Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
El cáncer de mama tocó la vida de Martha Silvia
La vecina de Escuinapa narra cómo logró superar este mal y llama a las mujeres a cuidar su salud
Carolina Tiznado
20/10/2019 | 4:46 PM
Marcar como favorita
Foto: Carolina Tiznado

ESCUINAPA. _ El cáncer de mama tocó la vida de Martha Silvia Sánchez Hernández, pero no la venció, le dio “alas” para convertirse en una promotora incansable de la salud de las mujeres; “como mujeres tenemos una obligación, cuidar nuestra salud”, dice.

Martha Silvia contagia con su optimismo mientras relata su historia que inició en 2006, una historia que no pensó que viviría pues era cuidadosa en su salud, no faltaba a sus citas ginecológicas con un médico particular, le tocó, pero lo asume como una misión y una oportunidad de vida que Dios le dio.

“Un día amanecí cansada, sentía un cansancio pesado en la espalda, no aguantaba, entonces fui al Hospital en Rosario, me mete el doctor Benítez a revisión, mi pezón estaba como ‘marchito’, es uno de los signos y yo no sabía, el doctor de inmediato me mandó a la mastografía a Escuinapa”, señala.

A partir de ahí inició un camino, en el que jamás pensó que moriría, indica, era la graduación de primaria de su hija y mientras ella se despedía de esa etapa escolar, ella pedía a Dios una oportunidad de vida.

Al llegar al Hospital General a realizarse la mastografía, considera que en su proceso se encontró con ángeles terrenales, primero con Lucía Sánchez encargada de la mastografía, sabía de su problema, pero le pidió tener fe y esperanza.

Ella misma la llevó a con el doctor Juan Calores en el mismo Hospital, para hacer un ultrasonido de tórax y descartar que el problema estuviera en otros órganos.

De inmediato fue trasladada al Hospital Oncológico de Culiacán, en 2007 le hicieron la mastectomía, perdió un pecho, pero ganó vida y de eso no se arrepiente, indica mientras muestra su seno.

Fue un proceso difícil, no lo niega, pero asumido con actitud de dar ánimo a su madre, misma que cuando el cabello se le empezó a caer, era consolarla pues el cabello renacería, pero para algunos es signos de que la muerte llegará debido a las quimioterapias, su mamá vivía afligida por eso, pero pudo ver que superó el problema, señala.

Cuando el tratamiento terminó, le manifestaron la necesidad de unas vacunas, 12 tenía que aplicarse, cada una tenía un costo de 36 mil pesos, fue el único momento en que pensó que el mundo se caería, no tenían el recurso para ello, precisa.

“Era ya el momento final, las necesitaba y empecé a tocar puertas que Dios me abrió, que Dios me siguió poniendo ángeles, las vacunas llegaron por asistencia pública, por organización y en una de esas hasta la puerta de la esposa del Gobernador llegué y ella Rosalía Camacho, me dio dos vacunas” expresa.

Son gestos que no se olvidan, porque son cosas que salvaron su vida, en la casa de Rosalía Camacho de Aguilar, se le destino una persona para recoger las vacunas y llevarla a donde se requería.

Desde ahí empezó a vivir una misión, la principal hacer consciente a las mujeres que deben cuidar su salud, que es parte de sus obligaciones y si para ello tiene que enseñar la mastectomía lo hace.

“Yo le digo a Lucy (encargada del mastógrafo) dime qué hago para que las mujeres entiendan que deben cuidarse, que es nuestra obligación hacerlo, por eso voy a las marchas, les enseño mis pechos, pude haberlo salvado, ellas pueden salvarse”, señala.

Critica la política implementada por el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, de entregar recursos de Bienestar sin pedirles que vayan a consultas médicas, a revisiones como la mastografía o el Papanicolaou que era una exigencia antes.

“Antes el exigirles la revisión médica, el Papanicolaou, la mastografía era una manera de salvarlas, aun cuando la obligación de cuidarse es nuestra, hay mujeres que no lo asumen y yo solo les digo, las mujeres somos la piedra angular de una familia, debemos cuidar nuestra salud, por favor ámense, cuídense”, puntualiza.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades