Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Nada es irreversible OPINIÓN

María Amparo Casar
14/01/2020 | 04:00 AM

Durante los últimos diez años han proliferado literalmente decenas de libros y más de una centena de artículos académicos y de divulgación sobre el debilitamiento, retroceso, erosión, regresión, ocaso o colapso de las democracias. Los más conocidos, pero en absoluto los únicos, son el de Cómo Mueren las Democracias (Levitzky y Ziblatt, 2018) y How Democracy Ends” (D. Runciman, 2018).

Más recientemente, se ha vuelto la mirada al concepto de populismo –de izquierda o de derecha- cuyos mejores dos títulos son, quizá, el de Müller, “¿Qué es el Populismo?” (2017) y el de Nadia Urbinati, Yo el Pueblo: cómo el populismo transforma la democracia (2019). El populismo encarnado en un líder que se presenta como el único y auténtico intérprete de la voluntad del pueblo, que no cree en acuerdos ni compromisos, que reclaman una superioridad moral y que, sobre todo, prometen acabar con el distanciamiento entre élite y pueblo y remediar las sin duda lamentables e inadmisibles desigualdades que imperan en la sociedad de mercado.
De toda esta literatura, me parece que el concepto de autocratización desarrollado por Anna Lührmann y Staffan Lindberg (2019) es el que mejor captura lo que está ocurriendo en el mundo. Comparto aquí algunas de sus ideas sobre las que creo vale la pena reflexionar por el simple hecho de que permiten mirarnos en su espejo, no sentirnos únicos y evaluar si México se inserta en lo que los autores llaman la tercera ola de autocratización.
1. La autocratización es el “declive sustancial, de facto de los requerimientos institucionales base para la democracia electoral ... se va desplegando lenta y gradualmente haciendo difícil evidenciarla”.
2. “Las democracias pueden perder rasgos democráticos en diferentes grados si llegar a un absoluto y mucho antes de derrumbarse”.
3. Además de países tan diversos como Hungría, India, Rusia, Turquía, Perú, Polonia, “la evidencia creciente apunta a que un revés global está desafiando a una serie de democracias consolidadas, incluyendo a Estados Unidos”.
4. “La erosión democrática se convirtió en la táctica arquetípica durante la tercera ola de la autocratización. Aquí, los recién electos tienen acceso legal al poder y luego, gradualmente, pero de manera sustancial, socavan las normas democráticas sin abolir las instituciones democráticas clave”.
5. “Los responsables detrás de los actuales procesos de autocratización están utilizando medios en su mayoría legales”. Esto es, “la tercera ola de autocratización tiene una fachada legal”.
6. “Las élites gobernantes se mantienen al margen de movimientos drásticos hacia la autocracia y, en su lugar, imitan a las instituciones democráticas mientras gradualmente erosionan sus funciones”.
7. “Los autócratas electorales aseguran su ventaja competitiva mediante tácticas sutiles como la censura, el acoso a los medios de comunicación, restringiendo a la sociedad civil y partidos políticos y socavando la autonomía de las instituciones electorales”.
8. Engrandecimiento del Ejecutivo es el término que N. Bermeo (“On Democratic Backsliding”, 2016) usa cuando los ejecutivos elegidos debilitan los controles sobre el poder ejecutivo, uno por uno, llevando a cabo una serie de cambios institucionales que obstaculizan el poder de las fuerzas opositoras para desafiar las preferencias del Ejecutivo”.
Estos son algunos de los principales hallazgos de los autores. El parecido con lo que hoy ocurre en México me parece evidente. El primer año de gobierno está lleno de ejemplos que confirman el camino hacia una presidencia sin bridas.
Los hallazgos parecen y son desesperanzadores. Pero hay una nota de optimismo que no debemos dejar pasar. “Aún vivimos en una era democrática con más de la mitad de los países del mundo calificados como democráticos”; “la proporción de países del mundo que son democráticos se mantiene cercana a la más alta de la historia.
“Así como fue prematuro anunciar el fin de la historia (F. Fukuyama) en 1992, también es prematuro proclamar el fin de la democracia ahora”. Nada es irreversible.
Nota: En el número de Configuraciones de enero-agosto 2019, revista del Instituto de Estudios para la Transición Democrática dirigida por Rolando Cordera se ofrece un magnífico compendio de la literatura sobre estos temas: https://www.ietd.org.mx/configuraciones-48-49/

 

amparocasar@gmail.com

También de este autor..
22-01-2020
11-12-2019

Oportunidades