Información de salud y los dichos de El Químico

    “Si la animadversión de la autoridad municipal o la molestia de los organizadores de un concierto es el ‘precio’ que tenemos que pagar a cambio de lograr mejores decisiones que beneficien a la mayoría de la gente, lo seguiremos ‘pagando’ con gusto”.

    Desde que inició la pandemia de Covid-19 en México, la información de salud ha sido de la más demandada por los lectores, por obvias razones. A la gente le interesa estar informada de lo que está pasando en ese aspecto.

    Desde números de casos, estatus de vacunas, nuevas cepas, medidas sanitarias, decisiones de las autoridades, color del semáforo de alerta, en fin, todo ha sido muy leído.

    La salud en estos meses ha sido la prioridad y así lo marcan los niveles de lectoría. De hecho el mes pasado, fue el tema número 1 en lectura en nuestro sitio web, de acuerdo con las cifras registradas. Y este mes de junio apunta a que será muy parecido.

    Con un repunte serio en los casos y decesos en Mazatlán, se vuelve más prioritario que estemos señalando de manera constante datos y contextos relacionados con la prevención.

    Esta semana, el martes, observando el repunte de casos y en vista del lleno turístico que registra el puerto por el verano, además del anuncio de un concierto masivo en el estadio de futbol El Kraken, nuestros periodistas cuestionaron al Alcalde mazatleco, Luis Guillermo “El Químico” Benítez Torres, sobre la situación.

    La pregunta específica fue que se estaban autorizando eventos por parte de la autoridad municipal, siendo que los casos y decesos iban en aumento.

    El Presidente Municipal respondió que si había decesos en Mazatlán por Covid-19 no era culpa del Ayuntamiento sino de quienes trataban a los contagiados, específicamente el personal médico.

    Aunque de manera inicial la nota que envió la reportera al sitio web no destacaba demasiado esa declaración precisa y solo la ponía como un añadido a la nota general de la entrevista, más tarde se reeditó la nota por parte de los editores al considerar de vital importancia que la autoridad encargada de autorizar o no eventos masivos se deslindara así de los efectos de la pandemia.

    Se editó una nota señalando el repunte de casos y los eventos masivos que había en puerta y además se hizo una nota de la declaración específica del Alcalde, y así se publicó en la portada de nuestros ejemplares impresos de Mazatlán y Culiacán del día siguiente, el miércoles, además de subirse las dos notas ya con este enfoque a nuestro sitio digital, e insertarse el audio de la declaración en una de ellas.

    La nota de la declaración del Presidente Municipal fue muy leída en el sitio, con más 3 mil clics, pero sobre todo circuló mucho en Facebook la imagen de nuestras dos portadas impresas, las cuales se suben todos los días a esa red social.

    El post con la portada de Noroeste Culiacán ese día tuvo un alcance de 70 mil 104 personas, 4 mil 878 interacciones y mil 177 reacciones, comentarios y veces que se compartió.

    Mientras que el post con la portada de Noroeste Mazatlán registró el triple: 201 mil 416 personas alcanzadas, 24 mil 483 interacciones y 6 mil 854 reacciones comentarios y veces que se compartió.

    Todo esto con datos que arroja Facebook oficialmente. Es decir, el tema tuvo viralidad en redes sociales, ¿por qué? Porque la gente se interesó y, sobre todo, se indignó por la declaración del gobernante mazatleco.

    También la imagen de nuestra portada circuló mucho en chats de WhatsApp, aunque de esto no podemos medir qué tanto, pero incluso observamos que alguien, un lector o usuario, armó una historia con la imagen de la portada recortada con la nota específica del Alcalde y la hicieron circular en Facebook-Instagram y hasta como historia de WhatsApp.

    Obviamente hubo molestia por parte del Alcalde y su equipo por la publicación de la nota y aunque al día siguiente insistió en el mismo tenor en sus declaraciones, el jueves tuvo que salir a ofrecer una disculpa a los médicos. Lo hizo a través de un boletín, en el que, de paso, acusó a un medio local de haber tergiversado sus declaraciones.

    No sabemos si se refería a nosotros y/o a la televisora local, la cual también destacó en sus videos informativos la desafortunada y polémica declaración.

    En fin, por más que nos haya dado clics y viralidad en redes, y haya generado una vez más los reclamos y acusaciones del Gobierno municipal hacia la prensa, para nosotros lo más valioso es que todo eso tuvo un efecto: el mismo jueves se anunció la cancelación del concierto masivo que estaba programado para ayer sábado y ayer se informó que se endurecerían las inspecciones en playas por la aglomeración de personas.

    Hubo por lo menos reacciones positivas de prevención de contagios, y eso es lo más importante.

    Y aunque incluso no nos invitaron a la rueda de prensa donde se anunció la cancelación del concierto, porque “Noroeste tuvo la culpa de la cancelación”, según nos reportaron extraoficialmente, para nosotros es solo una prueba más de nuestra función como medio, de nuestro peso y nuestra influencia, no visto esto como una fanfarronería o una manera de ser presuntuosos, sino como una cuestión básica de la labor de un medio de comunicación: señalar, cuestionar y que haya un efecto. Tener una real incidencia positiva en la vida diaria de las personas es nuestra aspiración y objetivo permanente.

    Si la animadversión de la autoridad municipal o la molestia de los organizadores de un concierto es el “precio” que tenemos que pagar a cambio de lograr mejores decisiones que beneficien a la mayoría de la gente, lo seguiremos “pagando” con gusto.