Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

La 4S Opinión

Denise Dresser
16/09/2019 | 04:00 AM

La Cuarta Transformación insiste en que lo es. Todos los días busca crear una narrativa de cambio verdadero, de ruptura real, de bandazo bendito. Según la historia oficial, membretada y diseminada en cada documento de gobierno, ha habido solo cuatro hitos de alteración auténtica: la Independencia, el periodo juarista, la Revolución de 1910 y la etapa actual. Todos los esfuerzos de democratización antes de Andrés Manuel López Obrador fueron apócrifos. Todos los trabajos de construcción y remodelación institucional fueron en balde. Todas las alternancias anteriores no cuentan. Ahora se trata de reescribir el pasado para controlar el futuro; de concebir a la política como un espectáculo continuo con actores que memorizan el guión escrito en Palacio Nacional; de poner a desfilar a pipas de Pemex y a los beneficiarios de los programas sociales y a los miembros de la Guardia Nacional. México transformado cuando en realidad es México abreviado. Simplificado.

No reconoce de dónde venimos y cuánto trabajo nos tomó salir -incompletamente- de ahí. El país del presidencialismo imperial y el centralismo discrecional. El país del partido hegemónico y los contrapesos inexistentes. El país del Ejecutivo fuerte, el Legislativo subordinado, la Suprema Corte omisa. Un lugar donde no había comisiones de derechos humanos o acceso a la información pública o Banco de México autónomo o reguladores de competencia en telecomunicaciones o periodismo de investigación independiente o autoridades electorales que no estuvieran al servicio del PRI. Un paraje de poder predominante y concentrado que fuimos transformando con luchas sociales y reformas electorales; con elecciones competidas y batallas aguerridas.
La 4T se comporta como si esa etapa no hubiera existido y no fuera necesario defender lo que ahí se logró. No reconoce el camino recorrido; lo ignora o lo denuesta. No recuerda cómo se pavimentó la ruta que le permitió llegar; más bien asume el monopolio moral de la representación porque finalmente arribaron los impolutos. El nuevo gobierno no comprende que sólo ganó una elección; presume un cambio de régimen. No entiende que sólo llegó al poder; piensa que puede ejercerlo como le plazca. Y para ello tiene que rechazar la complejidad y apelar a la simplificación. Nada de negociaciones complejas o deliberaciones democráticas; nada de datos o mediciones o evaluaciones. Ahora se gobierna con soluciones fáciles y mantras mediáticos. Para enfrentar los feminicidios, el despliegue de la Guardia Nacional. Para encarar la impunidad, el populismo penal y la prisión preventiva oficiosa. Para superar la crisis educativa, 100 universidades anunciadas pero inacabadas. Para acabar con la corrupción, la voluntad presidencial pero aplicada selectivamente. Para asegurar el desarrollo, apostarle a la petrolización aunque quiebre las finanzas públicas.
Ante cada reto complejo, la 4T tiene una solución simple. Una app o una promesa presidencial o una declaración mañanera. Para el lopezobradorismo, sólo se requiere sentido común, 99 por ciento de honestidad y 1 por ciento de capacidad. Y si alguien señala efectos contraproducentes o políticas públicas deficientes, la respuesta también es sencilla. Quien las critica representa intereses oscuros o se opone al cambio o no quiere perder sus privilegios o es un conservador o un sicario del periodismo. Lo único que se necesita para que la economía crezca y Pemex aumente su producción y la desigualdad disminuya es la exhibición de los moralmente derrotados. Lo único que se requiere para transformar a México es que desfilen los militantes de una “causa trascendente”, como dice José Woldenberg.
Ante esta simplificación políticamente útil pero democráticamente peligrosa, urge reaccionar. Estos no son tiempos ordinarios y nos corresponde hacer cosas extraordinarias para defender instituciones acosadas y valores amenazados. Toca señalar y analizar y alertar ante el espectáculo de las ocurrencias cotidianas, las frases efectistas y la mercadotecnia manipuladora llevado a cabo por quienes no entienden la diferencia entre ser un propagandista y ser un funcionario público. Toca combatir los resortes autoritarios con las convicciones democráticas. Toca enfrentar a la 4a. Simplificación con el arma más poderosa: la verdad. Y el acto más revolucionario y transformador en estos tiempos es decirla.
@DeniseDresserG

También de este autor..
14-10-2019
09-10-2019
30-09-2019
23-09-2019
09-09-2019

Oportunidades