La inflación es importante

    México venía recuperando terreno en la gran mayoría de sus indicadores financieros este año, pero el tema del coronavirus y su nueva variante Delta, han dado al traste con las recuperaciones que se podían haber dado durante las vacaciones de verano, en virtud de que los destinos de playa más importantes están en semáforo amarillo o rojo como Cancún, Acapulco, Mazatlán y Los Cabos, han sufrido muchas cancelaciones, pues preocupa mucho la facilidad de contagio de las nuevas variantes que son además más peligrosas

    La semana pasada se dio a conocer que la inflación general en EUA fue de 5.32 por ciento (cifra que no se veía desde 2008) Para muchos mexicanos este hecho puede no significar gran cosa, no entienden que, por ser socios comerciales, el alza de precios de los productos en un país perjudica al otro.

    El encarecimiento de los productos y servicios que México le compra a Estados Unidos puede terminar incrementando aún más los precios de los productos importados.
    La inflación en México va a cerrar el año en el 5.87 por ciento que es más del doble de la meta del Banco de México. A enero de este año se ubicaba en el 3.15 por ciento.

    El incremento constante de los precios de los productos y servicios se está convirtiendo para los dos países en su mayor prioridad. La inflación, en economía, es el aumento generalizado y sostenido de los precios de los bienes y servicios existentes en el mercado durante un periodo de tiempo, generalmente un año.

    ¿Y eso en que nos afecta? Una inflación excesiva afecta a todos los sectores de la economía al empleo, los salarios, el consumo, los ingresos de las empresas y el crecimiento económico.

    En México por ejemplo las Afores y algunos fondos de inversión para el retiro que invierten en papeles de largo plazo, tendrán menores plusvalías (ganancias) ya que, al subir las tasas de interés, ya sea por el retiro de los estímulos de apoyo a la economía de EUA o por el reciente incremento a las tasas de interés en México, provocan que se reduzca el precio de los valores en los que invierten y bajan las plusvalías. Las expectativas consideran que las tasas de interés en México para fines de año se ubicarán en el 5 por ciento. Esta política menos laxa, encarece al dinero y el crédito para el consumo; para comprar casa habitación, automóvil o usar la tarjeta de crédito.

    Otra consecuencia del repunte de los precios es el encarecimiento o alza a la tasa de interés dé los créditos a las empresas, así sean créditos simples con garantía hipotecaria, créditos de avío o de apoyo al capital de trabajo. Los bancos comerciales ajustan estos créditos en base a la tasa de interés TIIE. Al subir el costo del crédito los propietarios de las empresas tienen que trasladar el incremento a los consumidores, encareciendo el producto.

    En el caso de los inversionistas el efecto es a la inversa, si invierte su dinero a 90 días en CETES al 4.25 por ciento bruto, le resta 1 por ciento de impuesto (ISR) le queda neto el 3.25 por ciento el cual es inferior a la inflación del 5.87 por ciento.

    Los ahorros necesitan superar la tasa de inflación para que su ahorro no pierda valor. Si se quiere comprar un automóvil, su valor va a aumentar con la inflación, mientras que el ahorro aumentará a una tasa menor. El ahorro no alcanzará para comprar el automóvil.

    En cuanto a los salarios el asunto es grave, durante la pandemia, algunas empresas para no despedir empleados optaron por reducir los salarios al 70 por ciento, si a estos empleados no se le revisa pronto su salario, seguirán perdiendo, pues, aunque les aumenten el 5 por ciento seguirán ganado menos.

    México venía recuperando terreno en la gran mayoría de sus indicadores financieros este año, pero el tema del coronavirus y su nueva variante Delta, han dado al traste con las recuperaciones que se podían haber dado durante las vacaciones de verano, en virtud de que los destinos de playa más importantes están en semáforo amarillo o rojo como Cancún, Acapulco, Mazatlán y Los Cabos, han sufrido muchas cancelaciones, pues preocupa mucho la facilidad de contagio de las nuevas variantes que son además más peligrosas.

    Igualmente ha afectado a la recuperación económica que varios Estados con el objetivo de disminuir los contagios, han establecido medidas restrictivas, como suspender eventos masivos, disminuir el aforo en hoteles, restaurantes bares y antros, también en centros comerciales, cines y gimnasios. Esperemos que ya no lleguen nuevas variantes, pudieran ser más peligrosas.

    Por las razones anteriores el tipo de cambio peso-dólar ha subido a los $20.21 por dólar, pues se percibe un clima de mayor riesgo para el país que sufre importantes incrementos en los contagios que abarrotan los hospitales públicos.

    Esta volatilidad en el tipo de cambio se pudiera incrementar significativamente si se agravan los contagios y si la autoridad como medida preventiva implementa medidas restrictivas a las actividades económicas.

    Si, por el contrario, se acelera el programa de vacunación a los jóvenes (de 30-18 años) y disminuyen los contagios y la pandemia, la recuperación económica del país, se pudiera dar a paso acelerado.

    Te invito a escribirme tus comentarios a coppelfca@hotmail.com