Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Congruencia Ámbito

Miguel Ángel González Córdova
07/12/2018 | 04:02 AM
En memoria de Jorge Medina Viedas no cabe un réquiem, sino un viva, como corresponde a alguien que hace su entrada triunfal a la posteridad, y por tanto va a seguir actuante en la historia de la Universidad Autónoma de Sinaloa donde su nombre cobra relevancia como adalid de una etapa de lucha aciaga, azarosa, pero gloriosa para esa Máxima Casa de Estudios.
 
La confrontación iniciada por el Gobernador Antonio Toledo Corro en los inicios de 1981 generó un frente universitario en el que la unidad en defensa de la integridad rosalina amalgamó la respuesta de estudiantes, maestros y trabajadores, encabezados por el Rector Medina Viedas, cuyo discurso vigoroso, encendido, pero puntual, vibró y generó una vibra multitudinaria en calles, plazuelas y explanadas. 
 
En lo personal, como colaborador entonces en la Dirección de Información y Relaciones de la UAS, tuve el privilegio de testimoniar aquellas jornadas cargadas de emoción y determinación en las que Medina Viedas dejó constancia de entereza y de una inagotable fe en la Universidad que siempre amó y en la cual dejó la impronta creadora y transformadora de su gestión rectoral.
 
Pocos años después me honró con su confianza y lo acompañé en la etapa inicial de su trayectoria como periodista en la ciudad de México donde pude confirmar que la razón de su existencia se significó por el acendrado amor a su familia y por un indisoluble vínculo emocional con la Universidad Autónoma de Sinaloa. 
 
A dos días de iniciado el periodo presidencial que se ostenta como la Cuarta Transformación de México, un grupo representativo del crimen organizado firma su presencia letal al emboscar y asesinar a seis policías de la Fuerza Única Regional de Jalisco en un acto que deja la concomitante huella de un reto al nuevo Gobierno Federal por la creación de la militarizada Guardia Nacional.
 
Particularmente ese operativo criminal al que se suman los asesinatos de un jefe policial, también en Jalisco, y un periodista en Nayarit, entraña un tácito mensaje en el sentido de que no priva temor ni respeto en el submundo de la delincuencia organizada ante la integración de una fuerza policial integrada por corporaciones del Ejército y la Marina, así como de la Policía Federal.
 
Después de 12 años de enfrentar la presencia del instituto armado en las calles y en espacios rurales, la delincuencia al servicio de los grupos narcos y huachicoleros ha probado su poder de confrontación que cuenta con el apoyo de la ventaja propiciada por el elemento sorpresa, el cual resulta determinante.
 
Los delincuentes saben cuándo, dónde, cómo y a quién van a atacar sorpresivamente; en cambio los operativos de las fuerzas policiales o militares se ven frustrados como efecto de los “pitazos” posibilitados por la infiltración de “orejas” al servicio del narcotráfico, lo cual se evidencia con frecuencia. 
 
Si bien debe reconocerse que en las corporaciones policiales de los estados y municipios militan personas de buena fe, también es evidente la infiltración de elementos corruptos. Esto parece haber sido uno de los motivos por los que el Presidente López Obrador pospuso el cumplimiento de su compromiso de campaña en el sentido de devolver el Ejército a los cuarteles, y lo va a mantener en las calles a reserva de que los cuerpos policiales locales sean objeto de una reingeniería moral e integralmente operativa.
 
La confianza manifestada por López Obrador en la alternativa de una institución policial militar tendrá que justificarse con los resultados que, más allá de la ventaja con la que el elemento sorpresa favorece al crimen organizado, aporte la Guardia Nacional mediante la fuerza legítima de su integridad. 
 
Reconocida empresa automotriz anuncia la presentación en línea de automóviles eléctricos en adecuación con la regeneración ecológica que requiere el planeta, y la cual implica el paulatino pero inaplazable desaliento de la producción de vehículos impulsados por combustión. Ante esa expectativa la construcción de una nueva refinería mueve a considerar hasta qué grado esa inversión cobrará congruencia.
 

 

magco7@hotmail.com 
También de este autor..
23-11-2018
09-11-2018
12-10-2018
28-09-2018

Oportunidades