La hora del beis... y sus efectos

    Apenas iniciamos la temporada beisbolera y ya hizo estragos en nosotros... Bueno, pues esta semana, empezando y empezando... el peor temor para nosotros como editores llegó desde la primera jornada: el martes el partido inaugural de Venados en el estadio de Tomateros se empató y nos dio más de medianoche sin que pudiéramos cerrar la edición.

    Apenas iniciamos la temporada beisbolera y ya hizo estragos en nosotros...

    ¿Recuerda que la semana pasada le contamos cómo nos impacta editorialmente la cobertura del beisbol de invierno de la Liga Mexicana del Pacífico?

    Bueno, pues esta semana, empezando y empezando... el peor temor para nosotros como editores llegó desde la primera jornada: el martes el partido inaugural de Venados en el estadio de Tomateros se empató y nos dio más de medianoche sin que pudiéramos cerrar la edición.

    A las 00:30 horas tuvimos que decidir cerrar así nuestro ejemplar de Culiacán, sin el resultado final, pues a esa hora la pizarra estaba empatada a 6 carreras en la décima entrada.

    A esas horas, como nunca se sabe qué va a suceder, cómo va a evolucionar el partido, tenemos que tomar la dolorosa decisión de irnos así, sin resultado, y poniendo en nuestro texto: hasta la 1 de esta madrugada, el marcador en la décima entrada estaba empatado a 6 carreras. E invitar al lector a leer la nota completa en nuestro sitio de Noroeste.com.

    Finalmente, ese primer día, ya habíamos tomado la decisión de irnos sin el resultado en la edición de Culiacán, pero en lo que hicimos el ajuste sobre la página se terminó el partido y logramos poner completa la información.

    En la edición de Mazatlán, por nuestro proceso técnico, usualmente podemos esperar un poco más el cierre, pero aún así, en este caso, el día del arranque del beisbol impactamos fuerte en el proceso de producción, pues ambas ediciones las cerramos entre la 1:15 y 1:30 de la madrugada. Muy, muy tarde. Cerrar a esas horas nos impacta muy fuerte en los tiempos de impresión, compaginación y distribución de nuestro periódico impreso. Con el consecuente efecto en la hora de llegada del ejemplar a las puertas de nuestros suscriptores.

    Al día siguiente, el miércoles, el partido inaugural en el estadio de los Venados no terminó tan tarde, y logramos cerrar la edición antes de la medianoche.

    Sin embargo, ese día fue peor, porque en la madrugada registramos una falla técnica y le fallamos a nuestros suscriptores en la entrega de su ejemplar.

    Esa mañana del jueves recibimos cientos de llamadas preguntando por la entrega del periódico y a cada una se le explicó la situación; afortunadamente nuestros suscriptores siempre nos apoyan y entienden.

    Por eso y por los retrasos en la entrega ofrecemos nuestras disculpas.

    Afortunadamente el viernes terminó todo un poco más temprano y no nos fuimos tan tarde con la hora de cierre, y ya en fin de semana es un poco más sencillo, pues los partidos inician más temprano y eso nos ayuda mucho.

    En fin, así estuvimos esta semana haciendo malabares con la hora del beis y los vaivenes propios de nuestro proceso diario.

    Llamadas de lectores

    Esta semana recibimos varias llamadas de lectores, además de las de reclamo por las fallas en la entrega.

    Una de ellas fue de felicitación por parte de una maestra por la nota que publicamos sobre la bióloga del Acuario Mazatlán que falleció de un infarto. A nuestra lectora le gustó que hayamos abordado la historia y que en un tono humano rindamos un pequeño homenaje a esas personas que con su labor han contribuido a hacer un mejor Mazatlán y un mejor Sinaloa.

    Esas historias siempre tendrán espacio en nuestras páginas y nuestras plataformas, siempre serán bienvenidas, pero sobre todo nos gusta contarlas cuando esa persona aún vive, por eso, querido lector, si conoce a alguna persona que esté haciendo la diferencia desde su profesión, oficio u ocupación, no dude en llamarnos o enviarnos la información y nosotros buscamos la historia para contarla.

    De hecho esa nota de la bióloga surgió precisamente de la recomendación de una lectora por teléfono.

    Ya lo hemos dicho, siempre es reconfortante recibir una felicitación de un lector, así como recibir información o datos para buscar alguna historia o dar seguimiento a un tema.

    Precisamente para dar seguimiento a un tema también recibimos una llamada en nuestra redacción de Mazatlán sobre el estado de la vialidad conocida como Avenida Peche Rice, en la entrada norte de la ciudad, en cuyo acceso de la carretera se presentó precisamente un accidente mortal esta semana.

    En eso estamos, dándole seguimiento para alertar.

    Y así como este, seguramente habrá muchos temas que le interesan a usted, lector, como ciudadano, como usuario, como habitante de Sinaloa... díganos y nosotros estamos para servirle en abordar temas de su interés.

    Descarga gratis nuestra App
    Download on the App Store    Disponible en Google Play