¿Y la estrategia?

    La síntesis de la política de seguridad en ‘abrazos, no balazos’ no ha permitido restablecer la paz en México, y la ampliación de programas sociales a zonas donde antes, hay que destacarlo, no llegaban, no ha sido suficiente para la pacificación del País.

    Si algo ha dejado en claro los hechos de violencia en México de hace unos días, que se han ido sumando a otros en semanas, meses y años recientes, es que la estrategia de seguridad no ha dado tranquilidad a la población.

    Sí, es verdad que hay zonas donde la incidencia delictiva muestra cifras menores a las que se tenían en años anteriores, pero, ¿cuánto tiempo logrará mantenerse?

    Las zonas donde hay menos cantidad de hechos violentos, que en realidad siguen ocurriendo, se debe más a otras condiciones propias de la delincuencia organizada que a las acciones que el Gobierno federal haya emprendido.

    La síntesis de la política de seguridad en “abrazos, no balazos” no ha permitido restablecer la paz en México y la ampliación de programas sociales a zonas donde antes, hay que destacarlo, no llegaban, no ha sido suficiente para la pacificación del País.

    Una de las bases de que todos se apeguen a la legalidad, a lo que dictan las leyes, es la procuración de que prevalezca el Estado de Derecho, y en ello, se involucra todo el Estado Mexicano.

    La responsabilidad, sin duda, de garantizar que todo México sea seguro, recae en el Ejecutivo federal y hasta ahora, las cosas no han funcionado. Pero el sistema de seguridad arrastra consigo también leyes débiles, que deberán revisar en el Congreso de la Unión y además, un sistema de aplicación de la ley con un rezago, que corresponde al Poder Judicial.

    Hacer estos planteamientos, de que la urgencia de revisar y adecuar las estrategias de seguridad en México está más allá de filias y fobias hacia quien hoy gobierna en el País. Obedece a la urgencia de que la tranquilidad regrese a cada rincón de esta Patria. Y no se está haciendo.

    Son muchas las voces que plantean al Gobierno la necesidad de revisar lo que ha funcionado, y lo que no. Atender ese llamado y actuar no significa ceder, sino atender una realidad que se descompone a lo largo y ancho del País. Y los mexicanos lo único que esperan es que, sobre el crimen organizado, se imponga en el Estado Mexicano.

    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Suscríbete y ayudanos a seguir
    formando ciudadanos.

    Suscríbete
    Artículo disponible solo para lectores registrados
    Periodismo ético, profesional y útil para ti.

    Sé parte de nuestra comunidad.

    Regístrate gratis
    Descarga gratis nuestra App
    Download on the App Store    Disponible en Google Play