Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

La oposición en su laberinto, sin candidato para 2021 Opinión

Jesús Rojas Rivera
08/02/2019 | 04:04 AM
La semana pasada afirmé que el Gobernador pactaría con Andrés Manuel la candidatura para la sucesión del Poder Ejecutivo local en 2021, dije además que quien resulte designado en ese acuerdo político será el próximo gobernador sinaloense. Los comentarios no se hicieron esperar, varios analistas coinciden en todo o en parte con las opiniones expuestas en este espacio, como es natural, otros no.
 
Más allá de ello, en lo que sí coinciden las plumas locales es en que, a casi dos años de la elección, no hay ni por asomo un perfil medianamente rentable para contender por la gubernatura. La oposición más allá del PRIMOR está en su laberinto, dando vueltas y tumbos en los problemas de siempre. Incapaces de construir una narrativa para sacar un proyecto, ya no digamos ganador, al menos competitivo para las elecciones que no están tan lejos como se imaginan.
 
El PAN vive la permanente crisis que representa la falta de liderazgo de su dirigente Sebastián Zamudio, la voz que se esconde detrás de quien abiertamente lo manda y mangonea, un cacique del PAN llamado Adolfo Rojo Montoya. Que dicho sea de paso tiene una pésima reputación y fue derrotado apabullantemente en el proceso electoral pasado. No ganó ni su casilla. 
 
La mancuerna y su grupo tienen la raquítica representación blanquiazul en el Congreso local, dos diputados de muy poca productividad, los mismos que no fueron capaces de articular una agenda mínima legislativa para posicionar ni un solo tema del PAN en este primer periodo, ni se ven, ni se oyen. Cada que el coordinador de los diputados blanquiazules habla, el efecto público es demoledor, nadie le cree, precisamente por la trayectoria común que los une. Los de peor imagen pública, están apoderados de un partido en decadencia y no se les ve interés en recomponerlo. Por el contrario, se dice que Adolfo Rojo buscará o impulsará un candidato para la sucesión de su actual monigote, demostrando que para hundir más profundo el barco, ellos son expertos.
 
Los dirigentes municipales de Culiacán, Choix, Guasave, Salvador Alvarado, Angostura, Elota, Cosalá, Concordia, Rosario y Escuinapa han declarado la guerra al comité directivo estatal. Así como varios liderazgos que buscan agruparse en una oposición que regrese un poco de dignidad al partido secuestrado por un grupúsculo de mercenarios que viven de las migajas de la derrota. Un solo alcalde tiene el PAN y no es amigo de la dirigencia, en el proceso pasado hicieron lo que pudieron para sacarlo del camino, visto está que los mediocres son enemigos del éxito. 
 
En el PAN la renovación de la dirigencia estatal será este año, los grupos comienzan a reunirse y se gestan las primeras alianzas. Hay dos visiones para el futuro de Acción Nacional, la de los que luchan por mantener las representaciones plurinominales a costa de lo que sea, y los que entienden que la única salvación del azul en Sinaloa, está en la apertura ciudadana y la construcción de liderazgos capaces de hacer lo que hace mucho no hacen: ganar en las urnas.
 
El PRD pasa también por una crisis en torno a su dirigencia, hace unos días militantes comenzaron un movimiento para la recolección de firmas en contra del “continuismo pernicioso” que representa una dirigencia “espuria” en manos de Audómar Ahumada. El movimiento lo encabezan Heriberto Arias, Gloria Santos, Efrén Lerma y otros más que reclaman al comité local, “no haber alcanzado ni el 3 por ciento de la votación en 2018”. Lo más extraño de todo, es que el único Diputado por mayoría del PRD, Édgar González le exige también la renuncia al hombre que le concedió la candidatura en el proceso pasado. Audómar a punto del retiro, se irá en la rechifla de sus compañeros de partido, negado también al cambio generacional, con las puertas cerradas entre los mismos, atrincherado en una franquicia política decadente, obsesionado por mantener un ínfimo espacio de poder. Traición con traición se paga. 
 
El PAS vive también su compleja realidad, cercado ante la amenaza latente de quitar la fuente de suministro universitario. Morena y los enemigos del dirigente estatal Héctor Melesio Cuén están a la asechanza, listos para tomar por asalto la UAS. Por eso, para 2021 es muy probable que el PAS también termine pactando en la alianza del PRIMOR, el ex Rector pocas veces se equivoca y el 2018 fue una lección inolvidable con quienes no debió hacer alianza. Andrés Manuel no tendría empacho en sumarlo a la “cuarta transformación”, si algo entiende el tabasqueño es la importancia del pragmatismo y el valor del liderazgo venga de donde venga. Luego le seguimos... 
 
jesusrojasriver@gmail.com 
También de este autor..
05-04-2019

Oportunidades