Mario Zamora y el reto del primer debate.
Es Sinaloa prioridad estratégica para el PRI

OBSERVATORIO
15/04/2021
    En Mazatlán, a pesar de que el municipio no estuvo en el itinerario que realizó ayer Alejandro Moreno en Sinaloa, la bullanguera y frontal jornada que desarrolla Fernando Pucheta para seducir a los electores contrasta con el estancamiento del proselitismo que efectúa Luis Guillermo Benítez, a quien le pesan como grilletes de piedra la decepción ciudadana, la incongruencia y los fantasmas que lo estancan en propuestas grises que se desploman al ser pasadas por el detector de incoherencias.

    El “barrido” electoral que ayer realizó Alejandro Moreno Cárdenas desde Guasave a Culiacán, acompañando a Mario Zamora Gastélum, es la parte toral de la estrategia para que el candidato a Gobernador de los partidos Revolucionario Institucional, Acción Nacional y de la Revolución Democrática llegue al primer debate electoral al menos en empate técnico con su principal contrincante Rubén Rocha Moya, que representa al Movimiento Regeneración Nacional y el Partido Sinaloense.

    De acuerdo a los análisis de la coalición “Va por Sinaloa” durante la segunda quincena de abril el morenista mostrará una tendencia en picada en la intención del voto y el priista se sostendrá en ascenso cruzándose los dos en el empate técnico entre el 22 y 30 del mes en curso. Otra estimación de los estrategas del tricolor es que al menos en Culiacán y Mazatlán ya existe la proyección de que ganará la elección el bloque prianredista.

    La carrereada gira de ayer del dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, se enfocó a los municipios que deben ser reforzados al representar el mayor número de sufragios, separados o sumados. Ahome es el único caso en color amarillo que previene del crecimiento de Gerardo Vargas Landeros no obstante las protestas por el abanderamiento que contra viento y marea hizo Morena. Son señales de alerta, pero todavía no en código rojo.

    En Guasave la rebelión morenista por el desplazamiento de Aurelia Leal de la candidatura a Alcalde le causa mermas al proyecto político de la Cuarta Transformación y el PRI busca llenar ese vacío con propuestas atrayentes inclusive para la izquierda. En Navolato los predominantes sectores agrícola y pesquero podrían traducir en votos la inconformidad porque el Gobierno Federal le retiró apoyos a ambas actividades productivas estratégicas y la bandera del rescate la ondean Víctor Godoy y Rigoberto Mejía, aspirantes del bloque Va por Sinaloa a Diputado federal y Presidente Municipal.

    En Culiacán, donde a Jesús Estrada Ferreiro, candidato a Presidente Municipal de Morena y PAS, se le ha visto colgado del proselitismo que realiza Rocha Moya, sin arrastre o estrategia propias, el cálculo interno del PRI, hecho “con el propósito de orientar a los cuarteles de campaña” le da el despegue en la preferencia del voto a Faustino Hernández cuyo activismo se ve por todas partes, a cualquier hora.

    En Mazatlán, a pesar de que el municipio no estuvo en el itinerario que realizó ayer Alejandro Moreno en Sinaloa, la bullanguera y frontal jornada que desarrolla Fernando Pucheta para seducir a los electores contrasta con el estancamiento del proselitismo que efectúa Luis Guillermo Benítez, a quien le pesan como grilletes de piedra la decepción ciudadana, la incongruencia y los fantasmas que lo estancan en propuestas grises que se desploman al ser pasadas por el detector de incoherencias.

    En este contexto, el dirigente nacional del PRI demostró la importancia estratégica que tiene Sinaloa en los triunfos que el partido necesita obtener en las votaciones del próximo 6 de junio. La apuesta consiste en que el crecimiento de los candidatos de su partido se sostenga en los próximos 45 días y en sentido contrario también sea persistente el desgaste de la oferta electoral de Morena. Colocar a Mario Zamora en empate técnico con Rubén Rocha para el 22 de abril, cuando está programado el primer debate entre los candidatos a Gobernador, se volvió meta esencial para todos los priistas que aparecerán en la boleta electoral.

    Por esa razón fijó el primer debate como momento cumbre. “Estamos esperando el debate, que tengan pantalones para ir a los debates y que no le saquen a ir a los debates, que presenten ideas, que presenten propuestas y aquí nosotros tenemos gallo, gallo bien puesto”, dijo Moreno Cárdenas anticipando lo que viene en el cara a cara de la semana próxima que está planeado para que se realice en el auditorio de la Universidad Autónoma de Occidente.

    Sin lugar a dudas, veremos en las próximas seis semanas a un PRI desplegando toda su fuerza, tratando de avasallar la estructura territorial que en menor medida posee el Partido Sinaloense y que es la que arropa a Rubén Rocha Moya. Al respecto, Mario Zamora fue muy claro en lo que viene: “tenemos qué demostrar lo que somos y de qué estamos hechos, nos estamos jugando todo, todo en esta elección; qué presente y qué futuro queremos para nuestras familias y para nuestros hijos”, dijo al convocar a salir a las calles en busca de aquellos ciudadanos que aún no están convencidos de a quién darle su voto “y hacer que todos confíen en que el proyecto de la alianza va por Sinaloa es la que podrá traer más y mejores proyectos”.

    A eso vino el dirigente nacional del PRI. Para ponerse al frente de la mayor movilización de estructura territorial que este partido haya realizado en campañas políticas. Distrito por distrito, sección por sección y casa por casa, la “maquinaria” que lleva los colores de la bandera nacional activará lo que llama “la madre de todas las estrategias” con miras a ganar la Gubernatura, alcaldías, mayoría en el Congreso del Estado y al menos cinco de las siete diputaciones federales que se disputan en el estado. Le es prioritario al Revolucionario Institucional.

    Reverso

    El PRI buscará la manera,

    De cómo sacudirle a Rocha,

    Esa endeble escalera,

    Para verlo colgar de la brocha.

    Descabellado pero posible

    Al final de cuentas Sergio Torres Félix y Rosa Elena Millán Bueno podrían operar como factor de triunfo para el partido en el que han militado toda su vida: el PRI. Si en el último trecho de la campaña no le alcanzara a Mario Zamora Gastélum para ganar la Gubernatura ¿qué tan factible sería que el candidato y la candidata de los partidos Movimiento Ciudadano y Fuerza por México declinaran a favor del Senador con licencia? Y entonces la familia priista estaría reunificada y feliz.