Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

La transformación es sólo posible, de la mano de los transformadores Kratos

Juan Alfonso Mejía López
09/09/2018 | 04:00 AM
La mejor forma de garantizar el derecho a aprender de las y los niños y jóvenes en México es garantizando el derecho a aprender de sus docentes y directivos. No hay que inventar el hilo negro, hacerlo realidad depende de acompañar primero con formación a las personas y después ocuparnos de la evaluación. Así lo creo y así lo hemos defendido en Mexicanos Primero, organización a la que pertenezco desde hace cinco años. 
 
Soplan tiempos de cambio y mucho se ha hablado de derogar la Reforma Educativa aprobada en el 2013. Todavía quedan muchas dudas sobre qué significa “derogar, cancelar y/o, abolir” estos cambios, lo cierto es que cada vez queda más claro que hablamos de elementos mucho más profundos que el marco legal modificado durante la administración saliente. Imaginarnos entre el dilema de reforma “Sí” o reforma “NO”, es un falso dilema.
 
La transformación educativa no se limita a mecanismos legales, ni tampoco depende de la salida o llegada de una nueva administración. El reto se vive en el proceso, en las prácticas vigentes y en cómo los cambios llegan al aula, donde se realiza el verdadero hecho educativo; para el aprendizaje de las y los niños, resulta más importante dotar de capacidades y compromisos a los agentes de cambio (autoridad educativa local, a los maestros, directivos, familias, sindicato y organizamos de sociedad civil) que participar de la alternancia de un partido político a otro. Aquí yace el verdadero cambio educativo: en el proceso, en las prácticas, en los agentes de cambio.
 
El efecto de tener a un maestro que confía en sí mismo, es decir, que cree que tiene las herramientas para lograr altos niveles de aprendizaje en sus estudiantes, el efecto de tener a este maestro es cuatro veces más grande que casi cualquier otro factor. Que los maestros tengan la preparación adecuada y que se sientan acompañados, puede hacer la diferencia. Sin embargo, desde hace décadas en México, no se han tratado a los docentes como profesionales del aprendizaje, ni se ha preocupado por garantizarles la formación y el acompañamiento debidos en su misión de conducir el aprendizaje de otros. 
 
La formación inicial debe asegurar que los docentes llegan a las escuelas con la confianza y las estrategias para promover la educación incluyente. Pero el sistema de formación inicial se ha caracterizado por bajas tasas de eficacia y hoy en día la mayoría de las debilidades detectadas en la formación inicial siguen vigentes. Aun cuando en las reformas legales de 2013, se estableció que la formación inicial debe “mantenerse actualizada” de acuerdo a los nuevos perfiles docentes y las necesidades del sistema educativo, la realidad de la formación inicial ha cambiado poco en los últimos cinco años. Y los resultados lo reflejan: aunque se nota una tendencia de mejora, para 2017, todavía 40 por ciento de los participantes en los concursos de ingreso al Servicio Profesional Docente (SPD) no cuentan con formación inicial adecuada para ejercer su profesión.
 
La tan hablada “transformación de la educación normal” apenas se va concretando. Hace poco más de un mes, se publicaron los nuevos planes de estudio para las escuelas normales; necesitarán acompañamiento constante para empaparse en un nuevo currículum, entenderlo, planear y ajustar su oferta y poner en marcha nuevas prácticas en la formación inicial.
 
Pero los maestros no sólo se forman antes de entrar a las aulas. La formación continua debe ofrecer a los docentes oportunidades para aprender a lo largo de su trayectoria profesional. Los cambios legales de 2013 establecieron el derecho de los docentes a una formación continua “de calidad”. A partir de ese año, es responsabilidad del Estado asegurar que los docentes tengan una formación continua en dos vertientes - una colectiva, basada en el aprendizaje entre pares y una individual, principalmente por medio de cursos. 
 
Aunque los cambios previstos en las nuevas leyes en torno a la formación docente continua tampoco se han consolidado al 100 por ciento, es imprescindible mantener vigente el derecho de los maestros a aprender establecido en la ley.  
 
El Consejo Técnico Escolar (CTE) es un primer paso importante para establecer un espacio y una cultura de aprendizaje colaborativo en las escuelas, pero hace falta fortalecer las capacidades de los directores y docentes para que aprovechen este espacio al máximo. Asimismo, para que el proceso de aprender juntos forme parte del día a día de los maestros, en este ciclo escolar, se debe seguir abriendo nuevas oportunidades de aprendizaje entre pares. 
 
Con respecto a la formación continua individual, los últimos cinco años han traído por lo menos tres estrategias de formación continua a nivel federal. La SEP reporta que más de un millón de maestros se han formado como parte de esta nueva estrategia, vigente desde agosto de 2017, pero cabe destacar que consiste únicamente en cursos en línea, de corta duración y de incierta calidad y relevancia para la práctica en el aula. 
 
La formación continua sigue presentando retos importantes, entre ellos: brindarle una inversión suficiente y consistente; evaluar los esfuerzos ya implementados (en particular la eficacia de la formación en línea); asegurar la equidad, desarrollando más oportunidades para maestros en escuelas marginadas y ampliando la oferta para reflejar la diversidad de contextos sociales; e involucrar a las y los maestros en la identificación de sus necesidades de formación.
 
Creo en los maestros y estoy seguro que también lo hace una amplia mayoría de mexicanos. Por ahora, vale la pena dejar asentado una sola cosa: NO hay transformación posible si no existen transformadores, con o sin reforma. 
 
Que así sea. 
 
PD. “No pude estar presente contigo; no pude abrazarte y verte reír físicamente; me duele y lo siento. Pero, nada de eso me impide decirte lo mucho que te amo. SER tu papá es uno de los regalos más enriquecedores que me ha dado la vida. Feliz cumpleaños, mi adorada Nicole - la victoria de todos -”. 
 
@juanmejia_mzt
También de este autor..

Oportunidades