Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Día del Maestro
La diferencia la hace el maestro
Laura Rivas Lizárraga comparte el amor por su profesión, la docencia en el idioma inglés
Susana Guevara
15/05/2018 | 04:03 AM
Marcar como favorita
Foto: Juvencio Villanueva

MAZATLÁN._ Su pasión por la docencia inició cuando era una niña, su juego favorito era ser la maestra de sus muñecos, y como todo profesor los regañaba, los felicitaba, los ayudaba y les enseñaba de todo.
Con una trayectoria de más de 18 años, Laura Rivas Lizárraga comparte las satisfacciones de su profesión, la evolución de la educación y la importancia del idioma inglés.
“Decido ser maestra en el 98, dije: ‘tengo que trabajar ¿qué me gusta hacer?’, siempre me gusto dar clases y dominaba el idioma inglés, entonces pensé ‘voy a intentarlo’, voy a buscar oportunidades y se dio”, menciona.
En sus inicios Laura siempre buscó ser mejor y especializarse, por lo que al año y medio de desempeñarse como maestra surgió una oportunidad: Estudiar la Licenciatura en Docencia del Idioma Inglés.
“Fue una oportunidad muy buena que trajo la UAS en su momento, todos los maestros de la licenciatura eran miembros del consejo británico, eramos pocos alumnos, fueron tres años y medio de prepararnos”, recuerda.
“Nos titulamos y en el 99 ingresé a trabajar en Tec de Monterrey como maestra en el centro de idiomas, la que me abrió la puerta fue la doctora Clementina Rendón”.

 

La evolución de Laura
Su entrega en las aulas, su preparación y su alegre personalidad son las cartas de presentación de Laura, por lo que en tres años le ofrecen la coordinación del centro de idiomas.
“En el 2002 me acogió en su ala Gil Alapizco para formar parte de la coordinación de idiomas del Tec de Monterrey y empezamos a correr el tiempo”, menciona.
“Después el sistema se hace una sola universidad, se fusiona lo mejor de las dos partes, y cuando Óscar García era el vicerrector, llegó a Tecmilenio, donde nos expandimos y crecimos muchísimo”.
A la par Laura incursionó en el Programa Nacional de Inglés en Educación Básica y por varios años ha trabajado en diferentes escuelas públicas.
Inclusive trabajó en las primarias fundadoras en la formación de clases básicas de inglés en la Escuela Democracia y 20 de Noviembre.
Su constante movimiento en las instituciones le ha permitido evolucionar, dar clases en todos los niveles, mejorar las metodologías de enseñanza y mantener la motivación de los alumnos.

 

Un antes y después en la educación
Indudablemente el método de enseñanza ha cambiado con el paso del tiempo y Laura hace una comparativa del antes y después.
“Al inicio enseñábamos cómo nos enseñaron a nosotros, me tocó dar clases en el Tec con acetatos, la proyección gloriosa que ponías y guau, imagínate después cuando metes el cañón”, describe.
“Entre más adecuada este la escuela, mejor puedes desarrollar tus técnicas para que el alumno aprenda. Con la nueva reforma tienes que tener un modelo completamennte comunicativo, pero pegado al marco común de referencia europeo”.
El estar completamente capacitado y acorde al nivel de los alumnos hace más fácil el transmitir los conocimientos.
“Hay que llevarlos más allá del aula y mantener una motivación íntegra, que el alumno vea que esta haciendo algo constructivo, productivo y útil”, explica.
“Hay que saber en que momento vas a formar y consolidar esos eslabones, cuando el alumno supera al maestro, entonces la meta del maestro se logró”.

 

 La diferencia la hace el maestro
En su experiencia educativa Laura considera que el trabajar en instituciones privadas y públicas la ha impulsado a impartir clases de calidad, sin hacer distinción alguna.
“He dado clases al niño más humilde y al niño con más recursos, entonces ves esa brecha grande económica que hay entre los dos y tu enmedio dices: ‘¡Sí!, yo soy la maestra de los dos’, ¿qué diferencia hay?, solo la que yo marque, y yo decido que mi clase es de calidad con ambos”, comparte.
“Si puedes rescatar algo de todo eso y llevarlo también dentro del aula al que menos tiene, ese alumno esta provechándote a ti como docente”.
Las satisfacciones más grandes para Laura en su profesión son los agradecimeintos, reconocimientos y ver como en la calle le dicen ‘maestra me sirvió lo que me enseñaste’.

“Siempre hay un momento en tu vida, la edad que tengas para comenzar a aprender y decir lo puedo hacer y mas ahora que las formas de enseñanza ya cambiaron”, Laura Rivas Lizárraga

 

PERFIL

Laura Rivas Lizárraga

Estudios: Licenciatura en Docencia del Idioma Inglés y Maestría en Educación

Trabajo: Coordinadora de la Escuela de Idiomas de Tecmilenio y profesora de inglés

 

Laura ante uno de sus grupos de escuelas públicas.

 

La profesora de inglés con compañeros de Universidad Tecmilenio.

 

Laura entre Rita Díaz, ex alumna del Centro de Idiomas de Tecmilenio, Óscar García, director de Tecmilenio y Maritza Malcampo.

 

 

 

 

 

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades