|
"OPINIÓN"

"La miel de abeja y sus potenciales beneficios"

""

    La miel de abeja y sus potenciales beneficios


    Hay de remedios a remedios. Algunos se sacan de la manga. Otros se usan por tradición. Y sólo unos pocos tienen verdaderas pruebas, con estudios fiables, de que sirven. Hay uno en particular que siempre me ha llamado la atención, la miel de abeja, comenzando con el hecho de que no tiene fecha de caducidad.

    Que sea un remedio “natural” no significa que su eficacia no pueda evaluarse científicamente. Como con cualquier tratamiento, se pueden hacer estudios comparativos tomando en cuenta la historia natural de un padecimiento (qué pasaría con una persona con determinada enfermedad si no le dan ningún tratamiento) y considerando el poder de la mente (la sugestión o el efecto placebo). Es decepcionante que para muchos remedios no haya estudios. Para la miel sí los hay.

    Pongamos tres ejemplos de condiciones para las cuales la miel podría ser de beneficio: la tos, las quemaduras, y la ingesta accidental de baterías. Para las tres hay estudios, aunque la confianza que tenemos en ellos varía según cómo se hicieron.

    Primero, en niños con tos aguda (esa tos enfadosa provocada por resfríos y otras infecciones respiratorias), la miel probablemente es mejor que cualquier placebo y que algunos medicamentos como antihistamínicos o salbutamol para disminuir los síntomas o la duración (1).

    Segundo, los vendajes impregnados con miel pueden curar más rápido algunas quemaduras de grosor parcial en pacientes seleccionados (2).

    Tercero, un peligro de las baterías de botón es que un niño se las pueda tragar porque pueden provocar una quemadura cáustica en el esófago y hasta perforarlo, lo cual es catastrófico.

    Para esta última situación, unos investigadores hicieron pruebas poniendo baterías sobre tejidos cadavéricos y de animales y probaron si diferentes compuestos (incluyendo algunos jugos, miel de abeja, de maple, y un medicamento llamado sucralfato) podrían proteger contra la quemadura. Se dieron cuenta que la miel de abeja neutralizaba el pH y hacía que la lesión fuera más superficial (3).

    En los primeros dos ejemplos tenemos revisiones sistemáticas con decenas de estudios hechos en humanos, y que incluyen cientos o miles de pacientes con la enfermedad. En cambio, en el último ejemplo tenemos un solo estudio hecho in vitro y con animales. Por lo tanto, podemos confiar más en los resultados de los dos primeros que en el último.

    Debemos cuidar que, aún siendo un remedio natural, la miel podría tener efectos adversos. La miel de abeja puede almacenar esporas de la bacteria que produce el botulismo (una infección que causa parálisis) y no debe darse a menores de un año, aunque tengan tos. El mal manejo de una venda en una quemadura podría causar una infección. El tratamiento para la ingesta accidental de una batería de botón es extraerla de forma urgente con un endoscopio, y perder tiempo con el uso de la miel a ver si resulta puede ser riesgoso.

    Así que sigamos usando este meloso remedio sobre los hotcakes y consultemos con el médico si vale la pena usarlo en alguna situación relacionada a la salud.

     

    1. Oduwole O, et al. Honey for acute cough in children. Cochrane Database Syst Rev. 2018 Apr 10;4:CD007094.

    2.  Jull AB, et al. Honey as a topical treatment for wounds. Cochrane Database Syst Rev. 2015 Mar 6;(3):CD005083.

    3. Anfang RR, et al. pH‐neutralizing esophageal irrigations as a novel mitigation strategy for button battery injury. Laryngoscope. 2018 Jun 11.

    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Suscríbete y ayudanos a seguir
    formando ciudadanos.

    Suscríbete
    Artículo disponible solo para lectores registrados
    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Sé parte de nuestra comunidad.

    Regístrate gratis
    Descarga gratis nuestra App
    Download on the App Store    Disponible en Google Play