Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Mazatlán
EVANGELIZACIÓN, EDUCACIÓN Y CULTURA: LOS MANGLARES
Columna religiosa
Padre Amador Campos Serrano
14/01/2019
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

Antiguo Puente Juárez, paralela a la vía del ferrocarril, una larga franja pavimentada, bañada a sus costados por las aguas marinas de la bahía del puerto, más adelante la estación ferroviaria, acompañada por un asentamiento llamado Casa Redonda, donde vivían quienes laboraban para el Ferrocarril del Pacifico y ahí estaba la obra construida por un apóstol, legendario constructor de templos, el Padre Esiquio Saldaña; la casa de la reina de los mexicanos, dando la bienvenida a los visitantes

El Puente Juárez era puerta de circulación de las aguas marinas, ocupantes de la bahía del puerto, de alguna manera también marcaba los límites de la entonces zona urbana en la parte sur de Mazatlán.

Un remanso del mar se adentraba, distribuyéndose en largos esteros formando marismas que rodeaban las tierras, donde se fundaría la popular Colonia Benito Juárez, junto a las imponentes elevaciones donde se ubican los cuarteles del ejército mexicano en ese lugar.

En ambiente natural, se dejaba percibir a la llegada a la ciudad y puerto de Mazatlán, que ya había iniciado su camino hacia una industrialización. Un ambiente marino proveniente de las salinas tierras se contemplaba y se sentía en esas marismas, que con la crecida de las aguas del mar y al bajar la marea, dejaba una blanquecina capa de sal esparcida en esas tierras.

Una barrera vegetal, parecía, señalaba el paso a los pantanosos lugares, donde una vasta biodiversidad pululaba, era la planta característica de estas zonas, dando un espectáculo selvático enclavado en aguas marinas, esta vegetación es llamada mangle.

El mangle es una especie vegetal propia de las zonas tropicales, creciendo en la desembocadura de aguas dulces al introducirse en las aguas saladas, mostrando una sorprendente capacidad de adaptación y tolerancia ambiental.

Junto a su adaptabilidad, también es lugar de desarrollo de una rica biodiversidad de especies, aprovechando los nutrientes ahí concentrados, entre las características raíces que se introducen en las salobres aguas, formando una caótica maraña, hasta penetrar en las salitrosas tierras.

El nombre de mangle tiene su origen en la voz araucana, escuchada en América del Sur, concretamente en la zona guaraní, su significado es el de árbol retorcido. Es considerado como una importante barrera de protección contra la erosión de las costas y no se encuentra en lugares rocosos, sino en terrenos blandos de limo o de arcilla, localizados en golfos o ensenadas, donde se da la pleamar y la bajamar o en la desembocadura de los ríos.

Este ecosistema está presente en nuestro Mazatlán y en todo el litoral de Sinaloa. Es importante su protección y su conservación; desgraciadamente tiende a desaparecer. En el pasado, considerado equivocadamente como foco de infección.

Aparte de ser una especie diferente, tiene importancia para la producción y mantenimiento de especies marianas y anfibias, por ello debemos de valorarlo y conservarlo, al tener el privilegio de vivir y convivir con esta especie vegetal.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades