Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Dejarse incordiar ÉTHOS

Rodolfo Díaz Fonseca
03/12/2019 | 03:57 AM

rfonseca@noroeste.com
@rodolfodiazf

 

Es común que intercambiemos saludos o abrazos cordiales como elemental signo de buena educación, sin comprender que estamos refiriéndonos a muestras de cariño íntimas y profundas porque brotan del corazón (recordemos que cor, cordis significa corazón en latín).

Así, emitir un abrazo cordial es decir que se abraza con el corazón a la otra persona, que se está con ella en concordia, en perfecta unión y armonía.

En cambio, la palabra incordio se utiliza para significar que algo es molesto, agobiante o fastidioso (proviene de antecordio, que era una especie de tumor que afectaba especialmente a las mulas y caballos en la zona pectoral).

La maestra Blanca Gómez Bengoechea escribió un artículo titulado “Dejarse incordiar, mirar a las familias pobres a nuestro alrededor”, en el que recalca la desconfianza, frialdad y desprecio con que tratamos a los indigentes, migrantes o personas necesitadas:

“Solemos verlos como los hijos de unos padres despreocupados, que no quieren trabajar, que nos incordian en los semáforos, nos piden dinero por la calle vete tú a saber para qué... Como personas que ‘quieren vivir así’, con los que es imposible trabajar y de los que no se pueden obtener cambios positivos”.

Sin embargo, precisó, es necesario que nos sintamos incómodos con su presencia: “Dejarse incordiar” supone permitir que estas realidades nos “desacomoden” de alguna manera. Que nos moleste su existencia, hasta tal punto que decidamos hacer algo por conocer lo que tienen detrás y remediar sus causas últimas.

Finalmente, recordó las palabras de Bergoglio: “Reclamar para ellos, como ha dicho el Papa Francisco, tierra, techo y trabajo, y hacer realidad ese vínculo inseparable que debe existir entre nuestra fe y los pobres, a los que nunca debemos dejar solos. Aunque eso signifique un “incordio” para nuestras vidas”.

¿Me dejo incordiar por ellos?

También de este autor..
10-12-2019

Oportunidades