¿Hermanos que pelean? - Noroeste
Periódico Noroeste
22 de Junio de 2018  •  Edición impresa Edición de hoy  •  29º
Buscar
null
>
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
CRIANZA
¿Hermanos que pelean?
Conoce algunos trucos para acabar con estas desgastantes peleas fraternas
Dantiela Mendoza
19/02/2018 | 4:48 PM
Marcar como favorita

Una de las situaciones que pueden acabar generando más conflictos en cualquier hogar son las peleas entre hermanos. Es curioso cómo cuando los papás piensan en ampliar la familia, se suele imaginar siempre momentos bellos entre sus hijos: los paseos, las tardes de juego, la convivencia, verlos crecer juntos.

Rara vez los padres se plantean que la posibilidad de que a medida que crezcan sus hijos van a discrepar en sus deseos y gustos, lo cual los llevará a eventuales conflictos de interés y que han de hacer una gestión de las peleas entre ellos, algo que va hacer también una parte muy laboriosa de la crianza.

Y sí, las peleas entre hermanos son parte del crecimiento, tienen un lado positivo, forjan el carácter y les permiten aprender a gestionar las diferencias con otros, sin embargo, las peleas pueden subir de tono y convertirse en agresiones y una serie de venganzas que no dejarán nada bueno, pues en un pleito entre hermanos no hay ganadores, sólo heridas mutuas.

A continuación se enumeran algunos trucos para que estas peleas sean cada vez menos en la familia y paulatinamente desaparezcan.

* Con información de Aboutespanol.com

 

1. Evalúa la situación

Analiza qué edades tienen tus hijos y qué se puede esperar de ellos y su relación. Cuando son pequeños seguramente va a tener más que ver con algo personal de cada uno, de su desarrollo como persona y no de la relación entre ellos.

Esto irá cambiando según vayan cumpliendo años y dándose cuenta de qué es aquello que les gusta o no de sus hermanos. Una vez entrados en la adolescencia y en adelante, vas a tener que ir aceptando más la relación que existe entre ellos aunque no te guste y siempre intentando que está mejore en caso de que no sea buena.

2. Fomenta el diálogo

Insísteles en hablar, hablar y hablar entre ellos sobre lo que sienten, desean o esperan. Y es que será a partir del diálogo donde ellos también consigan hacer pactos, entenderse y ceder unos u otros dependiendo de las circunstancias.

Si hay mucha diferencia de edad entre ambos es posible que el pequeño inicie peleas con sus hermanos mayores de manera más descontrolada y ahí es donde debes dialogar con los hijos mayores para que entiendan que las reacciones de los hermanos pequeños irán mejorando según vayan creciendo, que no se puede reaccionar de la misma manera, porque será abusiva por tener más fuerza.

3. Sin agresiones

No permitas la violencia verbal o física entre ellos. En ocasiones esto va a ser difícil ya que los niños tienden a imitar comportamientos adultos que hayan visto en las películas, caricaturas o en la vida real y también lo que ven en sus escuelas.

En ocasiones su ira puede descontrolarse en cuanto empieza un problema con alguno de sus hermanos. Por mucho que ocurra y se acabe insultando o pegando, no te rindas a esta situación e intenta educarles en el respeto, porque hasta en las peleas debe haberlo.

4. No intervengas

Es muy difícil saber quién ha empezado o no tiene razón cada vez que se plantee una situación de conflicto entre hermanos, así es que también debes aprender a dar un poquito de espacio a tus hijos para resolver las situaciones ellos solos.

Uno de los aspectos buenos de tener hermanos es cuánto se aprende sobre relaciones entre iguales, así es que si sólo observas en la distancia les estás permitiendo que lo resuelvan ellos solos, claro, debes intervenir sólo en caso de que se pusieran violentos.

5. Expresar sentimientos

Háblales de tus propios sentimientos respecto a la relación que existen entre ellos y las virtudes que ves en cada uno y cómo pueden aprovecharlas para mejorar su relación.

Es importante que sepan que hay expectativas sobre ellos y su conducta, pero también que sientan que tú vas estar siempre ahí para todos los hermanos por igual, y que su manera de comportarse puede afectar la atención que van a recibir de papá y mamá, por ejemplo, si uno golpea al otro causándole daño, es obvio que lo llevarán al médico para ser atendido y eso les quitará tiempo para los demás hermanos.

 

6. Dar ejemplo

Criar y educar a sus hijos en el respeto a los demás es una de las principales tareas de los padres, recuerda que las bases que quedan sentadas en tu propia conducta y lo que tú haces, correcto o incorrecto, en algún momento de su vida lo harán tus hijos. Si de manera habitual en la familia la resolución de problemas es a través de la imposición de ideas y el sometimiento a tu voluntad como jefe o jefa del hogar, es lo que los pequeños aprenderán: son la voluntad y deseo del más fuerte lo que prevalece sobre la razón o el beneficio común.

    Sé un buen ciudadano
    Suscríbete al boletín Front News y recibe las noticias más importantes en tu correo todos los días.
    Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
    Notificaciones
    Entérate antes que nadie
    Recibe notificaciones en tu navegador
    Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
    Te puede interesar..