Pensamiento crítico

    José Carlos Ruiz, en su libro “El arte de pensar. Cómo los grandes filósofos pueden estimular nuestro pensamiento crítico”, señaló que en este siglo la felicidad se ha convertido en una maldición e instrumento de tortura, puesto que hoy se nos obliga a ser felices por obligación e imitación con las alienantes dosis de hiperacción e hiperactividad que consumimos.

    Precisó que el sistema en que vivimos nos espolea para verificar las listas de cada una de las dosis que engullimos: “restaurantes de moda, viajes que no te puedes perder, el último gadget que acaba de salir al mercado, esas clases de zumba-yoga-boxing que son geniales, las sesiones de mindfulness, celebrar un brunch los viernes, tatuarse, ser hípster, maratoniano, vegano... Lo único que tenemos que hacer es tachar de la lista cada dosis consumida, no sin antes publicarlo en Facebook e Instagram”. El filósofo español afirmó que este camino nos conduce a volvernos drogodependientes. Incluso, agregó, que la combinación de todos estos factores produce una sociedad desequilibrada y desnivelada:

    “El equilibrio entre razón y emoción definitivamente ha decantado la balanza hacia esta última. En su estrategia, el Sistema ha conseguido dos cosas: la primera es que no percibamos que estamos desequilibrados. La segunda, que es consecuencia de la anterior, es el ostracismo y olvido al que hemos relegado el pensamiento crítico”.

    Preocupado, manifestó: “Pero he aquí que vivimos en un mundo donde la imagen ha ganado el terreno a la palabra, donde la omnipantalla invade cada rincón de nuestra cotidianidad, marcando el devenir de la razón y sustituyendo a la palabra como fuente de análisis. Por esto es inmediato ponerse manos a la obra si queremos resucitar aquello que mejor nos definía como especie: el Pensamiento Crítico”.

    ¿Corrijo el desnivel de la balanza? ¿Cultivo el pensamiento crítico?

    Descarga gratis nuestra App
    Download on the App Store    Disponible en Google Play