Nueva variante del virus

CONTEXTO FINANCIERO
    Los llamados a no entrar en pánico por Ómicron, la nueva cepa del coronavirus, fueron encabezados por el Presidente estadounidense, Joseph R. Biden, de cara al combate de la pandemia

    Iniciamos ayer la semana con una jornada negativa para Asia, pero positiva para Europa y América en los mercados bursátiles. El mercado de valores estadounidense rebotó luego de reaccionar sobradamente el viernes ante el anuncio de una nueva variante del SARS-CoV-2, a la espera de nueva información sobre su potencial para dañar la economía. El Dow Jones y SP500 tuvieron su mejor jornada en seis semanas, mientras que el Nasdaq presentó su mayor alza desde hace poco más de seis meses.

    Los llamados a no entrar en pánico por Ómicron, la nueva cepa del coronavirus, fueron encabezados por el Presidente estadounidense, Joseph R. Biden, de cara al combate de la pandemia. Sin embargo, aún no hay información completa sobre la última mutación importante del virus y los operadores aún especulan sobre su potencial de contagio y mortalidad, así como si provocará nuevamente medidas duras para contenerlo.

    El mercado teme además que se extiendan los problemas actuales de suministro y acelerado aumento de precios, en medio de una recuperación económica desacelerada. En Estados Unidos las ventas de viviendas pendientes subieron más de lo esperado, mientras que la confianza del consumidor en Europa cayó en línea con lo pronosticado.

    En México, las bolsas aceleraron el paso en una sesión que parecía plana y con riesgo a volverse negativa, de cara al temor generado por la recién mencionada nueva cepa de coronavirus: ómicron. El FTSE Biva presentó su segunda alza en catorce jornadas, mientras que para el IPyC fue la tercera sesión positiva en el mismo periodo. Los inversionistas siguen especulando sobre el impacto económico que podría tener la nueva mutación del SARS-CoV-2, así como las medidas para contenerlo.

    La llegada de la cepa sucede en un momento en el que los países en desarrollo tienen poco acceso a las vacunas y los desarrollados enfrentan renuencia a la inoculación, a la vez que en la mayoría de las regiones las medidas de distanciamiento han sido relajadas. En el balance de riesgos permanecen la inflación, las cadenas de suministro y la política monetaria, aspectos que también podrían ser trastocados por un eventual fortalecimiento de la pandemia.

    En asuntos energéticos, observamos que este lunes los precios del petróleo frenaron dos días de pérdidas ante el dólar, ya que los inversionistas consideraron que la fuerte liquidación de la semana pasada obedeció a una sobrerreacción del mercado a la variante ómicron. Así, el precio del barril de petróleo estadounidense, West Texas Intermediate, ganó 1.80 dólares para cerrar en 69.95, mientras que el precio del crudo europeo, Brent del Mar del Norte, avanzó 72 centavos para cerrar en 73.44 dólares el barril.

    El pasado viernes el crudo estadounidense WTI cayó más de 13 por ciento, siendo su peor descalabro diario desde abril de 2020. Los petroprecios se sacudieron las preocupaciones derivadas de una posible debilidad de la demanda de combustibles, si la variante ómicron provocaba mayores cercos sanitarios en varias partes del mundo. Por otra parte, la Organización de los Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, un grupo conocido como OPEP+, aplazaron su reunión técnica para evaluar si continuarán con sus incrementos conjuntos en la producción, los cuales es probable que se retrasen, ya que necesitan evaluar el posible impacto de la pandemia en la demanda de global de crudo.

    En temas cambiarios, tenemos que ayer el peso mexicano avanzó ante el dólar por primera vez en ocho días, ya que los inversionistas aminoraban su temor por la nueva variante de covid-19 descubierta en Sudáfrica. De acuerdo a los registros de Banco de México, el tipo de cambio interbancario cerró ayer en 21.68 pesos por dólar, lo que representa una apreciación de casi 24 centavos respecto al cierre previo del viernes. El peso mexicano ganó este lunes 1.2 por ciento, registrando su mejor día en tres semanas, luego que la semana pasaba llegó a su nivel más débil desde septiembre de 2020.

    Los operadores del mercado aprovecharon la última oleada de ventas para hacer algunas compras de oportunidad en los mercados accionarias, situación que también favoreció a las monedas de países emergentes, como el peso mexicano. Si bien los analistas consideran que aún persiste la cautela por la nueva variante, el comportamiento del mercado aún depende de la información sobre el virus y si puede provocar mayores confinamientos. Sigamos atentos; nos vemos el próximo martes.

    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Suscríbete y ayudanos a seguir
    formando ciudadanos.

    Suscríbete
    Descarga gratis nuestra App
    Download on the App Store    Disponible en Google Play