“Ante el anuncio, tanto del Gobierno federal como el estatal, de volver llueva o truene y a pesar de la tercera ola de contagios, el organismo especializado en la educación en México y en el estado ve positivo tal anunció pero advierte también que las clases presenciales no es un tema de manotazo o declaración, necesita recursos, organización y sobre todo planeación”.
    Brechas educativas

    No todos los estudiantes han tenido las mismas oportunidades ante la educación a distancia, lo que ha generado brechas importantes en la zona rural y zonas de alta marginación en donde no tienen los medios tecnológicos ni de acompañamiento familiar para la educación a distancia.

    Así, con estas palabras, el director de Mexicanos Primero Sinaloa, Gustavo Rojas Ayala, advierte de la importancia de la presencialidad o el llamado a las aulas.

    Ante el anuncio, tanto del Gobierno federal como el estatal, de volver llueva o truene y a pesar de la tercera ola de contagios, el organismo especializado en la educación en México y en el estado ve positivo tal anunció pero advierte también que las clases presenciales no es un tema de manotazo o declaración, necesita recursos, organización y sobre todo planeación.

    Porque estamos ante la disyuntiva de terminar con el encierro de estudiantes para que puedan tener un desarrollo óptimo porque las clases a distancia ni son de todos ni para todos.

    ¿Volver a las aulas? ¿Y qué hacemos con la pandemia?

    Habrá mucho que analizar, que resolver, más allá del discurso de las autoridades con sus declaraciones, el tema de salud sigue marcando la agenda sobre todos los temas, incluso el educativo.

    La duda

    Las autoridades no se ponen de acuerdo para variar y en lo que pasa el tiempo, los padres y madres de familia son consumidos por la duda del regreso a clases.

    El Gobernador Quirino Ordaz Coppel dice que sí habrá regreso presencial, alinéandose con lo anunciado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

    Pero Gonzalo Gómez Flores, Secretario General de Gobierno, dijo que hay que valorar las condiciones del estado, y al final quien tiene la última palabra será el Secretario de Salud Efrén Encinas Torres, en coordinación con Juan Alfonso Mejía, Secretario de Educación y Cultura.

    Y mientras tanto, los padres y madres de familia no saben si festejar, renegar, bañar a los plebes o prepararse psicológicamente para ser maestros por lo menos un semestre más o alistarse para mandarlos a la escuela.

    Un paseo por las nubes

    Buscando ejemplos de cómo funciona la Ciudad de México y el País, tanto en administración pública como en seguridad, el Gobernador electo, Rubén Rocha Moya, aprovecha cada minuto de su tiempo antes de tomar posesión.

    Como parte de su gira interminable de trabajo en la Ciudad de México se reunió con la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y con Rosa Icela Rodríguez, titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, para agarrar las buenas decisiones y mañas para controlar sus áreas.

    Con el derribe de la línea 12 y las broncas en que se metió, Claudia no es la mejor consejera en este momento, y tomando en cuenta que los homicidios dolosos están rompiendo récord en México, tampoco sabemos si Rosa Icela sea la más adecuada para dar consejos, como dicen por ahí, mira a qué palo te arrimas.

    En Sinaloa, lo que se necesitan son estrategias efectivas y desde la Coordinación General del Consejo Estatal de Seguridad Pública ya se entregó un diagnóstico integral, lo que es necesario es que se dejen de hacer de la vista gorda desde las autoridades que, desde luego, son lideradas por el titular del Ejecutivo, la próxima chamba de Rocha Moya.

    Los retos que vienen son grandes, tampoco se pide que se pacifique el estado en un año, pero lo que se pide es que se garantice desde el Estado que la ciudadanía pueda vivir tranquilamente, lo que no ha sucedido en mucho tiempo.

    Oficina cerrada

    En el Palacio Municipal de Culiacán anda el mitote de un brote de coronavirus que ha alcanzado a decenas de trabajadores, y se ha quedado en mitote porque la versión oficial son 15 empleados enfermos de diversas áreas.

    El rumor tomó fuerza ayer jueves, cuando el Gobierno de Culiacán tomó la determinación de cerrar al público las oficinas de atención en la Presidencia Municipal, que dizque por medidas sanitarias.

    Pero bien que hace dos meses, cuando el Alcalde Jesús Estrada Ferreiro era candidato a la reelección, el Ayuntamiento consintió permisos y nula vigilancia en eventos multitudinarios.

    Por supuesto que este cierre de algunas oficinas no aplica para la Tesorería, que tendrá guardias hasta en el período vacacional para recibir el pago de impuestos.

    Pero no se le ocurra visitar el Ayuntamiento con una petición, porque las puertas estarán cerradas, de por sí son lentos para resolver la tramitología de la ciudadanía, ahora imagínese con las oficinas cerradas.

    El documento

    Por cierto, circula en las redes sociales la copia de un documento que presuntamente les están dando a firmar a los policías y agentes de Tránsito de Culiacán.

    El documento, que ha sido compartido a través del ciberespacio, asegura que los firmantes pierden todos sus derechos de reclamar salarios atrasados, primas vacacionales, aguinaldos, bonos o cualquier otra prestación.

    Los inconformes aseguran que a los agentes que se niegan a firmar el documento no les entregan su quincena.

    Hasta ayer, el Ayuntamiento de Culiacán no había ratificado la autoría del documento, pero por lo pronto, otro mensaje llama a participar en una manifestación en contra de la administración del Alcalde Jesús Estrada Ferreiro.

    El asunto de fondo es la mala relación entre el gobierno del modernismo y los policías, que comenzó con promesas de campaña de aumento de sueldos y hasta un fraccionamiento exclusivo para ellos y ha terminado en nada.

    El problema de las promesas es que crean un ambiente de esperanza que con el paso del tiempo se convierte en frustración.

    Y como es mucho más fácil prometer que cumplir, Estrada Ferreiro se ha ido metiendo en un berenjenal del que no se ve una salida fácil.

    Para empezar, el municipio carece de los recursos para hacer cumplir las promesas del Alcalde y los policías tienen años esperando un apoyo que nomás no llega.