Amigo lector de Noroeste, las rodillas son articulaciones de carga, estas son capaces de soportar cargas hasta el triple del peso ideal del ser vivo (hombre), pero cuando existen sobre cargas, su componente capsulo ligamentario, empieza a degenerar, al igual cuando se les somete a cargas con compromiso en su estructura fisiológica, por ejemplo, cuando usted camina por una superficie plana su peso se multiplica por tres, pero cuando se corre y de bajada su peso se multiplica por diez, por cada paso, pongamos un ejemplo; si usted pesa cien kilos si va corriendo de bajada, usted en cada paso pesa una tonelada (miel kilos), y si para caminar un kilómetro se necesitan de cuatrocientos a setecientos pasos (de acuerdo a la zancada), póngale seiscientos pasos, eso quiere decir que en un kilómetro, usted carga seiscientas toneladas, y si corre diez kilómetros, usted (sus rodillas), están soportando seis mil toneladas, si lo traduce en daño a rodilla, bueno pues está haciendo todo lo posible para comprometer el funcionamiento fisiológico de rodilla para lo que resta de su vida, y con esto la calidad de vida.

    Las lesiones de rodilla adquieren en el individuo sea deportista o no, una gran importancia por su frecuencia y por la gravedad que en muchos casos suelen tener secundario a las agresiones. Por ello, es importante extremar las medidas de prevención y conocer las posibilidades funcionales y anatómicas de la articulación. En estas lesiones existen unos factores predisponentes que es lo que conocemos como “rodilla de alto riesgo”, cuya importancia radica en que pueden detectarse y en muchos casos corregirse. En primer lugar, hay que considerar los factores generales, prestando especial atención al nivel de entrenamiento (si es deportista), si es persona común ver su actividad física, el terreno (demasiado duro o demasiado blando), el calzado y la edad, ya que la mayor brevedad y frecuencia de lesiones de rodilla se detecta en las edades de crecimiento y durante el envejecimiento.

    La presencia de algún defecto congénito en la rodilla es otro factor de riesgo. De ellos los más frecuentes son la agenesia y luxación congénita de la rótula y los fallos de la alineación de la pierna hacia afuera (genu valgo) o hacia dentro (genu varo), así como la presencia de un ángulo Q mayor de veinticinco grados. También constituye un factor de riesgo la existencia de determinados trastornos asociados al crecimiento, tales como la osteocondritis disecante, condromalacia rotuliana y la enfermedad de Osgood-Sachlater (o tenoperiostitis de la tibia).

    La rodilla de alto riesgo, existen factores que el individuo puede disminuirlos o eliminarlos como el sobrepeso, la obesidad, aumentos de cargas físicas, la alimentación e hidratación, mejora de campos de juego, etcétera, otros podrán ser corregidos por cirugía, y otros que no se pueden corregir, hay que realizar actividad sin llegar a lesionar la rodilla, ya que todo debe ser acorde a la capacidad física y de salud, ahora que existen alteraciones en cualquier estructura de cuerpo, se debe de administrar el ejercicio y no causar más daño del que ya se tiene. recuerde que el ejercicio debe ser por salud, no hay superhombres ni supermujeres.

    También desde esta columna le invitamos a no bajar la guardia, siga las recomendaciones del sector salud, Usted puede acabar con el virus solo póngase bien el cubreboca, lávese los manos seguido, guarde sana distancia de dos metros más. Ventile su casa, no salga a lugares conglomerados, si le toca vacunarse. vacúnese ya. Vale más tenerla y no ocuparla que ocuparla y no tenerla. Haga caso que le cuesta. RECUERDE QUE USTED PUEDE LLEVAR LA ENFERMEDAD Y LA MUERTE A SU CASA.

    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Suscríbete y ayudanos a seguir
    formando ciudadanos.

    Suscríbete
    Descarga gratis nuestra App
    Download on the App Store    Disponible en Google Play