“Es increíble, pero entre más avanza la Cuarta Transformación más nos llega el tufo al viejo PRI, o ¿no era ese el discurso de los priistas en cada elección? ¿No fue el PRI el que hablaba de carros completos, donde la oposición no tuviera cabida?”
    Corta memoria

    Ayer visitó Sinaloa Miguel Ángel Osorio Chong, Senador de la República por el PRI, y ex Secretario de Gobernación durante la administración de Enrique Peña Nieto.

    Vino sobre todo a hacerle el caldo gordo a Mario Zamora, respaldándolo en la contienda rumbo a la Gubernatura de Sinaloa.

    En conferencia de prensa, Osorio Chong se aventó buenas y certeras palabras, por certeras no nos referimos a que sean ciertas, sino que dieron en el blanco, que es el de generar discusión y polémica entre el electorado.

    El priista argumentó que Morena quiere ganar la elección para seguir echando a perder a México.

    Cuando publicamos una nota en nuestro portal, rápido se ve la respuesta de la gente, lo que ocasionan los dichos de cada político que emite un comentario como este, y pues las expresiones no se hicieron esperar.

    Insultos y demás llovieron contra Osorio, de los más de 100 comentarios de la nota, ni uno mostraba un apoyo a favor de los dichos del ex Secretario de Gobernación, sí, ni uno sólo.

    En Noroeste no apoyamos las faltas de respeto hacia ningún político, pero es claro, que la gente, señor Osorio Chong, tiene memoria.

    Discurso priista

    Al parecer, a Rubén Rocha Moya, candidato de Morena a la Gubernatura de Sinaloa, ya lo están dejando más suelto.

    Lo dejan hablar más y explayarse, al menos parece que Héctor Melesio Cuén ya no pone tantas palabras en su boca, se ve más relajado.

    Asegura que no sólo van a ganar la Gubernatura de Sinaloa, sino que los candidatos de Morena y PAS saldrán victoriosos en los 18 municipios y en todos los distritos electorales, o sea carro completo.

    Rocha Moya señaló que aun cuando todas las encuestas les dan una ventaja irremontable, no se confían y la alianza ya está preparada para defender el voto el 6 de junio e impedir el fraude electoral, con representantes y abogados en todas las casillas, quienes vigilarán por partida doble, tanto de Morena como del PAS.

    Es increíble, pero entre más avanza la Cuarta Transformación más nos llega el tufo al viejo PRI, o ¿no era ese el discurso de los priistas en cada elección? ¿No fue el PRI el que hablaba de carros completos, donde la oposición no tuviera cabida?

    La verdad es mucho más simple, en realidad el día de la elección será el momento en que entre en acción el PAS, cuando va a desquitar lo que les van a dar si ganan la elección.

    Los maestros y estudiantes de la UAS encabezarán la operación del “Día D”, para eso llegaron al equipo de Rocha Moya, para darle la estructura electoral que no tiene Morena.

    Pero si gana, Rocha Moya no tiene ni idea de la bronca que se habrá echado encima, será como sacarse la rifa del tigre o echarse un costal de alacranes en la espalda.

    Entonces sabrá que el poder no vale la pena a cualquier costo.

    Pero para comenzar a sufrir, primero tiene que ganar.

    Al hartazgo le
    llaman vandalismo

    Dice el Ayuntamiento de Culiacán que las expresiones de hartazgo y exigencia de justicia que, a manera de protesta, fueron colocadas en infraestructura pública por la sociedad civil son actos de vandalismo.

    Esto después de que el 15 de mayo se tapizaron las letras de CULIACÁN y un módulo de información que se encuentran a un costado de la Catedral con el rostro del Gobernador Quirino Ordaz Coppel y el Fiscal Juan José Ríos Estavillo, como intervención por la falta de justicia en el asesinato del periodista Javier Valdez Cárdenas.

    Estas nuevas “pegas” se sumaron a las fichas de personas desaparecidas que ya estaban pegadas ahí, además de las pintas por el 8 de marzo en las que dice “Sinaloa Feminicida”.

    Al Ayuntamiento le pareció buena idea emitir un comunicado en el que dice que esas intervenciones son vandalismo, adjuntando las fotografías de la intervención, y hasta le dio por amenazar que va a investigar para dar con los responsables.

    Por supuesto que cobardemente la información fue boletinada sin adjudicarle a nadie la responsabilidad de la propuesta, sabiendo que inmediatamente una ola de rechazo obtendrían como única respuesta.

    Sin embargo, todos sabemos que en nuestros gobiernos los secretos duran lo mismo que una candidatura en el Partido Verde, así que rápidamente comenzó a circular la versión que señala al Secretario del Ayuntamiento, Othón Herrera y Cairo Yarahuán, como el responsable de ordenar a comunicación social boletinar la expresión con falta de empatía.

    Ojalá no hubieran exigencias de justicia, ni personas desaparecidas, para que los monumentos municipales siguieran limpios, desgraciadamente mientras sigan nuestros funcionarios sin hacer su trabajo, el pueblo seguirá reclamando la justicia que no llega.

    En la intimidad

    Lorena Margarita Domínguez Ocampo fue una mujer de lucha, primero lo hizo con un despacho de defensa de los derechos humanos, posteriormente, cuando el terrible cáncer atacó su cuerpo, se dedicó a apoyar a quienes, como ella, eran víctimas de esa enfermedad y creó la Fundación Cruzada Rosa Lic. Margarita Domínguez.

    Por más de siete años se dedicó a hacer eventos para recaudar fondos o enlazar a quienes tenían el problema con quienes tenían la solución.

    Y, últimamente ingresó a la política a través de Redes Sociales Progresistas, que la hizo su candidata a la Presidencia Municipal de Mazatlán.

    Pero su muerte no causó un revuelo político, salvo Martín Heredia, su contrincante por Movimiento Ciudadano, que envió el pésame a la familia y suspendió por un día su campaña, Margarita Domínguez recibió una despedida podría calificarse como íntima.

    Sus compañeras de lucha contra el cáncer y sus compañeros de fórmula en RSP, acompañaron a sus hijos María de Jesús y Joshua.

    Nadie más. Ninguno de los candidatos contra los que contendía, ninguna autoridad municipal, ningún enviado del Estado.

    La dejaron partir sin decir adiós.