¿Cómo reaccionamos ante el rumor de uno de nuestros periodistas en riesgo?

    La integridad de nuestros periodistas está en juego, y no solo en los lugares de cobertura, sino en su vida diaria, y también en el mundo digital.

    La seguridad de nuestros periodistas es, por mucho, lo más importante en nuestra operación.

    Tenemos lineamientos, protocolos, sabemos cuidarnos, no solo al realizar nuestra labor, sino en nuestra vida personal, y aunque en numerosas ocasiones hemos estado expuestos a percances, ataques o múltiples situaciones que nos ponen en riesgo, hemos logrado salir avante gracias precisamente a esa disciplina que tenemos para resguardar nuestra integridad.

    El asunto es que esa exposición al riesgo llega de muchas maneras, y es continua, constante, difícilmente se va, aunque se reduce en algunos meses o semanas, siempre está al acecho, pues nuestra labor nos expone.

    Hace días se nos presentó una situación inusual, no nos puso en riesgo en ese momento en sí, pero acostumbrados como estamos a enfrentar diversas situaciones peligrosas, no podemos evitar darle una lectura de peligro.

    El miércoles 10 de noviembre, nos llegó una alerta de que en una página de Facebook llamada El contrapeso informativo estaban ventilando un ataque contra uno de nuestros periodistas de la sección local de Mazatlán.

    “Se rumora un posible levantón a Belizario Reyes, reportero de Noreste (sic)”, decía textualmente el post.

    Aunque el editor jefe de dicho reportero acababa de tener contacto telefónico con él por cuestiones de la cobertura del día, de todos modos de inmediato lo volvió a contactar para confirmar, y efectivamente confirmamos que estaba bien, que estaba cubriendo en ese momento eventos del Ayuntamiento y no había sucedido ningún incidente.

    Al detectar que la información era falsa o fake news, hicimos dos cosas: publicar una nota en nuestro sitio web para desmentir el ataque, y revisar datos de la fan page que había publicado el post.

    Además, nuestro director general tuiteó en su cuenta: “Nuestro reportero Belizario Reyes de @noroestemx se encuentra bien y trabajando. Desmentimos esta publicación que lo único que busca es infundir miedo y sembrar incertidumbre a nuestra empresa y el gremio periodístico de Mazatlán y Sinaloa. ¡Qué bajeza!”.

    Una vez que conseguimos el número telefónico del medio que publicó al post, se marcó y contestó una persona que solo se identificó con su nombre, no apellido, y explicó que habían publicado eso porque en los chats de prensa que se manejan por WhatsApp había trascendido esa información.

    También nos informaron que ya habían borrado el post, al confirmar que el reportero se encontraba bien.

    Independientemente de que pudo haber sido sólo un medio digital intentando “ganar” la nota, o un editor de ese medio que se le “hizo fácil” publicar información sin confirmar, para nosotros en Noroeste es un asunto que tomamos en serio.

    La integridad de nuestros periodistas está en juego, y no solo en los lugares de cobertura, sino en su vida diaria, y también en el mundo digital.

    Una publicación así nos inquieta a todos en el momento, más a nuestros reporteros, y por supuesto al gremio periodístico en sí, pues en los minutos en que se confirma la veracidad del hecho, la zozobra llega y nos mueve el tapete.

    Nuestra lectura es que este tipo de publicaciones no son “inocentes”, sino que se busca infundir miedo e intentar desestabilizar aunque sea por unos momentos a Noroeste y a los medios en general.

    Como siempre, nosotros nos mantenemos alerta ante cualquier tipo de situación que tenga que ver con la integridad y la seguridad de nuestros periodistas. Años de ataques y atentados nos han servido para endurecer nuestros protocolos y nuestra capacidad de respuesta. Estamos atentos.

    Gracias, suscriptor

    Ya el domingo pasado lo dedicamos a narrar algunos de los errores cometidos en días pasados, pero hoy no queremos dejar pasar este mensaje que nos llegó el miércoles 17 con las observaciones de un suscriptor:

    “Estoy leyendo sus noticias por FB, soy suscriptor, me encuentro fuera de la ciudad, no tengo en físico el periódico, por lo mismo sigo ávidamente todos sus reseñas.

    Me permito hacerles la siguiente observación, ya que considero de mucho prestigio su empresa, me parece inconcebible en cualquier ámbito las faltas de ortografía y con Uds. deberá ser prioridad, el departamento de redacción deberá tener supervisión de lo que se publica, les envío un escrito, que tiene una garrafal falta, algo que da vergüenza que ocurra en un prestigioso rotativo como son Uds. Deberían poner más atención, antes de hacer cualquier publicación. Cualquier molestia que esto ocasione, deberá ser para mejorar. Gracias”.

    Aunque nos da gusto que un suscriptor se tome la molestia de enviarnos retroalimentación, nos apenan mucho los errores que cometemos, sobre todo este que nos señaló, pues es uno muy básico.

    En la nota de Gente Mazatlán publicada el día 11 de noviembre en la versión digital y el 12 de noviembre en la versión impresa con el título “Muere Mario Medina ‘Tequilero’, Rey de la Alegría de 1999”, en el segundo párrafo pusimos tubo, en lugar de tuvo.

    Error básico, pero vergonzoso, que cometió el reportero y la editora no corrigió.

    Además de disculparnos, como siempre, con nuestros lectores, agradecemos el mensaje de nuestro suscriptor y reiteramos nuestro compromiso de reforzar la revisión y la calidad de nuestras publicaciones.

    Descarga gratis nuestra App
    Download on the App Store    Disponible en Google Play