El plan para que declinen Torres y Millán.
Blindar a Sinaloa de la intrusión de AMLO

OBSERVATORIO

    A mediados de abril comenzó a plantearse en la mesa de decisiones de la coalición Va por Sinaloa la idea de presentarles a Sergio Torres Félix y Rosa Elena Millán la propuesta de que se unan a la candidatura de Mario Zamora Gastélum y obtengan posiciones de gobierno ellos y sus principales operadores, en caso de que el voto lleve al mochiteco a suceder en el cargo a Quirino Ordaz Coppel. De ser sólo una posibilidad dicha en voz alta, el martes adquirió rango de alta prioridad al entrometerse el Presidente Andrés Manuel López Obrador en el proceso electoral local.

    Seguramente el planteamiento nadie se los ha formalizado a los candidatos a Gobernador del Movimiento Ciudadano y de Fuerza por México hasta que el Senador Heriberto Galindo Quiñónez lo soltó el 11 de mayo a través de un video que difundió en Facebook y anticipó la estrategia con la cual la alianza de los partidos Revolucionario Institucional, Acción Nacional y de la Revolución Democrática busca irse arriba en la intención del voto una vez que acaricia el eventual empate técnico.

    Pareciera a simple vista una cosa descabellada y desesperada. Sergio Torres sabe que tiene pocas posibilidades de ganar la elección a pesar de que realiza una campaña que ofrece reivindicar derechos y oportunidades de los grupos más desamparados por el Estado, siendo su última apuesta colaborar con las siglas tricolor en que militó toda vida. Rosa Elena Millán, quien ha sido dejada sola en la conquista del voto, sin dinero ni apoyo de los grupos o personajes que la convencieron de postularse, podría acudir a una salida airosa y ésta se la ofrece su partido, el PRI.

    Todo indica que la claudicación no está en los planes de ninguno de los dos. Se ve más factible que Tomás Saucedo, del Partido Verde; Gloria González Burboa, del Partido del Trabajo, o Yolanda Yadira Cabrera, de Redes Sociales Progresistas, decidieran retirarse de la contienda electoral y sumarse al proyecto político que encabeza Zamora, pero lo que ofrecen a cambio no son votos sino el impacto político de dicha determinación.

    Sergio Torres y Rosa Elena Millán están ideológica y emocionalmente más cerca del PRI que de la alianza que conforman el Movimiento Regeneración Nacional y el Partido Sinaloense. Excepto que el ex Alcalde de Culiacán tendría que ajustarse a lo que determinen la coordinación nacional de MC, o en su caso Millán Bueno acordar con Juan Ernesto Millán Piestch, líder estatal de Fuerza por México, en qué sentido tomará la invitación, a ninguno de los dos les conviene salir de la elección en curso con las manos vacías.

    En la mancomunidad Morena-PAS, Torres y Millán quedarían desplazados porque ni siquiera multiplicando los espacios de servicio público que tiene el Gobierno del Estado alcanzarían para colocar a tantos morenistas y pasistas que pretenden aparecer en la nómina oficial. Tampoco caben en el esquema de cogobierno pactado entre Rubén Rocha y Héctor Melesio Cuén Ojeda, por lo cual les vendría bien una Secretaría del Gabinete estatal a cada uno, que es lo máximo a lo que pueden aspirar.

    Todo esto, que desde hace un mes cobró forma en la campaña de Zamora como “úsese en caso de emergencia” será llevado a la etapa en la cual se intentará concretarlo a raíz de que López Obrador mostró la tentación de traer a Sinaloa injerencia similar a la que ha mostrado en el caso Nuevo León donde utiliza a la Fiscalía General de la República para bajar de la contienda electoral a los dos punteros de la tendencia del voto para Gobernador, Samuel García de MC y Adrián de la Garza del PRI, para allanarle el camino a Clara Luz Flores, postulada por Morena.

    En la conferencia de prensa mañanera del martes, el Presidente declaró que investigará un supuesto acto de proselitismo en las campañas electorales de Sinaloa por parte de dos secretarios de gobierno, siendo que el Instituto y el Tribunal Electoral estatal ya actuaron contra Evelio Plata y Manuel Tarriba, quienes estando en funciones como secretarios de Pesca y Agricultura, acudieron a eventos de campaña de Mario Zamora.

    En tal contexto donde el Ejecutivo Federal desobedece la amonestación del Instituto Nacional Electoral por inmiscuirse en el proceso comicial en curso, la opción que ventiló Heriberto Galindo el mismo día de la intrusión de AMLO entró a la fase de implementación, dependiendo ahora de Sergio Torres y de Rosa Elena Millán, así como de demás candidatos a Gobernador, si la aceptan o la desechan según convenga a sus aspiraciones y los intereses que las alientan.

    “Ha llegado el momento en que quienes no están en la final, concretamente Sergio Torres y Rosa Elena Millán, deberían de meditar y considerar la pertinencia y la conveniencia para Sinaloa de sumarse a Mario Zamora para que la elección sea contundente y quien gane lo haga con holgura”, propuso Heriberto Galindo cantando la cuenta regresiva del “sí” o el “no” de los “invitados” a declinar a favor de la coalición Va por Sinaloa.

    Reverso

    Depende a cuál canoa,

    Rescaten de la inmersión:

    en una va Sinaloa,

    En la otra la perdición.

    FxM o Fuga por Mario

    Por lo pronto, Gladys Obeso, Secretaria General en Sinaloa de Fuerza por México, dio ayer un anticipo de la desbandada que favorecerá a la candidatura de Mario Zamora. La realidad es que el partido de Gerardo Islas Maldonado se quedó muy por debajo de las expectativas que creó en políticos como Juan Ernesto Millán Pietsch y Rosa Elena Millán Bueno, con el desencanto in crescendo que en las próximas semanas dará lugar a definiciones importantes. Lástima: excelente candidata a Gobernadora para tan pobre plataforma política.