Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
45 Aniversario
El periódico sobrevivirá... si es útil a los lectores, sentencia Silvino Silva Lozano
Para el director fundador no se concibe a Sinaloa sin este diario, el cual, dice, debe profundizar más en los temas de la agenda pública, los problemas que aquejan a los ciudadanos y ser un medio útil para ellos
José Alfredo Beltrán
11/12/2018 | 3:56 PM
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

A don Silvino Silva Lozano no le son ajenos los problemas que hoy viven periódicos como Noroeste, en su lucha por sobrevivir.

Director fundador de esta casa editorial de 1973 a 1992, en esos casi 20 años vivió de todo, sufrió, para mantener la nave a flote: problemas de liquidez para el pago de nómina, escasez de papel, restricciones con la publicidad oficial, confrontaciones con el poder.

A 45 años de fundado Noroeste, la industria de los impresos vive la peor de las crisis, en tiempos del Internet y las redes sociales. En este contexto adverso hay quienes incluso auguran la muerte de los periódicos.

Pero don Silvino no es de los pregoneros de la extinción.

Para él sería un error, dice, juzgar al Noroeste actual, porque sería decir que no hubo mejor tiempo que cuando él dirigió.

“Yo entiendo que son otros tiempos, la globalización o mundialización, las nuevas tecnologías y los medios electrónicos sobre todo, tienen otras exigencias y demandas”, apunta.

 

 

Antes era el control absoluto

A principios de la década de los 70 del siglo pasado, era otro el país y otro Sinaloa. Años del partido de Estado, el PRI, donde todos los gobernadores salían de Los Pinos, por el “dedazo” del Presidente, y desde el poder se sofocaban las libertades ciudadanas.

“El mejor Gobernador es el que se llevaba en Los Pinos, desde allá se dirigía hasta la economía, eran tiempos muy brutales de cómo se entendía la administración pública.

“El primer objetivo era control absoluto, control absoluto de lo que hacía la ciudadanía”, señala a quien le tocó lidiar con varios gobernadores y alcaldes, intolerantes a la crítica.

“Hoy se está viviendo otro tiempo que se puede aprovechar, hoy ya hay más conciencia ciudadana, tú puedes ver cómo se organizan los colonos exigiendo y demandado atención a sus problemas”, contrasta.

 

 

Falta profundidad y seguimiento

En el caso del Noroeste de 2018, resalta, ve cómo el medio está atendiendo las demandas internacionales de la mercadotecnia, la globalización, la modernización.

“Pero deja decirte qué me preocupa a mí. Para mí los impresos y los libros no pueden morir, no morirán si cumplen su función informativa a fondo, a profundidad”, añade.

Hoy, considera, ya se puede prescindir de las entrevistas de banqueta, o de los “mitotes de las redes sociales”, para ir al fondo de los problemas que aquejan a los ciudadanos.

Por ejemplo, añade, Noroeste algunas veces ha hecho trabajo de investigación, pero no siempre.

Y expone una larga lista de temas, problemáticas, que están en el ambiente, como las recientes inundaciones, que dejaron un cúmulo de problemas sin resolver. Y en los cuales, dice, ha faltado profundidad y seguimiento, como en muchos otros.

Noroeste, considera, está ausente de muchos de los temas que le duelen a los ciudadanos.

“Yo apruebo que Noroeste esté exigiendo libertad, exigiendo defensa del oficio periodístico, que se encuentren los desaparecidos, señalando cuántos asesinatos y demás, porque es una realidad que se vive, por es una parte, pero no lo es todo”, considera.

 

 

Broncas, desde siempre

En 1973, Silva Lozano recibió la encomienda de crear un periódico que contrarrestara la imagen del Sinaloa violento, convulsionado aquellos años por el conflicto de la Universidad y luego por el narcotráfico y la guerrilla urbana. Nunca, sostiene, fue fácil sostener la aventura, porque el medio se convirtió en un actor crítico del poder, con las repercusiones que tuvo para su viabilidad económica.

Pero para él, señala, siempre estuvieron presentes los consejos de Ramón Alberto Garza, por esos años director de El Norte de Monterrey, quien tenía la premisa de que primero era la objetividad, por encima de cualquier presión del poder político y económico.

“Yo sufrí por parte de gobernantes restricciones, ¿qué hicimos?, juntamos a la gente de publicidad, comenzamos a darles ofertas a pequeños propietarios y no nos hizo daño en que el Gobierno del Estado no nos diera publicidad, nada de eso nos perjudicó.

“Entonces hice una reunión con agencias de publicidad, les mostré ‘aquí están los cartones donde están las suscripciones. Cualquiera de ustedes puede ir a checar’ y así salimos adelante.

El papel, recuerda, siempre estaba muy restringido, para sacar al diario adelante y se la “jugaba” con créditos, para salir adelante.

Se vivieron aquellos años, dice, también problemas para pagos de nóminas, que se fueron enfrentando con estrategia e inteligencia.

“Hoy la prensa, los medios impresos, incluso la televisión a nivel nacional, están bajando sus nóminas, están en crisis. Y viene una crisis más seria con el señor Andrés Manuel López Obrador (Presidente electo) que entienden la publicidad como propaganda, no como una exigencia de información al pueblo de lo que se está haciendo”, añade.

 

 

La transición a lo digital

- ¿Cómo ve que los medios impresos estén transformarse a medios digitales a pasos veloces, en un contexto donde Internet, las redes sociales, imponen y marcan hábitos, consumos?

- Respeto la libertad, eso no podrá evitarlo ningún gobierno ni una persona; lamentablemente, como lo insinúas, tenemos el riesgo de que cualquier vago diga que hay una bomba en tal parte, o que se esté burlando de los pobres o del gobernante, eso es inevitable. Pero precisamente por eso, es el medio impreso el que debe llevar análisis de la situación, opiniones serias, para reflexionar y meditar sobre el diario vivir.

 

- ¿Ese debe seguir siendo el papel de la prensa escrita?

- Absolutamente, por ejemplo, esto de las páginas web, de las redes, eso no se puede detener y cada quien es libre de hacer su página web. Y cada quien puede mandar mensajes o vaciladas. Precisamente por eso no debe contagiarnos ni hacerlos olvidar cuál es la función nuestra, la función nuestra es aportar la información de fondo al lector para que tenga una opinión más seria, un criterio mejor formado y lograr la participación en la construcción de la sociedad.

 

- ¿Qué opinión le merece que hay medios, portales, que están circunscribiendo sus agendas en función de lo que dicen las redes sociales?

- Por supuesto que es una equivocación porque están contaminando a sus medios y están contaminando a sus auditorios, es un error grave, no reconoce qué es lo que se está percibiendo a través de las redes sociales.

 

 

La esencia son los lectores

Con más de 50 años de trayectoria en el periodismo, Silva Lozano advierte que ante la crisis de los medios tradicionales, éstos tienen que volver a responder las preguntas que se hacen los lectores.

Vienen, augura, retos mayores para los impresos.

Y la solución es ganarse la voluntad de lector.

“Tenemos que preguntar, para el lector ¿cuál es información útil?, ¿al lector qué le interesa?, tenemos que preguntar, a lo mejor pueden decir cosas más duras de las que digo yo, pueden decir ‘no me interesa esto’, ‘no me interesa aquello’, ‘la sección está pobre’”.

 

- ¿Regresar a los lectores?

- Cuando tengamos más lectores y sobre todo más participativos, con mayor cultura, con mayor educación, con mayor conciencia social, va a venir la publicidad necesariamente, porque al anunciante lo que le interesa es eso, que se enteren de sus ofertas.

Don Silvino es de los periodistas que crecieron recortando y guardando las notas de interés. A diferencia de la era digital, donde todo es efímero, desechable.

 

- Usted con más de 50 años vinculado a los medios de comunicación, fundador de Noroeste, ¿Ve cercana la muerte de los periódicos?

- No, porque yo espero que los directivos de los periódicos, vuelvo a repetir, vuelvan a tomar conciencia de la administración que se requiere hoy en día para ganar lectores; la señal, para mí sigue siendo cierta, a mayor libertad de prensa, entendida como mayor circulación y más lectores, mayor solidaridad de los ciudadanos.

 

- ¿Concibe a Sinaloa sin Noroeste, usted que lo fundó?

- No, no concibo porque siempre estaré con todos los medios, porque es necesario que la gente esté informada, pero vuelvo de repetir, habremos de preguntarle al lector qué considera qué es una información útil y cuál para tener un crecimiento humano.

 

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades