¿Y los planes de gobierno? (2)

    Se requiere pues una política sobre ecología en general que busque proteger el ambiente, el agua y el suelo; que establezca normas para impedir incendios y la tala indiscriminada de nuestros de por sí escasos y raquíticos bosques, pero además, se requieren programas de reforestación, creación de áreas protegidas y parques ecológicos.

    Los pocos lectores de esta columna sabatina critican que en el artículo anterior sólo se hiciera referencia a la necesidad de un plan de gobierno en cuanto a la inseguridad y a la violencia y no se mencionaran otras áreas, pero aún en ese tema faltaron muchos detalles como por ejemplo: controlar el narcomenudeo, protección de alumnos en las escuelas para que no caigan en las garras del consumo de drogas o en el tráfico de las mismas como “mulas” o como “punteros” al servicio de las mafias: la educación de niños y jóvenes sobre los efectos terribles de la drogadicción y la complicidad con los narcotraficantes; la necesidad de crear empleos que den una oportunidad honesta de sobrevivir; en fin, se requieren varios programas de trabajo desde el gobierno en coordinación con la sociedad.

    En el inicio del sexenio de Felipe Calderón, se nos pidió a Subsecretarios y Secretarios una propuesta de plan de trabajo de la dependencia a cargo de cada responsable, que luego se integró en el Plan Nacional y la Plataforma Política obteniéndose así todo un Plan de Gobierno para el sexenio, que se revisaba cada año para actualizarlo y mejorarlo. Una buena forma de iniciar el Gobierno del Estado es poner a pensar y trabajar a los nuevos secretarios y funcionarios en sus planes de trabajo, que luego se coordinarán y ajustarán con los presupuestos correspondientes.

    Se habló en las campañas de combatir la pobreza para lo cual se requiere un plan de acción, porque no todo es repartir dinero, escaso por cierto, sino de promover empleos sean públicos o privados, mejorar salarios y condiciones de vida en la agricultura, la ganadería y la pesca; promover y estimular la capacitación y educación de los jóvenes, sobre todo en carreras técnicas como electricistas, mecánica en general; en turismo, restaurantes y diversiones; en el área de la construcción, etc., todo ello en coordinación con el sistema empresarial y el educativo.

    El Gobierno del Estado puede impulsar lo anterior con la inversión pública que crea empleos pero también estimula la inversión privada que crea más empleos y oportunidades de desarrollo.

    Un área que se manejó poco en las campañas fue el referente al cambio climático que está perjudicando con la contaminación del ambiente, la contaminación de ríos, lagunas, esteros, playas y mantos freáticos. Urgen planes de saneamiento y control de emanaciones a la atmósfera; de control y aprovechamiento de la basura; de vigilancia en el uso de fumigantes, fungicidas, pesticidas y ciertos fertilizantes en la agricultura, principal área económica del Estado; urge un verdadero plan para el uso del agua; no es posible agotar actualmente las reservas con el sistema dispendioso de riego por gravedad; un buen Gobierno Estatal debería luchar ante la federación para obtener créditos baratos y buenos plazos, para adquirir el equipamiento necesario para operar el riego por goteo o por lo menos el riego por aspersión. La sequía que se sufre actualmente nos “agarró” sin reservas de agua en las presas, a pesar de que se inició el periodo de siembra 2020 con buenas reservas, pero el riego por gravedad en el campo y la utilización excesiva del agua en las presas para generar electricidad barata en favor de la CFE, agotaron rápidamente el agua, que ahora nos hace falta ante esta sequía, una de las más fuertes, en años.

    Se requiere pues una política sobre ecología en general que busque proteger el ambiente, el agua y el suelo; que establezca normas para impedir incendios y la tala indiscriminada de nuestros de por sí escasos y raquíticos bosques, pero además, se requieren programas de reforestación, creación de áreas protegidas y parques ecológicos.

    En coordinación con los municipios apoyar la creación de plantas tratadoras de aguas negras, rellenos sanitarios, reciclaje de basura y aprovechamiento o eliminación en su caso de residuos sólidos y gases como el metano; iniciar un programa de limpieza de playas y costas, de caminos y carreteras, de parques y ríos, promoviendo la colaboración de vecinos, campesinos y pescadores.

    Crear las comisiones municipales de Ecología y de saneamiento ambiental municipales, asignarles presupuesto y coordinarse con la Comisión Estatal correspondiente.

    Igualmente que en materia de seguridad, en materia ecológica faltan varios puntos a programar, pero de lo que se trata es de inquietar sobre la necesidad de planes estatales y municipales que pongan orden en las actividades sociales y de gobierno.