Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Suplementos
  • Novias
  • Gloss
  • Campo
  • Clave de Acceso
  • Tu Casa
  • Tu Salud
  • Tu Auto
  • Politicante
  • Mejor Educación

Urge acercar la justicia Editorial

Editorial
13/08/2019 | 04:00 AM

La noticia de una pequeña tienda de abarrotes que ha sido asaltada hasta tres veces en un día nos revela, de alguna manera, el fracaso de una sociedad para ofrecer justicia y seguridad a sus ciudadanos.

La información la reveló uno de los dirigentes de la Cámara Nacional de Comercio, quien dio a conocer la noticia, en un intento por motivar a sus miembros a denunciar un mal que parece haberse enquistado en el comercio sinaloense, la inseguridad.

Del abarrote no se sabe su nombre ni su ubicación, acaso se sabe que está ubicado en alguna colonia popular de Mazatlán, pero la verdad no importa mucho, podría estar ubicado en cualquier ciudad de Sinaloa.

Y el representante de la Canaco no paró ahí, reveló que los únicos comercios que realmente denuncian los robos y asaltos que sufren son los que pertenecen a cadenas comerciales, obligados a denunciar para recibir el beneficio del seguro.

Sin embargo, el resto de los comercios generalmente no denuncian, lo que nos deja lo que llaman una “área gris” enorme, donde ocurren todo tipo de abusos, robos, asaltos y violencia en contra de los comerciantes, quienes contestan con el silencio.

La gran pregunta es ¿por qué los comerciantes no denuncian?

La respuesta la sabemos todos: porque intentar pedir justicia en nuestras sociedades significa adentrarnos en el otro infierno, el de la burocracia.

Presentarnos a solicitar el derecho que tenemos todos a recibir justicia es algo que se ha convertido en una especie de sueño imposible, lo llamamos “ir a perder el tiempo”, “si nunca hacen nada”, “si nunca resuelven nada”.

El problema es que la autoridad asegura que al no recibir las denuncias no pueden ir en contra de los responsables, y así nos vamos hundiendo en un círculo vicioso sin fin.

Hace falta acercar la justicia al ciudadano, mientras esto no ocurra seguiremos siendo asaltados hasta tres veces al día.

También de este autor..
23-08-2019
21-08-2019

Oportunidades