Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Especie amenazada
Investigan muerte de vaquita marina en Baja California
El ejemplar tenía pocos días de nacido
EL UNIVERSAL
14/03/2017 | 10:01 PM
Marcar como favorita
Foto: Especial

MÉXICO (UNIV)._ El cadáver de una cría de vaquita marina encontrado en “Playa Hermosa”, Baja California, será trasladado a un Centro de Mamíferos Marinos para conocer la causa de su muerte, informó la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente.
El ejemplar será enviado al Centro de Mamíferos Marinos que se ubica en San Francisco, California, Estados Unidos, para estudios de laboratorio en materia de toxicología, virología y bacteriología a fin de conocerse las causas de su muerte.
En atención a un reporte de la ONG Sea Shepherd, el ejemplar fue localizado en “Playa Hermosa”, ubicada a 34 kilómetros al sur de San Felipe, Baja California lugar donde observaron el cuerpo sin vida del ejemplar de vaquita marina.
El cadáver será conservado y resguardado por la Profepa en el cuarto de refrigeración que posee en Mexicali, Baja California, mientras se realizan los trámites correspondientes para su exportación a aquel país, pues la especie se encuentra enlistada en el Apéndice I de la CITES y su envío solo se justifica para estudios de investigación científica.
El 12 de marzo de 2017, especialistas de Profepa llevaron a cabo la revisión a la especie marina, por lo que constataron que se trataba de un ejemplar de vaquita marina de 69 centímetros de largo por 17 centímetros de ancho, con un avanzado estado de descomposición, puesto que presenta desprendimiento de piel, así como sus órganos internos inflados con gases.
Los especialistas constataron que se trataba de una Cría al parecer recién parido de vaquita marina, derivado de su tamaño, características morfológicas y porque cuenta aún con el cordón umbilical prendido a su cuerpo.
Se identificó como un cetáceo, perteneciente a la familia de las marsopas, el cual presenta aún el “parche” en los ojos, su cabeza redondeada y hocico corto, todas ellas características de un ejemplar de este género.
Por su estado, no es posible precisar que su muerte fuera causada o no por actividad antropogénica, sin embargo se señala que la mortalidad neonatal es común en los mamíferos marinos, por tal motivo se deberá precisar mediante análisis científico si algún factor externo o el ambiente provocó esta muerte, o si fue por causas naturales el deceso.
Asimismo, los inspectores federales concluyeron que la vaquita marina muerta no presenta evidencia en su cuerpo de redes o alguna otra arte de pesca u objetos extraños adheridos a él; tampoco vestigios, cortes, amputaciones, marcas o laceraciones evidentes que indiquen que sufrió enmallamiento o que su muerte sea a causa de actividad antropogénica.
La dependencia federal resaltó que todas las acciones para la atención de este suceso se realizaron en apego a lo previsto por el Protocolo de Atención a Varamiento de Mamíferos Marinos, el cual tiene por objetivo establecer las bases y procedimientos para la atención de este tipo de eventos, su registro y la búsqueda de las posibles causas, así como su atención oportuna para contribuir a la conservación de las poblaciones.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades