Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
ESCUELA ACTIVA INTEGRAL
El kínder, el lugar de los primeros pasos
En la Escuela Activa Integral, la educación preescolar representa el pilar de una formación para la vida
Noroeste / Redacción
22/08/2019
Marcar como favorita
Foto: Cortesía

Al ingresar a preescolar, el alumno de la EAI entra en contacto con un mundo más extenso de lo que representa su hogar y su círculo familiar cercano. Esto provoca que adquiera nuevos conocimientos, aprenda a adaptarse a entornos y personas diferentes, y desarrolle diversas habilidades sociales, como formar parte de un grupo, trabajar en equipo y hacer amigos.

Así, la asistencia al kínder le proporciona experiencias y oportunidades que difícilmente podría vivir en casa: un espacio más amplio donde puede correr, experimentar en juegos con columpios y resbaladillas, manipular materiales especiales para favorecer el aprendizaje, e interactuar con elementos variados con los que puede construir y crear. Y, claro está, le permite también adquirir hábitos que facilitan su aprendizaje.

La escuela le demanda competencias que complementan las adquiridas en casa: tiene que concentrarse y poner atención, estar quieto por un tiempo determinado, entender, recordar, seguir instrucciones, respetar horarios y reglas. Por otro lado, el orden físico de la escuela y la organización del tiempo le ayudan a trabajar y a aprender con mayor facilidad.

Si bien en esta etapa es muy importante lo que aprende, lo es todavía más fomentar su entusiasmo por saber y experimentar. Al promover el aprendizaje del niño se amplían sus posibilidades para desarrollar todas sus habilidades, por lo que se trabaja en estimular su pensamiento, animándolo a observar y preguntar; y de la misma manera ofrecerle diversas experiencias para percibir con los sentidos: tocar, ver, escuchar, probar y oler. Esto siempre desarrollando su imaginación, creatividad y sociabilidad.

 ¿Por qué iniciar desde Maternal en la Activa?

En la EAI el alumno adquiere y desarrolla de manera gradual las destrezas que le acompañarán en su proceso de aprendizaje, no solo en el contexto escolar sino en su vida cotidiana.

Integrarse a la Escuela desde el nivel Maternal permite el desarrollo de habilidades para fortalecer su incursión en la metodología Activa: la adaptación a la escuela y su integración a un grupo; el fomento de las relaciones con otros adultos y niños, maestros y compañeros; aprender a resolver conflictos de manera adecuada; el uso de los sentidos como los canales por los que se recibe la información que el medio proporciona; su adaptación al equilibrio, el control de la fuerza, los movimientos y la coordinación, desde los grandes músculos del cuerpo hasta el uso de manos y dedos; y al utilizar el lenguaje para expresar sus necesidades, inquietudes y problemas, ampliando su vocabulario y mejorando su dicción y claridad al hablar, de manera que cualquiera le pueda entender.

A partir de 1° de kínder iniciará con las actividades del Plan Didáctico, favoreciendo capacidades muy específicas, como investigar sobre algún tema de su interés y posteriormente hablar en público de forma segura sobre lo investigado (Reporte de Investigación y Conferencia), pensar en lo necesario para realizar una actividad específica y autoevaluar la propia ejecución (Trabajo Libre Planeado), cómo resolver problemas sociales de forma organizada y armónica (Asamblea), e interesarse por conocer lo que sucede en el entorno y poder hablar acerca de eso (Comentario de Noticias).

Desde maternal, el alumno Activo va aprendiendo a vivir -o ejercer- su libertad con responsabilidad, porque aún cuando las opciones o el abanico de posibilidades de elección sean reducidas y estén acotadas por el adulto de quien depende, esa elección tiene consecuencias y el niño aprende a asumir los efectos de su elección. La dimensión de la misma -o sus efectos- es también gradual, lo que genera que aprenda las normas sociales de convivencia y sea, poco a poco, capaz de anticipar las consecuencias de sus actos, y las asuma: libertad con responsabilidad.

 

Cursar preescolar favorece que el niño:

  • Desarrolle su destreza física y sus habilidades motrices

  • Enriquezca su expresión creativa

  • Pueda entender mejor el medio que le rodea

  • Desarrolle valores, conocimientos y capacidades que la ayudarán a observar, entender y cuidar su ambiente natural

  • Forme y fortalezca su identidad comunitaria

  • Estimule el uso del lenguaje, oral y escrito

  • Incursione al mundo de las matemáticas, descubriendo relaciones entre los objetos: en qué se parecen, en qué son diferentes, cómo ordenarlos o cómo contarlos

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades