Temple

    “El Lugar Santísimo, también llamado la ‘Casa Interior’, tenía 20 codos de largo, ancho y alto. La explicación habitual de la discrepancia entre su altura y la altura de 30 codos del templo es que su piso estaba elevado, como la cella de otros templos antiguos. Tenía piso y revestimiento de madera de cedro del Líbano, y sus paredes y piso estaban recubiertos de oro por valor de 600 talentos o aproximadamente 20 toneladas métricas. Contenía dos querubines de madera de olivo, cada uno de diez codos de alto y cada uno con alas extendidas de diez codos de envergadura, de modo que, como estaban uno al lado del otro, las alas tocaban la pared a cada lado y se unían en el centro de la habitación. Había una puerta de dos hojas entre ella y el Lugar Santo revestida de oro; también un velo de tejelet (azul), púrpura, carmesí y lino fino. No tenía ventanas y se consideraba la morada del ‘nombre’ de Dios.

    El Lugar Santísimo se preparó para recibir y albergar el Arca; y cuando se dedicó el Templo, el Arca, que contenía las tablas originales de los Diez Mandamientos, se colocó debajo de los querubines”.

    En otras palabras, en el templo de Salomón, el lugar más sagrado que jamás hayan tenido los judíos, el lugar más sagrado ‘holy of holies’ era donde estaban alojadas las tablas con los Diez Mandamientos originales y era un cubo de 20X20X20. Estaba considerado el ‘dwelling place’ (la casa o el departamento) del nombre de Dios. Sólo del nombre porque entre los judíos no puede haber imágenes de Dios, sólo el ‘nombre’. Por eso, uno de los nombres de Dios es Hashem, que significa ‘elNombre’. Ese cubo era la casa de ‘ElNombre’.

    Estoy tratando de averiguar si a la fecha, en las sinagogas, los closets donde se guardan los pergaminos deben ser cuadrados como lo eran en el primero y segundo templos”.