Qué nivel

EN TRIBUNALES
    Da tristeza pensar que, tanto uno de los dos punteros para gobernador, como uno de los dos punteros para alcalde, van a llegar a ocupar los cargos para los que compiten.
    Si con el nivel que muestran en campaña van a gobernar, pues estamos bien jodidos.

    Dicen que las campañas políticas sacan lo mejor y lo peor de los candidatos. Las que están en marcha parece que solo están sacando lo peor.

    Miremos el nivel. De los candidatos a gobernador, al menos los punteros, uno acusa al otro de andar en una camioneta del año y el otro le revira exhibiéndolo en un camión de lujo.

    Claro que los dos tratan de justificarse y, tengan o no tengan razón, es decir, aunque puedan justificar la camioneta y el camión de lujo, el lodo ya se lo tiraron y los ciudadanos somos testigos del nivel de la competencia electoral.

    Y de los que andan en campaña para ser alcaldes, al menos los dos punteros, ni se diga.

    Se están tirando con todo y la lucha en el lodo es encarnizada. Digna de lo que son: un par de cochinitos de la política.

    Da tristeza pensar que, tanto uno de los dos punteros para gobernador, como uno de los dos punteros para alcalde, van a llegar a ocupar los cargos para los que compiten.

    Si con el nivel que muestran en campaña van a gobernar, pues estamos bien jodidos.

    Lo que comento no es nada sorpresivo. Hace años que el nivel de las campañas políticas deja mucho que desear.

    Se han transformado en escenario de todo tipo de bajezas, de uno y de otro lado, porque de los dos lados utilizan y han utilizado páginas en redes sociales para difamar, que ahora son uno de sus instrumentos favoritos.

    La diferencia ahora es que están tomando acciones legales para denunciar a esas páginas y ojalá que realmente sancionen a los culpables, porque de que es un delito, lo es y, además, es una marranada.

    Pero los que acusan se duelen de lo mismo que ellos han hecho y ahora no tienen memoria. Están recibiendo una cucharada de su propia medicina y ahora si no les gusto.

    ¿Y las propuestas? No se ustedes, pero yo no las he escuchado. Lo que he escuchado no son propuestas.

    Son promesas y promesas que dudo mucho que las cumplan. Vaya, si no cumplieron las que hicieron cuando ya estuvieron gobernando, ¿Quién nos asegura que ahora si las van a cumplir?

    Aún falta tiempo para las elecciones. Esperemos que el nivel suba y por fin escuchemos propuestas razonables y reales.

    Creo que los candidatos no se han dado cuenta que ya no tienen necesidad de mentir y prometer algo que no van a cumplir. Deberían hablarles a los ciudadanos con la verdad, con sinceridad y de frente.

    Si les piden algo y no pueden cumplirlo, pues así díganlo. Es mejor ser sinceros con la gente, que pretender verles la cara y engañarlos con promesas que no van a cumplir solo para que les den su voto.

    Repito, que nivel de competencia electoral. Algunos están cosechando lo que sembraron y los candidatos a gobernador prefieren mejor acudir solos a buscar el voto en algunos lugares, que llevar a un exalcalde que, por andar de prepotente no puede ni pararse en el mercado municipal.

    Que buen futuro nos espera con los gobernantes que vamos a tener. Si así esta el nivel, imaginen como va a quedar la barda.