Programas de rehabilitación cardiopulmonar pos-Covid-19 en Sinaloa

    La sociedad sinaloense está siendo abatida por dos pandemias, la de obesidad (tanto infantil como adulta) y la de Covid-19, las cuales representan un lastre para el desarrollo social y económico del estado.

    Actualmente no existen lineamientos para determinar la evolución de un paciente en recuperación de Covid-19. Mientras algunos mejoran instantáneamente, otros pueden sufrir síntomas residuales por meses.

    Cerca del 81 por ciento de las personas infectadas con coronavirus experimentan una enfermedad ligera o moderada y se recuperan sin tratamiento, mientras que el resto desarrolla síntomas severos que pueden durar semanas o meses.

    La infección por SARS-CoV-2 afecta principalmente a personas con condiciones de salud crónicas y ocasiona un cuadro clínico grave en pacientes con comorbilidades tales como enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus, y obesidad. Una característica de la Covid-19 severa es la progresión rápida de una falla respiratoria que requiere de hospitalización o cuidados intensivos.

    Un cuadro de Covid-19 severo se caracteriza por el proceso sistémico llamado “endotelitis” (inflamación de los vasos sanguíneos), la tormenta de citoquinas (proteínas pro-inflamatorias), y aumento de la coagulación, los cuales están correlacionados directamente con un aumento de la mortalidad.

    Algunos sobrevivientes de esta enfermedad experimentan una disminución de la capacidad pulmonar, polineuropatía (afección de los nervios periféricos), miopatía (enfermedad del tejido muscular), trastornos neurológicos (concentración, memoria, etc.) y una disminución en la capacidad cardiorrespiratoria. Se estima que aproximadamente el 76 por ciento de estos pacientes sufren al menos uno de estos síntomas tras salir de la enfermedad.

    Estos supervivientes de Covid-19 severo se encuentran significativamente inhabilitados para realizar muchas actividades cotidianas y se encuentran en la necesidad de un programa de rehabilitación multimodal enfocado en la medicina cardiovascular, pulmonar, muscular, y neurológica.

    Aunado a los estragos físicos secundarios a la Covid-19, muchos de estos pacientes también sufren de ansiedad y depresión, afectando dramáticamente la calidad de vida de estas personas.

    Por tales motivos, resulta imperativo desarrollar programas multidisciplinarios que atiendan las necesidades psicosociales, físicas, y emocionales de los pacientes pos-Covid-19. El objetivo de estos programas deberá de enfocarse en mejorar los factores de riesgo, incrementar la capacidad física funcional, y reducir la morbilidad y mortalidad.

    Actualmente no existen dichos programas de rehabilitación.

    La sociedad sinaloense está siendo abatida por dos pandemias, la de obesidad (tanto infantil como adulta) y la de Covid-19, las cuales representan un lastre para el desarrollo social y económico del estado.

    Afortunadamente, distintos miembros del Colegio Médico de Sinaloa y algunos aspirantes a cargos públicos se encuentran desarrollando un plan estratégico para atender estos problemas que no han sido contemplados durante la actual administración estatal.